PDF Archive

Easily share your PDF documents with your contacts, on the Web and Social Networks.

Send a file File manager PDF Toolbox Search Help Contact



Jack White Ladosis #22 .pdf


Original filename: Jack White Ladosis #22.pdf
Title: Arte.Ladosis#22.indd

This PDF 1.3 document has been generated by Adobe InDesign CS5.5 (7.5) / Adobe PDF Library 9.9, and has been sent on pdf-archive.com on 08/02/2014 at 21:59, from IP address 201.210.x.x. The current document download page has been viewed 646 times.
File size: 6.6 MB (2 pages).
Privacy: public file




Download original PDF file









Document preview


JACK WHITE

El descanso nunca ha sido una opción para este músico oriundo de Detroit. Confeso devoto a la escuela de
Son House, Kokomo Arnold y Blind Willie Johnson, ha sabido gestionar una carrera artística que ya supera los
22 años en el ruedo, llena de puntos altos y resultados positivos. Su habilidad en la ejecución de diferentes
instrumentos, así como su versatilidad tanto en los terrenos de la composición como en los de la producción,
lo han posicionado como una de las figuras más creativas dentro de los estándares de la música popular
de nuestro tiempo. Sus diferentes bandas, discos, giras internacionales, colaboraciones y apadrinamientos
musicales lo confirman. 5 Foto: Jo McCaughey
Javier Camacho Miranda

18

N

El inquieto heredero del rock

“Nunca soñé con ser una estrella del
rock ni cosas por el estilo. Quería tocar en sitios más pequeños, incluso cuando con The
White Stripes nos aseguraban que podíamos llenar otros más grandes; era en los escenarios modestos donde sabía que me iba
a sentir más cómodo. Siempre he sido poco
ambicioso”, comentaba Jack White en una
entrevista publicada durante marzo del presente año en la edición española de la revista
Rolling Stone. Voluntad aparte, las cosas no
pudieron salir de forma más diferente a las
humildes pretensiones de este músico.

Seguidor del blues en el auge
de la electrónica
Como el menor de los diez hijos de una
nutrida familia de Michigan, el todavía llamado John Anthony Gillis nacía el 9 de julio de
1975 en un hospital de Detroit. Desde los 6
años de edad ya manifestaba un interés claro
por la batería y la música clásica. Años más
tarde, ya en la escuela preparatoria, aumentaría su rango de selección musical, con la
adición al mismo de las raíces del blues y del
rock clásico de la década del 60, a pesar de
que la mayoría de sus compañeros de clase
se decantaban por seguir a la electrónica y al
hip hop.
Para finales de los ochenta, este músico pasaba la gran mayoría de los fines de semana escuchando diferentes vinilos de Son
House, Blind Willie Johnson y Kokomo Arnold, entre otros, y grababa versiones caseras de algunos de los temas que revisaba,
en una consola analógica de cuatro canales.
Unos cuantos años más adelante ya era el
baterista de diferentes bandas amateurs de
Detroit, como Goober and The Peas, 2 Star
Tabernacle y The Go.
Pero será a mediados de los noventa que su vida dará un giro esencial, al contraer matrimonio con Meg White, joven de la
cual tomaría el apellido en una acción poco
común, para completar junto con el nombre
Jack el apelativo artístico por el que es conocido actualmente.
Una tormenta de rayas blancas
Meses después del inicio de esta nueva
etapa Meg comenzaría a tocar la batería, acción a la que Jack responde inmediatamente con el inicio formal de un nuevo proyecto
musical. Así, The White Stripes se gesta oficialmente, y gana un reconocimiento claro
dentro de la escena independiente del rock

de garaje de Michigan en tan solo unos meses.
Para 1998 la compañía discográfica
Italy Records firma al dúo por un contrato
de dos placas, The White Stripes (1999) y De
Stijl (2000), que rápidamente se convierten en clásicos de culto, gracias a la autenticidad en el sonido de la banda, lleno de un
blues sin complejos, y cargado a su vez de
una fuerza que rayaba en el punk. Además,
el formato en vivo del acto, compuesto solamente por un guitarrista/vocalista y una baterista, era algo poco común dentro de la escena del rock de aquel entonces, punto que
catapultó la popularidad del grupo potencialmente.
El nuevo milenio comienza con el divorcio de la pareja White por diferencias personales, pero la armonía dentro de la banda no
se vio afectada. Prueba de ello es la edición
de White Blood Cells (2001), punto de inflexión
definitivo para el reconocimiento europeo del
proyecto, gracias a la difusión facilitada por
el DJ británico John Peel en su programa
de radio, y a la calidad de cortes como “Hotel Yorba”, “Feel in Love with a Girl” y “Dead
Leaves and the Dirty Ground”, estos dos últimos potenciados con videos dirigidos por Michel Gondry.
A este segundo salto le sigue el posicionamiento comercial definitivo, con el mundialmente alabado Elephant (2003), el trabajo
más aceptado por la crítica hasta ese momento, y con el que las visitas a los escenarios internacionales se multiplican. Dos años
más tarde el grupo edita Get Behind Me Satan
(2005), disco que demuestra un claro aumento en las habilidades compositivas de
Jack, por la inclusión de más melodías en
base a piano, y la construcción de estructuras sonoras más experimentales.
Ya para el 2007 The White Stripes alcanza la década como banda, y lo celebra
con la publicación de Icky Thump (2007), con
el que alcanzan el número uno en ventas en
el Reino Unido, y el segundo puesto de popularidad en su semana debut en Norteamérica, según la lista Bilboard.
A este séptimo disco le siguió la cancelación de diferentes giras por algunos problemas de ansiedad que sufría Meg, y un hiato
musical indefinido, hasta que comunicaron oficialmente su separación como banda
a través de su portal web oficial, durante el
mes de febrero de 2011. Con la firma de ambos, una carta esbozaba que principalmen-

te el acto no debía continuar para que fuera
recordado tal como estaba en ese momento. La historia de las rayas blancas ya quedaba escrita.

Actos paralelos, sello discográfico
y consagración
El campo de la producción musical es
otro de los fuertes de Jack White. Prueba de
ello es que nunca ha necesitado de un productor para cualquier álbum en el que él participe. Y la cantidad de discos producidos para la fecha es destacable, al ser además en
su mayoría placas editadas bajo la propia casa discográfica de White: Third Man Records.
Son ya 36 producciones, entre los que
se incluyen, además, trabajos con bandas
paralelas de renombre, como los destacables Broken Boy Soldiers (2006) y Consolers of the
Lonely (2008), gestados por The Raconteurs,
proyecto en base de rock clásico y blues de
Jack junto a Brendan Benson, Patrick Keeler
y Jack Lawrence, estos dos últimos pertenecientes también a The Greenhornes. O también los desquiciados Horehound (2009) y Sea
of Cowards (2010), creados por The Dead
Weather, colaboración más cercana al rock
de garaje, en donde White ejerce de baterista para un grupo compuesto por el anteriormente mencionado Jack Lawrence, Dean
Fertita de Queens of the Stone Age y la impresionante voz y presencia de Alison Mosshart, del dúo The Kills.
A finales de abril del presente año Jack
edita Blunderbuss (2012), primer esfuerzo en
el campo solista, con el que alcanza el mejor
registro de toda su carrera en ventas durante las dos primeras semanas, y adquiere un
reconocimiento general dentro de los estratos más altos de la música popular de la actualidad.
Por algo podemos ver a este músico tocando la guitarra acústica y cantando los coros en una interpretación en vivo de “Loving
Cup”, junto a los mismísimos The Rolling
Stones, en el film documental Shine a Light
(2008), dirigido por Martin Scorsese. Jack
White se ha ganado a pulso ser el ahijado
consentido del rock and roll. Su todavía creciente legado musical lo confirma. g


Jack White Ladosis #22.pdf - page 1/2
Jack White Ladosis #22.pdf - page 2/2

Related documents


PDF Document jack white ladosis 22
PDF Document pauta do programa 03 12 mar
PDF Document release cult sessions 2017 b
PDF Document kyf
PDF Document ic 725 portugues 121129204542 phpapp01
PDF Document dossier glaciar nuevo


Related keywords