Varios 01.pdf


Preview of PDF document varios-01.pdf

Page 1...6 7 891060

Text preview


«Mayor» recibió una descarga eléctrica cuando estaba planchando mis vestidos, hará un
momento. Gritó con tanta fuerza que todos pensamos que posiblemente había muerto.
Aún sigue temblando del impacto. Estaba planchando mis vestidos; los escurrió, los secó
y empezó a plancharlos. Ignoró mi advertencia de no hacerlo. Él cree que recogerá
ciertas vibraciones espirituales si limpia mi ropa. Cuando le aseguré que el único impacto
que sufriría sería una descarga eléctrica y que no existen vibraciones espirituales u otras
vibraciones, no me escuchó". Y así continuó hablando y hablando. No puedes extraer
ninguna implicación espiritual de sus palabras [de UG], por mucho que lo intentes.
—"No existen valores morales en mi forma de hablar, ni tampoco hay ninguna utilidad
social. No existe contenido espiritual ni religioso". No importa cuán vehementemente lo
enfatice; es duro para nosotros aceptarlo.
¡Qué extraño! Ningún sabio le cree cuando repite "No soy un Jivanmukta; ni soy un ser
evolucionado". La gente como el Sr. Vedantam Satyanarayana, un amigo de UG, intenta
empujarle a la discusión diciéndole: "Dices que desconoces el estado en el que estás. Esto
revela el estado de advaita descrito en los textos del Vedanta. Si pudieras simplemente bajar
a nuestro nivel y..." Entonces UG se queja apuntando: "¿Dónde crees que vivo? Vivo justo
a tu lado. Me pones sobre un pedestal en las alturas. ¿Qué puedo hacer?"
Nadie presta atención a estas palabras.
He observado este tipo de intercambio durante veinte años, desde que conocí a UG.

David Barry
Inevitablemente UG viene a mi mente siempre que paso por la librería Vedanta —una
librería en Chamarajapeta, Bangalore. Fue en esta tienda donde por primera vez oí hablar de
UG. Conozco bien al propietario de la misma, el Sr. Ashwattha Narayana. Una mañana,
cuando fui para ver si había alguna novedad en la tienda, como si me estuviera esperando,
me dijo: "Pasa, vienes justo en el momento oportuno. Este caballero dice que necesita libros
que expliquen la filosofía de Ramana Maharshi". Me presentó a un caballero americano
llamado David Barry que vivía en Ojai, California. En diez minutos nos conocimos muy
bien el uno al otro. El interés que Barry mostraba no sólo por el Vedanta de Ramana
Bhagawan sino también por otros textos del Vedanta me impresionó.
—"¿Has estado mucho tiempo en la India?", le pregunté.
—"La última vez vine desde Suiza con un gran hombre llamado UG Krishnamurti, pero ya
había estado otras veces en este país", contestó.
Cuando oí "Krishnamurti", lo confundí con J. Krishnamurti.
—"No, no J.K. Su nombre es UG. Conozco bastante bien a J.K.; UG es un recién
estrenado Jivanmukta. Comparándolos, UG sobrepasa en mucho a J.K.", dijo Barry.
Entonces habló de su relación de J.K. y UG, y el modo en que UG criticaba a J.K..
Después de escuchar todo esto, pensé que era un discípulo de UG.
Algunos días después, cuando ya había conocido a UG, nuestra conversación se desvió
hacia Barry. "Este hombre es mi primer y último discípulo". No pude parar de reír cuando
UG dijo esto.
Mi relación con Barry, que empezó en la librería de Vedanta, no se quedó en eso. Le llevé a
la escuela de Cultura de Sankara, la cual dirigíamos en esa época y le presenté a todos mis
amigos. Todo lo que Barry describió sobre UG durante este día, nos interesó mucho: la
Calamidad de UG; el extraño modo en que sus sentidos funcionaban independientemente
unos de otros como resultado de los cambios químicos que tuvieron lugar en su cuerpo; los
colores que emergieron en el lugar de los chakras yógicos; las visitas de personajes como
Buda, Jesús, Mahoma, Shiva; el modo por el cual alcanzó el estado de "mitad mujer"
[atribuido a Siva] anulando las diferencias entre sexo masculino y femenino [un estado que
ocurrió como consecuencia de un desequilibrio hormonal en su cuerpo]... mientras Barry
describía todo eso con todo lujo de detalles, nosotros le escuchábamos con absoluta