Lanzamiento de los Exocet L 61 .pdf

File information


Original filename: Lanzamiento de los Exocet L-61.pdf
Title: Microsoft Word - Documento4
Author: Honorio

This PDF 1.4 document has been generated by PScript5.dll Version 5.2.2 / GPL Ghostscript 8.71, and has been sent on pdf-archive.com on 18/07/2016 at 13:27, from IP address 83.51.x.x. The current document download page has been viewed 517 times.
File size: 75 KB (3 pages).
Privacy: public file


Download original PDF file


Lanzamiento de los Exocet L-61.pdf (PDF, 75 KB)


Share on social networks



Link to this file download page



Document preview


Fragata F-106 Juan de Austria. Mar Mediterráneo. 7 de enero. 07:10
horas.
El silencio del CIC casi bloqueaba la respiración. Parecía que no
pasaba nada, y sin embargo la actividad era frenética. Por una parte, los
operadores del radar confirmando las trazas y esperando la orden de
disparo. Por otro, los de las contramedidas electrónicas, ajustando
frecuencias y datos para desviar los misiles lejos de los barcos de la flota
española. Ni los Harrier AV-8B Plus del Príncipe de Asturias, ni los EF2000 del vuelo Cristal, habían podido derribar ninguno de los Exocet AM39 que los pilotos marroquíes habían disparado contra la flota española.
—Tiempo de impacto, treinta segundos. Bronce nos confirma que
ha sido enganchado por los diez misiles. —La voz del teniente de navío
Pérez sonó rotunda y preocupada—. Permiso para abrir fuego antimisil.
—Permiso concedido —contestó el comandante de la fragata,
mientras se ajustaba los prismáticos para intentar ver el vuelo de los
misiles—. Suerte —añadió un segundo más tarde.
El sistema de combate AEGIS asignó un SM-2 a cada misil
enemigo. Si alguno fallaba, saldría automáticamente otro por cada misil
que siguiera su curso. El TAO se dirigió con prontitud a la consola del
operador de disparo y le golpeó suavemente en el hombro.
—Adelante, bájalos.
Del VLS, el lanzador vertical de la proa de la fragata, salieron una
tras otra, diez columnas de fuego y humo con un intervalo de apenas
medio segundo. Los misiles SM-2 salieron con la información de los
Exocet AM-39 en sus computadoras de búsqueda. Ascendieron de forma
vertical y tras un pequeño recorrido tomaron el rumbo horizontal que les
llevaría hacia sus objetivos. Más de uno empujó con sus rezos a los
diferentes proyectiles para que fueran capaces de derribar los misiles
marroquíes. El silencio espesaba la expectación, mientras seguía sonando
el zafarrancho de combate.

Buque L-61 Juan Carlos I. Mar Mediterráneo. 7 de enero. 07:10
horas.

—Tiempo de impacto, treinta segundos —la voz de alguien en el
CIC sonó cercana a definitiva.
—Helio nos comunica que los SM-2 van a por ellos —comentó el
segundo del L-61 a su comandante.
—Confiemos en que los derriben. Aún así, prepara el RAM para
efectuar los disparos.

Fragata F-106 Juan de Austria. Mar Mediterráneo. 7 de enero. 07:10
horas.
La alegría en el CIC de la fragata fue solamente a medias. Ocho de
los SM-2 habían conseguido derribar sendos Exocet. El noveno y el
décimo de ellos, sin embargo, continuaban su letal carrera en pos del L61 Juan Carlos I.
—¡Preparad los ESSM y el Meroka¡ ¡Hay que bajar esos pepinos
como sea! —La voz del capitán de fragata Álvarez de Medina sonó
nerviosa y casi chillona—. ¡Rápido!
El CIC sabía que apenas les quedaban diez o quince segundos de
margen para disparar. El ESSM habida cuenta de la distancia de los
Exocet, sería más efectivo que los SM-2.
El lanzador VLS soltó un misil ESSM mientras que el Meroka
disparó una ráfaga y siguió apuntando en la dirección del Exocet que se
acercaba.

Buque L-61 Juan Carlos I. Mar Mediterráneo. 7 de enero. 07:10
horas.
El CIC se había quedado aún más gélido que lo que habitualmente
estaba por las bajas temperaturas que se mantenían, para cuidar al
máximo los delicados aparatos y sistemas de detección, búsqueda y
disparo del buque de guerra. Los primeros derribos habían sido muy
seguidos e inculcaron fundadas esperanzas de que el peligro hubiese

terminado. Sin embargo, los dos últimos, más retrasados, burlaron al SM2 que se desvió quizás por el efecto de las dos primeras explosiones.
—¡Rápido, los RAM y las ECM, a tope, joder, no hay tiempo! — la
voz del capitán de fragata Touriño se elevó sobre la alarma de impacto
que seguía sonando como una letanía.
—Helio ha disparado también sus ESSM y el Meroka —informó
una voz del fondo del CIC, que no pudo evitar un golpe de temblor.
Todos en el CIC aguantaron la respiración y los temores. Alguno,
se aferró con fuerza a las barras y agachó la cabeza mientras murmuraba
una súplica. Fuera, en medio del lechoso amanecer, los dos Exocet,
seguían su mortífera trayectoria, al igual que la potencialmente salvadora
del ESSM.
La diferencia estribaba en que la de este último podría suponer la
salvación del buque y de muchas vidas de marineros e infantes de marina
que iban en él. En ese momento, el ESSM alcanzó a uno de los misiles
derribándolo. El júbilo volvió a apoderarse del CIC del buque. Pero
quedaba un último.


Document preview Lanzamiento de los Exocet L-61.pdf - page 1/3

Document preview Lanzamiento de los Exocet L-61.pdf - page 2/3
Document preview Lanzamiento de los Exocet L-61.pdf - page 3/3

Related documents


lanzamiento de los exocet l 61
hundimiento p 78
dogfight estrecho efas
ict neo lanzamiento torpedos
aeronaves
posici n lince

Link to this page


Permanent link

Use the permanent link to the download page to share your document on Facebook, Twitter, LinkedIn, or directly with a contact by e-Mail, Messenger, Whatsapp, Line..

Short link

Use the short link to share your document on Twitter or by text message (SMS)

HTML Code

Copy the following HTML code to share your document on a Website or Blog

QR Code

QR Code link to PDF file Lanzamiento de los Exocet L-61.pdf