Varios 01.pdf


Preview of PDF document varios-01.pdf

Page 1 2 34560

Text preview


CUANDO DEJAS DE BUSCAR
Por K. Chandrasekhar

Una hoguera — Mi vida antes de conocer a U.G.
Fue la noche del 13 de septiembre de 1992, en Yercaud. El mundo todavía no sabía que UG
residía en una casa abandonada en una remota zona de Yercaud, en la India. ¿Puede alguien
imaginar un mejor cielo en la tierra que Suiza? ¿Qué puede decir uno sobre el hecho de que
UG fijara entonces su residencia en ese país, en Yercaud, cerca de Salem, abandonando sus
veintiocho años de larga asociación con Suiza y los verdes valles de los Alpes en GstaadSaanen? No es porque careciera de medios económicos para satisfacer sus necesidades en
Suiza. Cuando aceptó quedarse, allí tenía innumerables amigos que le podrían haber
proporcionado de inmediato comodidades principescas. Entonces ¿por qué venía a Yercaud?
¿Qué había en esta montaña para él? Al menos hubiera podido quedarse en Bangalore. No,
aparentemente allí no hay un sitio para él.
El día antes de llegar a Yercaud, el semblante de UG en Purnakutee [nuestra residencia en
Bangalore] recordaba al de Siva en la escena del sacrificio de Daksha. Todas las cosas que
pertenecían a UG en Purnakutee fueron llevadas a Yercaud. Objetos acumulados durante
muchos años —carpetas, fotos, videos y casettes— , todo fue trasladado ante la insistencia
de UG. Esto encendió una hoguera en mi corazón: yo solía acariciar esos objetos cada día,
considerándolos los archivos de UG. Él pisoteó sin contemplaciones mi devoción. Vendió
los bancos y armarios delante de mí. Lo desmanteló todo sin darme tiempo a comprender lo
que estaba pasando... se acabó. Todo ha sido destruido. Todos mis sueños han sido
destruidos. ¿Fue Bangalore tan sólo una pesadilla? ¿Por qué? ¿Por qué ha sucedido esto?...
No tiene sentido intentar descubrir significados en las acciones de UG. Quizás sea su
intención la de no dejar ni siquiera una huella de su venida a este mundo para las futuras
generaciones. No ha de quedar nada. UG es muy claro en cuanto a que nadie saldrá
beneficiado coleccionando sus bienes y recuerdos personales.
Deepak Vohra, en una entrevista con UG en "La puerta del Darshan"3 , le dijo: "Tengo una
última pregunta. ¿Cómo crees que debería recordarte el mundo dentro de quinientos años?".
La respuesta de UG es única en la historia del mundo: "Me sentiría afortunado si el mundo
quemara, junto con mi cuerpo, todos los recuerdos, objetos y bienes que me
pertenecieron".
UG, eres único. No ha habido, ni habrá otro como tú en este mundo. Mientras estaba
sentado en la sala del edificio de Yercaud, mi mente se volvió caótica e inquieta. Estaba
aterrado porque presentía que algo funesto e inevitable sucedería. Soplaba un fuerte viento
fuera del bungalow. Penetraba a través de los intersticios de las puertas cerradas; lo sentía
en mi columna. Murty, el ayudante de UG, cuidaba de las brasas en la chimenea. Murty
había abandonado por completo su vida de Bangalore para dedicarse al servicio de UG.
UG estaba apoyado contra la pared. Con el resplandor del fuego del hogar la cara de UG
brillaba enrojecida. Había otros amigos en la habitación —el Mayor, Prabhakar y Suguna,
mi mujer. Estábamos sentados, dispersos por el suelo, con los brazos alrededor de las
piernas; todos estábamos pálidos. Mahesh se sentó a mi derecha, apoyado en la pared,
mirándome con compasión. La escena parecía la corte de Yama preparada para un juicio. En
medio de ella, me senté con los ojos cerrados, como una cabra sacrificada en el altar.
—"¿Por qué Chandrasekhar no puede entenderlo? A mi alrededor no puede crecer una
atmósfera tipo ashram", rugió UG.
Mahesh se sentó recogiéndose. "Ni mis cintas, ni mis libros, ni mis cartas deben estar
bajo el control de nadie. Voy a devol-ver estas fotos a los que las han hecho. Nada tiene
que quedar