Dónde esconderías un elefante rosado.pdf


Preview of PDF document d-nde-esconder-as-un-elefante-rosado.pdf

Page 1 2 34591

Text preview


MARIANA Y EL PENTHOUSE

No son más de las 8 a.m.
El día: soleado.
Así se aprecia desde el amplio ventanal del lujoso penthouse ubicado en la rambla con que
inicia la escena.
Suena el despertador.
Un hombre lo apaga y se levanta desnudo en dirección al baño.
Poco después se acerca nuevamente a la cama y con algunas caricias, algo frías, despierta a
su acompañante, una joven muy atractiva que le pide cinco minutos más de sueño.
El galán no concede.
-

Tenés que irte, dice firme, aunque esbozando una sonrisa.

-

Un ratito más por favor, suplica la muchacha, puchereando, aunque sin demasiada
convicción.

-

No, no podés… vamos, concluye él, alejándose en dirección a la cocina.

Ella se levanta y comienza a vestirse.
Luego de alguna demora, fruto de las complicaciones que atraviesa para encontrar su ropa
interior, se acerca a la cocina y tras servirse una taza de café reinicia el diálogo:
-

¿Cuándo me vas a dejar dormir cinco minutos más?

-

Cuando te despiertes cinco minutos antes.

Ella sonríe y continúa:
-

¿Algún día voy a vivir acá?

-

No lo sé. Por ahora no tengo pensado venderlo.

Ella vuelve a sonreír, aunque mordiéndose los labios en señal de desaprobación, siempre
amistosa.
Él continúa:
-

Durante el próximo año no; después quién sabe.

-

Puedo abandonar el Doctorado (dice ella).
Así evitaríamos cualquier incompatibilidad (sigue).

-

Podés. En ese caso no vas a vivir acá. Digo, no conmigo. Sabés que solo conviviría
con una Doctora (él, sonriendo).

-

Al menos podríamos irnos de vacaciones. ¿Con un Máster me da, no?, responde ella.
3