PDF Archive

Easily share your PDF documents with your contacts, on the Web and Social Networks.

Share a file Manage my documents Convert Recover PDF Search Help Contact



page 6 7 .pdf


Original filename: page 6-7.pdf

This PDF 1.4 document has been generated by Adobe InDesign CS2 (4.0) / Adobe PDF Library 7.0 3-Heights(TM) PDF Producer 1.6.0.30 (http://www.pdf-tools.com) 3-Heights(TM) PDF Producer 1.6.0.30 (http://www.pdf-tools.com), and has been sent on pdf-archive.com on 23/09/2014 at 21:22, from IP address 187.232.x.x. The current document download page has been viewed 346 times.
File size: 486 KB (1 page).
Privacy: public file




Download original PDF file









Document preview


6

Domingo 21 de septiembre de 2014 / IDENTIDAD

IDENTIDAD / Domingo 21 de septiembre de 2014

Los miles
de años
de historia
del arte
no pueden
resumirse
a imágenes
generadas por
computadora
llenas de
pelos y brillos
que, por
lo general,
no hablan
más que del
poder de la
tecnología
con la que
fueron
realizadas:
Alfredo
Soderguit,
director de
la cinta de
animación
AninA.

7

Del 23 a l 2 8 de s e p t i e m b r e , e n e l C ecu t

XIX Festival Internacional de Cine para Niños...
Por Juan José Flores Nava
artecotidiana@gmail.com

Afuera, la lluvia se extiende por las
calles de la capital uruguaya. Adentro,
en su oficina, Alfredo Soderguit ha
dejado por un momento el trabajo.
Divaga. Como muchos de sus compatriotas, imagina (y se saborea) que
ahora mismo come una torta frita:
esa especie de tortilla esponjosa
de harina de trigo dorada en grasa
de vaca que a los uruguayos (pero
también a los argentinos) les gusta
mucho comer los días grises, lluviosos --como el de hoy--, mientras
beben mate, café con leche o té.
Son tan ricas, tan deseadas, que
Anina Yatay Salas, la niña capicúa,
tres veces capicúa, cree que la bandeja llena de tortas fritas que su mamá
ha preparado serán un escudo que la
defenderá de su papá, quien se aproxima a ella alterado y con una nota en
la mano que ha recibido de la escuela.
A sus diez años, Anina comprende
que está metida en un lío de novela.
Tal parece que esta vez la magia de
su nombre y sus apellidos palíndromos --que debieran darle suerte por
el encantamiento de poder leerse de
ida y vuelta-- no le alcanzará para
salvarla del problema en el que se
metió luego de pelear durante el
recreo con Yisel y ser llevada a la
dirección. Peor todavía: el castigo
que le han asignado en la escuela está
oculto en un sobre negro que Anina
deberá mantener cerrado... ¡por una
semana! Sus afanes por conocer lo
que guarda el sobre, y, más tarde, el
contenido mismo, serán para ella, sin
que lo sepa, una forma de entender
el mundo y su lugar en él.
Está bien: lo que sabemos de la historia nos dice que ninguno de los tres
palíndromos que hay en su nombre le
dará a Anina tanta fortuna como para
librarse del castigo. Pero vaya que la
niña nació con ángel: después de ser
creada por el profesor Sergio López
Suárez en el libro Anina Yatay Salas
(Alfaguara, 2003), el ilustrador de
aquel volumen, Alfredo Soderguit,
decidió dar un paso más allá y llevarla a la pantalla grande. Fue así
como esta pequeña pelirroja se convirtió en 2013 en la protagonista del
primer largometraje uruguayo de
dibujos animados: AninA (Uruguay
/ Colombia). Y ha dado ya la vuelta al
mundo: Suiza, Alemania, Inglaterra,

España, Argentina, Colombia,
Uruguay, Brasil, Trinidad y Tobago,
Corea, Paraguay, Estados Unidos...
Y México.
Sí, AninA, la película dirigida por
Alfredo Soderguit será la encargada
de cerrar (el 28 de septiembre, a las 16
horas) el XIX Festival Internacional
de Cine para Niños (...y no tan Niños),
festín cinematográfico que arranca
este martes 23 de septiembre, a las
9 de la mañana (aunque la inauguración oficial es al mediodía), en la Sala
Carlos Monsiváis, de la Cineteca del
Centro Cultural Tijuana (Cecut).
Para Alfredo Soderguit, la razón
por la que el público de todas las
edades, y en países muy diversos, ha
recibido muy bien a AninA es que se
trata de una película honesta, tanto
desde el punto de vista del contenido
como del lenguaje, pues plantea una
historia y la cuenta de una forma muy
clara, cinematográficamente muy
clásica ya desde el guión: “Toda la
historia se cuenta desde la perspectiva de Anina --dice Soderguit--, esto
hace que ver la película sea una experiencia casi vivencial, uno realmente
está con Anina, en su cabeza, y lo que
la gente ve es lo que ve Anina, tal
como ella lo ve y lo siente.”
Esta característica es una de las
cualidades de la novela de Sergio
López Suárez que Soderguit supo
trasladar de forma impecable a la
pantalla.
-La historia que Sergio López presenta en su libro Anina Yatay Salas
--explica el director de la película
AninA-- es de una atmósfera sensiblemente realista. Sergio conoce
muy bien a los niños, sabe cómo
sienten y cómo piensan y es capaz de
ponerse en sus zapatos de una forma
muy sincera y con mucho amor. Por
eso logra que la historia adquiera esa
dimensión que uno tiene del mundo a
los nueve o diez años. El desafío, para
quienes hicimos la película, fue mantener esa atmósfera y lograr trasmitir
esa misma sensación a través de un
lenguaje diferente.
-¿Cuáles son los aspectos de la
película con los que más empatía
sienten los niños?
-Que ven lo que sucede como algo
posible. AninA tiene escenas de
humor, de miedo, de reflexión, de
amor... tal como Anina lo ve o lo imagina a sus diez años. La estética de

la película es amigable, y si bien los
personajes fueron diseñados con un
estilo “infantil”, como muñequitos,
todo tiene a su vez un grado muy
alto de naturalismo: las voces, los
escenarios, el sonido, la atmósfera y
las cosas que suceden.
-¿Por qué le dio a la película el
aspecto de libro ilustrado? ¿Qué
implicó el cuidadoso trabajo artesanal que se nota a lo largo de la
cinta?
-En primer lugar, buscamos imágenes bellas y que tuvieran una carga
plástica o pictórica muy marcada,
sin dejar de lado ese naturalismo
que mencioné antes. Queríamos
que las imágenes expresaran mucha
ternura sin llegar a ser empalagosas. Eso lo ha captado fácilmente el
público adulto que conecta con su
propia infancia. Por otro lado, confío
mucho en el arte: los más de cinco
mil años de historia de la pintura,
más los casi 200 años de la fotografía
y otros tantos del cine que ha vivido
la humanidad no pueden resumirse
a imágenes generadas por computadora llenas de pelos y brillos que,
por lo general, no hablan más que
del poder de la tecnología con la que
fueron realizadas. Una tarea esencial
en AninA fue encontrar a la gente
adecuada para trabajar, que pudiera
comprometerse afectivamente con
la historia.
Alfredo Soderguit habla de gente
como los productores Germán
Tejeira, Julián Goyoaga y Jhonny
Hendrix, el director de animación
Alejo Schettini, el director de arte
Sebastián Santana, el productor de
sonido Camilo Montilla, el guionista
Federico Ivanier, y mucha más que
participó tanto en Colombia como
en Uruguay.
-Hacer Anina le llevó alrededor de
una década...
-Los diez años tienen que ver más
bien con los procesos de producción ejecutiva: lleva mucho tiempo
obtener los fondos necesarios para
hacer una película como esta. Pero
ese tiempo también se puede usar
a favor para ir aprendiendo cómo
hacerla. Comenzamos a presentar
el proyecto para obtener fondos en
2006, y al final fueron tres años y
medio de trabajo muy intenso en la
realización.
-¿Cómo superó los escollos técnicos? Pasa con frecuencia que las

películas independientes o de
bajo presupuesto, sobre todo en
Latinoamérica, pueden contar
buenas historias, pero evidencian
carencias técnicas. En AninA eso
no sucede.
-Las carencias técnicas se notan
cuando los realizadores pretender
hacer que sus películas se vean
de una forma que no saben bien
cómo resolver, cuando buscan
que se parezcan a películas que
se hacen con decenas de millones
de dólares. Hace varios años, en
el Festival de Cine de Punta del
Este, acá en Uruguay, vimos una
animación de Otto Guerra llamada Woody and Stock. Otto es un
animador de Porto Alegre, Brasil.
Nos reunimos con él y le mostramos unos diseños del personaje de
Anina que habíamos realizado en
3D. Estábamos intentando combinar esa técnica con el aspecto pictórico deseado. También teníamos
un episodio de una serie que nunca
vio la luz y era más parecido a lo
que Anina es hoy, aunque menos
elaborado. Otto miró ambas cosas
con atención, señaló una imagen
de la serie y se limitó a decir: “Faz
assim”, que en portugués significa
“hazlo así”. Desde ese momento no
paramos de sonreír al recordarlo.
Ahora decimos que Anina se hizo
con la técnica “Faz assim”, que para
nosotros significa “hazlo como lo
sepas hacer bien”.
Alfredo Soderguit (1973) nació
y vivió
hasta

los 19 años en Rocha, una pequeña
ciudad uruguaya que está a unos 30
kilómetros del Océano Atlántico.
El entorno que el espectador
encuentra en AninA es una mezcla de su ciudad natal y algunos
barrios de Montevideo, donde vive
desde hace más de 20 años.
-La historia de Anina sucede
entre el final del invierno y el principio de la primavera en un país en
el que los cambios de estaciones
pueden ser muy drásticos --dice
Soderguit--. El hogar es el sitio
donde Anina se refugia en el afecto
familiar y son los padres con sus
actividades los que van marcando
el ritmo de la vida en la casa. El aula
es el lugar donde se convive con
los otros, con reglas muy claras.
En este lugar es la maestra quien
define las reglas y lleva adelante
todo lo que va sucediendo. El patio
de recreo es uno de los lugares
donde los niños experimentan la
libertad de una forma muy intensa.
En el patio, los “otros” son todos
iguales y muchos son desconocidos. Las maestras ocupan un lugar
secundario, como de supervisión a
distancia. Ahí las reglas son establecidas por las propias dinámicas de relación entre los niños.
Por eso en AninA el patio de
recreo es tan importante: ahí
se hacen los amigos, surgen
los primeros amores y hay
batallas de todo tipo.

(y no tan Niños)

Organizado por La Matatena, Asociación de Cine para Niñas y Niños,
y la Cineteca del Cecut, llega a
Tijuana, del 23 al 28 de septiembre
de 2014, el Festival Internacional de
Cine para Niños... (y no tan Niños).
Se exhibirán cortos, largometrajes
y documentales de México y otros
países como Suecia, Alemania,
Canadá, Suiza, Etiopía, Bélgica,
Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia, Reino Unido, Nepal, Francia,
Dinamarca, Estonia, Chile, Taiwan
y Estados Unidos.
Del martes 23 al viernes 26 de septiembre los horarios de
exhibición son a las
9:00, 11:00 y 18:00
horas. El sábado a las
10:00, 12:00 y 18:00
horas (en la última
función de este día
estará presente Jorge
A. Estrada, quien
presentará su película La revolución
de Juan Escopeta). El domingo a las
10:00 y 12:00 horas. La clausura del
festival es a las 16:00 horas, con la
proyección de AninA.


Document preview page 6-7.pdf - page 1/1

Related documents


page 6 7
edicion no147
palabra 0520
objeciones relevantes de edgar trevi os sobre el papado
sobre encontrarse a la chica 100
reportaje 19 ficn revista aularia


Related keywords