PDF Archive

Easily share your PDF documents with your contacts, on the Web and Social Networks.

Share a file Manage my documents Convert Recover PDF Search Help Contact



Guerra .pdf


Original filename: Guerra.pdf

This PDF 1.4 document has been generated by Writer / LibreOffice 4.4, and has been sent on pdf-archive.com on 08/05/2015 at 05:23, from IP address 186.108.x.x. The current document download page has been viewed 752 times.
File size: 23 KB (2 pages).
Privacy: public file




Download original PDF file









Document preview


El padre todopoderoso sentado a lo alto en su trono, contemplando Midgaard. El podía ver cada rincón
del mundo, pero su mente perturbada lo hizo mirar abajo. Los salones de festejo estaban ocupados
como siempre y la gran cacería había terminado por hoy; los Einherjer consumiendo el botín.
Odin gruñó, acariciando a Geri con su mano izquierda. Freki, el otro lobo, levanto su cabeza en respuesta
a la moción, pero se recostó de nuevo rápidamente. Ellos también estaban aburridos. Con un silencioso
vuelo, Munin regreso y se recostó sobre el apoya-brazos del trono, ajustando sus plumas e inclinando su
cabeza para mostrarle al padre de los dioses lo que había visto.
Odin conocía a cada uno de los guerreros en su salón, el había festejado con ellos incontables veces y
las valquirias solían llevar mas a Asgard, trayendo a aquellos dignos de cazar y beber con sus
antepasados.
“Frigg” El llamó. Su esposa apareció poco después, caminando lentamente hacia el trono. “¿Que te esta
perturbando, esposo?”
“Las valquirias. Ellas ya no traen guerreros, me estoy preocupando.”
Frigg apoyo gentilmente su mano en la de su esposo. “Es probable que sean tiempos de paz en
Midgaard, sabes que no suelen durar mucho ahí abajo. Dentro de poco, las doncellas escuderas van a
traer nuevos guerreros.”
Odin suspiro. El cuervo en su apoya-brazos tenia noticias que lo molestaban aun mas, y lo hicieron mirar
nuevamente hacia abajo, hacia Midgaard, otra ves.
“No es tiempo de paz, mujer. Como dijo el cuervo, son tiempos de guerra, muerte y lucha. Es por eso
que me preocupa. ¿Es que ya no quedan guerreros dignos?”
“Siempre hay guerreros dignos” Frigg respondió, moviéndose hacia la puerta. “Solo tenes que prender la
llama en sus corazones”
“¿No estas preocupada por Fólkvangr querida?”
“Ah” Ella se dio vuelta, parando para responder desde la entrada. “No lo estoy. Todo va a estar bien,
puedo predecirlo.” Y con eso, dejo a Odin a sus pensamientos.
“¡Eir! ¡Skuld!” Una voz estruendosa resonó a través de los pasillos de Asgard. Rápidamente, dos mujeres
vestidas con un traje listo para la batalla respondieron a su señor y se arrodillaron ante el.
“¿Por que no hay nuevos Einherjer? ¿En que se convirtieron sus deberes?”
Eir levanto la mirada, hacia el dios de un ojo, aferrada a su lanza en su mano izquierda y su escudo en su
derecha. “Solo seguimos su voluntad, su majestad” proclamó “Es nuestro deber elegir a los dignos; y no
hay ninguno.”
“Eso no puede ser verdad” Odin se levanto. “Tiene que haber por lo menos uno.”
Eir y Skuld intercambiaron miradas de preocupación. Eir hablo de nuevo, “No hay ninguno, señor, desde
que los paganos clavaron a aquel hombre delgado a los tablones han habido cada vez menos y menos
hombres dignos en Midgaard. No quedó ninguno.”
“Estoy consciente de ese problema. Aun así en tiempos de guerra no es posible que no haya ni un solo
hombre que sea digno.”
“Es certeramente extraño” Skuld murmuro, entrometiéndose. “Pero no podemos ser muy indulgentes,
solo aquellos que sean realmente dignos deben festejar en tus salones dorados.”
“!Geri, Freki!” Odin señalo a sus lobos que se levanten. “Vengan”
Sin una sola palabra, el dejo el trono y su salón. Eir y Skuld intercambiaron otra mirada antes de que la
primera, la sanadora, decidiera correr tras el dios de la lanza.
“¡Gran sabio!” Ella exclamó. Deteniéndolo completamente en su camino.
“¿Que sucede, Eir? No pongas a prueba mi paciencia.”
Eir miro hacia el ojo restante del padre todopoderoso, el otro perdido eternamente en el pozo de Mimir.
“¿A donde se dirige?” Ella pregunto, la mirada de Odin perforando todo su ser.
“Midgaard, voy a ver por mi mismo que esta pasando allá abajo” dijo mientras se volteaba. “Traé a
Sleipnir para mi, y lleva a Gungnir al puente.”

Eir montó junto al dios de los cuervos, su poderoso corcel de ocho piernas cargando hacia una colina. Su
yegua apenas pudiendo mantener la velocidad de la bestia. Ambos alcanzaron a los lobos sentados en la
cima casi al mismo tiempo, con vista hacia un vasto terreno lleno de barro ensangrentado, pilares de
humo subiendo desde varios lugares.
“¿Que es esto?” el padre todopoderoso señalo hacia el campo, mirando hacia abajo, a su doncella
escudera. Ambos estaban vestidos con túnicas largas que escondían sus trazos de divinidad de los
mortales en Midgaard.
“Esto es un campo de batalla, mi señor” Eir respondió.
“¿Y me estas diciendo que no hay hombres dignos entre los muertos?”
Eir negó con la cabeza. “Todos ellos visten la cruz del hombre clavado. No podemos traer a esos
paganos al salón. Algunos no llevan ninguna marca en absoluto; sin embargo tampoco mueren con la
espada en mano por tu nombre.”
Ellos siguieron adelante, examinando los cadáveres, algunos estaban desmembrados, otros quemados o
llenos de flechas; ninguno llevaba espadas.
“Inventaron nuevo armamento” Odin reflexionó. “No hay honor en sus muertes, tenias razón en no
traerlos ante mi presencia.”
El miro a Eir asintiendo con la cabeza, pero ella no respondió.
Poco después dejaron el terreno devastado por la guerra, cabalgando entre tubos de metal que olían
como los fuegos que ardían en los corazones del Valhalla.
Había varios hombres mas lejos, pero no prestaron atención; si hubieran visto de cerca por solo un
segundo habrían notado al corcel de ocho extremidades que destrozaba los huesos que pisaba.
“Eir” Odin suspiro, mirando hacia la distancia.
“¿Si, mi señor?”
“Vas a volver a Asgard y vas a avisarle a todos que voy a estar en Midgaard por un tiempo.”
“¿Que?” Eir se dio vuelta y miro a sus alrededores. “Pero este lugar es..:”
“Tengo que enseñarles, Eir” nuevamente suspiró. “Ellos tienen que conocer el honor de las verdaderas
batallas; la realidad de las recompensas después del ultimo aliento. Incluso si solo puedo enseñarle a un
hombre; Incluso si uno solo escucha mi sabiduría, entonces se que puedo regresar con dignidad.”
“Así sera entonces” Eir respondió, sin deseos de oponerse al padre de todos en su juicio. “Voy a
transmitir sus palabras”
Mas tarde ese día, luego de enviar sus lobos y su caballo de vuelta con Eir, Odin deambulo hasta llegar a
una ciudad llamada Liechtenau en la que un hombre pregunto por su nombre.
“Johannes” Odin asintió.


Guerra.pdf - page 1/2
Guerra.pdf - page 2/2

Related documents


guerra
futuro
armageddon
nuestro padre terrenal
el loco tome
viaje


Related keywords