PDF Archive

Easily share your PDF documents with your contacts, on the Web and Social Networks.

Share a file Manage my documents Convert Recover PDF Search Help Contact



Omx111 08 .pdf


Original filename: Omx111-08.pdf

This PDF 1.6 document has been generated by Adobe InDesign CS2 (4.0.5) / Adobe PDF Library 7.0, and has been sent on pdf-archive.com on 12/11/2013 at 19:27, from IP address 187.160.x.x. The current document download page has been viewed 599 times.
File size: 187 KB (2 pages).
Privacy: public file




Download original PDF file









Document preview


ABSTRACT
Revista Nacional de Odontología

O

ne of the most frequent
comments pointed out by
patients, related to surgery on
the four third molars is that is
very traumatic, or that because
of a personal experience in an
occasion a dentist spent between
three and four hours to remove
one. Therefore, they are quite
fearful of the procedure, but
in other cases it is the dentist
himself who discourages it and
proposes one extraction at a time.
It is important, for the patients
as well as for everyone who
practices dentistry, to know some
aspects related to the exercise and
practice of oral and maxillofacial
surgery.

La odontología de práctica
general y la cirugía bucal
y maxilofacial

General practice dentistry and oral and
maxillofacial surgery
• Dr. Martín Gilberto Flores Ávila
Presidente de la Asociación Mexicana de Cirugía Bucal y Maxilofacial /
Colegio Mexicano de Cirugía Bucal y Maxilofacial, AC

Uno de los comentarios más frecuentes que señalan los pacientes
en relación a la cirugía de los cuatro
terceros molares es que es demasiado
traumática, o bien, que por experien­
cia personal ya en alguna ocasión le
tomó entre tres y cuatro horas a un
dentista quitarles uno, por lo tanto
son temerosos del procedimiento;
pero, en otras ocasiones, es el mismo
dentista quien les dice que no lo
hagan y les propone hacerlo uno por
uno. Es importante, tanto para los
pacientes como para todos aquellos
que ejercen la odontología, el cono­
cer algunos aspectos que están en
relación al ejercicio y práctica de la
Cirugía Bucal y Maxilofacial.
Actualmente, el ser cirujano bucal y maxilofacial, además de la
formación que le toma el ser cirujano dentista, la especialidad le
requiere cuatro años de formación
hospitalaria en un programa con
reconocimiento universitario y que
está centrado en el conocimiento,
no sólo de la estomatología, sino
también de la medicina general
en áreas como cirugía general,
medicina interna, anestesiología,
pediatría, farmacología, patología,

14

urgencias, traumatología, etcétera;
el entrenamiento depurado en
procedimientos de cirugía bucal, patología oral, traumatología, cirugía
ortognática, clínicas de labio y paladar hendido y articulación temporomandibular, entre otros, hacen que
en la actualidad la especialidad de
cirugía bucal y maxilofacial sea una
de las más completas en cuanto a
su formación; sin embargo, no sólo
esto está detrás de la formación de
un cirujano bucal y maxilofacial: al
concluir su formación, el cirujano
no sólo se titula en la universidad
y en la institución de salud en que
se formó, sino que además está
en la condición de presentar su
certificación como cirujano ante el
Consejo Mexicano de Cirugía Oral
y Maxilofacial, quien es la instancia
legalmente constituida y avalada
por la CONACEM, la Academia
Mexicana de Cirugía y la Academia
Nacional de Medicina para tener
una Certificación con Idoneidad
junto a las demás especialidades
médicas.
Certificarse implica presentar un
examen que consta de tres fases
seriadas y solamente al finalizar

Revista Nacional de Odontología

exitosamente el proceso se le permite al cirujano especialista lograr
su certificación. La primera fase es
un examen teórico que se realiza en
dos días para evaluar la formación
integral del sustentante en todas las
áreas de la especialidad; al acreditar esta fase automáticamente es
candidato a la segunda, la cual
consiste en un examen oral sobre
los casos clínicos que el propio
cirujano ha operado; esta fase permite valorar ampliamente no sólo
los conocimientos, sino también el
criterio de formación de un cirujano. Acreditar esta segunda fase le
permite presentar la última fase consistente en un examen práctico, el
aspirante opera un paciente dentro
de un quirófano en un hospital, lo
cual permite valorar conocimientos,
criterio y destreza en la formación.
Una vez certificado, el cirujano obtiene la certificación por cinco años
y para poder recertificarse por otros
cinco años es necesario presentar
documentos que avalen educación
médica continua, como congresos,
seminarios, práctica docente, diplomados, publicaciones, ponencias,
pertenecer a organismos afines a
la cirugía como son asociaciones o
colegios, etcétera.
En nuestro país, el organismo que
permite mantener la currícula de
vanguardia de un Cirujano Bucal
y Maxilofacial es la Asociación
Mexicana de Cirugía Bucal y Maxi­
lofacial, Colegio Mexicano de
Cirugía Bucal y Maxilofacial, AC, y
es precisamente nuestra Asociación
Colegio, que se encuentra debidamente registrada ante la Dirección
General de Profesiones de la SEP
–ante la cual tenemos deberes y obli­

16

gaciones pero también privilegios
por ser miembros colegiados, ya
que un socio colegiado es un socio
certificado y a su vez con currícula
de vanguardia en el ejercicio y práctica de la especialidad–. Asimismo,
por medio de nuestra asociación
también se es socio de la ALACIBU
(Asociación Latinoamericana de
Cirugía y Traumatología Bucomaxilofacial) y de la IAOMS (International Association of Oral and
Maxillofacial Surgeons) quienes son
a su vez los organismos reconocidos
por la Organización Mundial de la
Salud en todo lo concerniente con
el ejercicio, práctica, formación
y actualización dentro de la especialidad y con el vínculo legal y
oficial en nuestro país, la Secretaría
de Salud.
Ante el presente esquema, quienes
ejercemos honrosa y legalmente
la Cirugía Bucal y Maxilofacial
queremos informar tanto a los
pacientes como a los cirujanos dentistas de práctica general que no se
dejen sorprender por gente que no
cumple con un perfil profesional
para asumir legal y éticamente la
responsabilidad de procedimientos
que sólo son competencia de un
especialista debidamente capaci­
tado, que valoren con ética el
remitir a sus pacientes con quien
verdaderamente les garantizará una
atención profesional y responsable,
y que sobre todo no menosprecien
la importancia de ningún procedi­
miento por sencillo que parezca;
lamentablemente en la formación
del pregrado no todos los profesores vinculados con asignaturas de
formación quirúrgica son cirujanos
y sí por el contrario: en muchos

casos desensibilizan éticamente con
muchas carencias lo que debiera ser
un acto de extrema responsabilidad.
Por otra parte, los cursos o diplomados de actualización en Cirugía
Bucal deben tener la autorización
del Colegio Mexicano de Cirugía
Bucal y Maxilofacial, y me remito
a la legislación vigente por parte
de la DGP de la SEP en lo concer­
niente a Colegios de Profesionistas
y que señala que deberá ser un socio
colegiado quien presida la responsabilidad de estar a cargo de dichos
programas. Por lo tanto, quien
usurpe dicha función, además de
ejercer de manera apócrifa, podrá
ser investigado y penalizado por las
autoridades competentes.
La Asociación Mexicana de Cirugía
Bucal y Maxilofacial, Colegio Mexicano de Cirugía Bucal y Maxilo­
facial, AC, tiene un compromiso
con México y con la salud de los
mexicanos. Para más información
no dude en contactarnos www.
amcbmcolegio.org.mx


Omx111-08.pdf - page 1/2
Omx111-08.pdf - page 2/2

Related documents


omx111 08
x0375090617621154 s300 es
09
10
estatutos agf
pdf batalla de puebla


Related keywords