Varios 01.pdf


Preview of PDF document varios-01.pdf

Page 1 2 3 45660

Text preview


3 "Darshan" significa "Estar en presencia del maestro". En este caso, título de un programa de TV.

después de irme. No voy a dejar, ni siquiera a Chandrasekhar, saber dónde estoy, ni lo
que estoy haciendo. Todo ha terminado. Después de la muerte de Valentina, todo se
desintegra".
Una llama resplandeció en la chimenea al encenderse un leño. Se oía el crepitar de la madera
al arder. Los vestidos y el cuerpo de UG brillaban como una llama cubierta de nieve.
Mahesh, al cabo de un rato, dijo "UG. Yo no hubiera podido escribir tu biografía si
Chandrasekhar no hubiera recogido toda la correspondencia y la hubiera puesto a buen
recaudo. Era necesario".
—"¿Quién resulta beneficiado con estas biografías? Ya lo he dicho antes: las
autobiografías son puras mentiras y las biografías son doblemente mentiras. De acuerdo,
tú escribiste algo, pero, ¿qué es lo que él hace? ¿Por qué ha de guardar todo esto? ¿Para
quemarlo conmigo cuando muera?", los ojos de UG me lanzaban tizones ardientes.
El fuego de la chimenea parecía más frío. En mí había una terrible lucha. Mi corazón era una
hoguera. Mahesh parecía un ejecutor de Yama. Mi cuerpo se puso a temblar cuando me di
cuenta de por qué había venido de Bombay este soldado, blandiendo una espada y
esperando un guiño del ojo del maestro.
UG dijo de nuevo: "¿Por qué escribes cartas a todo el mundo, informándoles de que estoy
aquí? ¿Por qué vacilas al decir: «No sé dónde está UG», a cualquiera que pida por mí?
El otro día en Bangalore, Julie me llamó por teléfono y le dije que no había sitio aquí, ni
siquiera para Chandrasekhar y Suguna. ¿Qué te hace pensar que te permitiré quedarte?"
Dios, ¿qué va a ocurrir? ¿Me arrastraste hasta aquí para enseñarme este terrible aspecto [de
UG]? Todo está desapareciendo. Todos mis miedos ocultos, las incontables esperanzas
pospuestas, los sueños multicolores y hermosos que me había hecho sobre mi futuro... todo
estaba siendo destruido. Todo era devorado por el fuego. No era UG el que estaba frente a
mí. Era un volcán en erupción. Cerca de él había sólidas rocas fundiéndose como si fueran
terrones de cera. Las lágrimas en mis ojos se evaporaban antes de caer.
—"Chandrasekhar es la causa de todas estas miserias", la voz de UG sonó como un
trueno en el cielo.
Lejos de allí, tocaron las campanas del convento del Carmelo, como si me advirtieran: "Estos
son tus últimos momentos, prepárate". El crimen que había cometido, con o sin intención
consciente; las emociones entremezcladas con mi sangre; el error al considerar a UG como
algo mío, como mi vida fuera de mí; la subliminal esperanza de convertirme en el sumo
sacerdote del templo de las enseñanzas de UG... todo pasó por mi mente claramente.
El criminal en mí, claudicó. "Lo que ha estado sucediendo hasta ahora, no puede continuar
por más tiempo. Tiene que acabar aquí y ahora. En este momento". Los gestos de su
mano iban cobrando fuerza y su voz atronadora resonaba en el bungalow. La espada del
ejecutor brilló a la luz del fuego agonizante.
—"¡Aquí, ahora, en este momento tiene que acabar, Chandrasekhar!" El bramido de
Mahesh se mezcló con mi alarido de muerte.
Poco a poco, el fuego de la chimenea se iba apagando. Las llamas, antes resplandecientes,
desaparecieron en las cenizas. El cielo, por una vez, respiró aliviado. La reunión llegó a su
fin. Pensé que todos los testigos que habían estado allí eran inocentes. UG se fue a su
habitación, dejándome a mi destino. Mi mente nunca había conocido tan terrible arremetida.
Aunque me tendí en la cama, no pude dormir. Los pensamientos giraban sin cesar, como
serpientes dentro de mí —un nido de serpientes mental. Me levanté de la cama y caminé
hacia fuera. "Blackie", el perro, me vio y arrastrándose hacia mí, daba vueltas a mi alrededor
moviendo su cola. ¿Qué había ocurrido esta noche? ¿Cómo era posible que todo el mundo
durmiera tan apaciblemente? ¿A quién debería contar mi tormento y mi lucha interna? ¿Por
qué me preocupaba todo esto? ¿Quién era este UG? ¿Quién era yo? ¿Cuál era la conexión
entre nosotros? Verdaderamente: ¿Quién era él para mí? ¿Quién soy yo para mí mismo?
Estuve caminando en la oscuridad hasta llegar al borde de un abismo. Pude ver, ciento