MonteJurra Num 39 40 Julio Agosto 1968 (1) .pdf

File information


Original filename: MonteJurra - Num 39-40 Julio-Agosto 1968 (1).pdf

This PDF 1.3 document has been generated by / ABBYY FineReader 9.0 Professional Edition, and has been sent on pdf-archive.com on 03/12/2017 at 02:07, from IP address 2.138.x.x. The current document download page has been viewed 281 times.
File size: 11.6 MB (32 pages).
Privacy: public file


Download original PDF file


MonteJurra - Num 39-40 Julio-Agosto 1968 (1).pdf (PDF, 11.6 MB)


Share on social networks



Link to this file download page



Document preview


Breve estancia en España de
D. Javier de Borbón Parma
AÑO IV

NUMS.

39-40

Ante la Ley Sindical

Cinco Días con D. Carlos

Manifestación carlista
en Zarauz

Carta abierta a la
Juventud

La Infanta M.° Teresa
recorre España

Moción de protesta por
la presencia de D. Juan
Carlos en el Congreso
Sindical

Sobre el homenaje
nacional a Fal Conde

Querido

lector:

No sé si conocerás a la persona que aparece en esta f o t o . Su p e r f i l
se eleva en una mirada s i g n i f i c a t i v a al c i e l o .
Va tocado c o n una boina, una «txapela» roja, y al fondo verás una
cruz de piedra. Es una de las catorce que jalonan la montaña más pisada
de España.
El es, Don Javier de Borbón y Parma. Para algunos españoles el defensor de una doctrina anticuada, para o t r o s el l e g í t i m o Rey de España,
o t r o s t e r c e r o s ni lo conocen, ni les interesa lo que d e s p e c t i v a m e n t e llaman p o l í t i c a , y al f i n hay o t r o s que trabajan para que su nombre no sea
conocido y su d o c t r i n a despreciada.
Pero e s t o es lo de menos. Este Señor, que en su ú l t i m o
f i r m a b a : V u e s t r o v i e j o Rey Javier, ha vivido algo de h i s t o r i a .

mensaje

C o n v i v i ó y f u e nombrado Regente por su d i f u n t o t í o Don A l f o n s o
Carlos, ú l t i m o Rey carlista por línea directa. Preparó, alentó y PACTÓ c o n ^ ^
el Ejército la sublevación del 19 de j u l i o . Bajo su o r d e n , en unos días,
s^W
alzaron cien mil requetés. Conoció la lucha y recorrió los f r e n t e s . M á s
tarde, su ideología le hizo c o m b a t i r contra el f a s c i s m o , fue hecho p r i s i o nero y desahuciado en Dachau , teniendo que ser operado sin a n e s t é s i c o s ,
con una navaja c o m o b i s t u r í . Entre sus t í t u l o s , es Ingeniero A g r ó n o m o y
Economista y su vida profesional ha estado entregada al trabajo. U l t i m a m e n t e , invitado especial a las sesiones c o n c i l i a r e s .
Resulta, que este Señor, q u e r i d o lector, TIENE QUE VIVIR fuera de
España y quizás t e llene de a s o m b r o el saber que en su larga vida no ha
podido conocer M o n t e j u r r a y e n t o n c e s quizás me digas muchas cosas.
Yo te diré que en un M i n i s t e r i o español hay un e x p e d i e n t e en el que
su caso está p e n d i e n t e de r e s o l u c i ó n . Es pues un español que está haciendo cola, m u c h o s años de cola, para poder v i v i r en su Patria. ¿El español c o n más paciencia? Quizá, el lo sabrá mejor que t ú y yo.
Pero sobre t o d o , amigo, t e hablaré de algo que a t í y a m í nos preocupa, algo que t a m b i é n se t i e n e archivado pendiente de r e s o l u c i ó n . El
e x p e d i e n t e se llama FUTURO.
En este e x p e d i e n t e consta, que el f u t u r o de n u e s t r o país será una
M o n a r q u í a y c o n s t a t a m b i é n que será Católica, Tradicional, Social y Rep r e s e n t a t i v a . Por o t r o lado el e x p e d i e n t e a f i r m a que t o d o ello está a p r o - ^ ^
bado por Referendum y que es en d e f i n i t i v a la Ley que o b l i g a t o r i a m e n t e ^ ^
condiciona n u e s t r o porvenir.

D O N JAVIER
EN
MONTEJURRA

Yo te voy a contar lo que opino de este segundo expediente e m p o l vado. C r e o que hay un principio de igualdad de oportunidades por el
que los españoles t i e n e n idénticos derechos ante la Ley, y o t r o p r i n c i p i o
por el que los españoles tienen p r i v i l e g i o de elegir su d o m i c i l i o , y o t r o que
habla sobre la libertad y o b j e t i v i d a d de la i n f o r m a c i ó n , y al f i n o t r o que
dice que no habrá preferencias ni se podrá designar el p r e t e n d i e n t e a la
Corona ni indicar «favoritos» por parte oficial sin el debido consenso.
C r e o de v e r d a d , que si se q u i e r e dar luces al f u t u r o de los españoles
y libertad con p o s i b i l i d a d de e l e c c i ó n , lo que supone c o n o c i m i e n t o de pos i b i l i d a d e s y d o c t r o n a s . y si se p r e t e n d e c u m p l i r la Ley aprobada por Refer e n d u m y todas las adicionales que t e c o m e n t o , creo e n t o n c e s , que es
hora de d e s e m p o l v a r e x p e d i e n t e s VOLUNTARIAMENTE archivados. De lo
c o n t r a r i o , el f u t u r o de nuestra Patria o no responderá a lo pactado con el
Pueblo o habrá q u e c r e e r que la Ley a v e c e s no se aplica «acertadamente».
Pues r e s u l t a , paciente lector, que este Señor no pudo r e s i s t i r más la
t e n t a c i ó n y v o l ó a Lisboa, de allí a M a d r i d y sin equipaje v i s i t ó el m o n t e
donde a n u a l m e n t e m i l e s de españoles r e i v i n d i c a n las libertades populares y p r o c l a m a n la adhesión a su Persona. En Irache se arrodilló y rezó
por los m u e r t o s en la Cruzada, por España, por los e s p a ñ o l e s . . . Yo s é , que
en s u mirada hacia el Cielo hay un poco de esperanza.
¡ A h ! , se m e o l v i d a b a . . . Ese M i n i s t e r i o del que t e he hablado antes,
q u e r i d o lector, es el de JUSTICIA.
Tuyo s i e m p r e ,
AITAREN TXOKO Jr.

Cuestiones de actualidad
El mes de julio nos ha ofrecido distintos temas de actualidad nacional,
de los que algunos, al menos, bien merecen ser considerados en este editorial de «MONTEJURRA».
En las Cortes Españolas se ha conocido el proyecto de Ley remitido por
el Gobierno sobre incompatibilidades bancarias. La orientación del proyecto
era drástica y podía traer consigo, caso de ser aprobada en sus propios términos, unas consecuencias que trascendiendo de lo que era justo por «ética
social», incidiese en el terreno de lo económico y nos hiciera dar un salto
en el vacío. Las reformas radicales casuistas sin previsión de otro sistema
que sustituya al actual, son peligrosas.

PORTADA:

Nave de fabricación • Authl, Pamplona

NUESTRA PORTADA una fábrica. Una célula del maravilloso, apasionante, vanguardista, —pero fabril, complejísimo, atormentado— mundo del trabajo, infraestructura
de nuestra convivencia, base y motor de nuestra vida
social.
Nuestra portada, naves, máquinas, pero sobre todo
h o m b r e s . Ellos son la fábrica. Son mucho más importantes
que la cadena de fabricación, el control de calidad o el
ritmo de producción. Ellos son la Empresa.
Nuestra portada, una estructura en el aire. Estructura
ultimada, cubierta ya por una carrocería brillante. Sólo
le faltan las ruedas y, por supuesto, el motor.


o
En este número veraniego MONTEJURRA sale a los
quioscos con su rostro de fábrica porque el verano es
para el descanso, el sosiego, la transición entre trabajo
y trabajo, pero durante el de este año el español consciente no olvida la estructura ultimada y ya a punto de
aterrizar de una Ley Sindical demasiado superficialmente
aprobada en Tarragona en un ambiente que comentamos
en un artículo de este número.
Ley importante, decisiva, por la trascendencia del trabajo en la sociedad de nuestros días, sobre cuyo contenido han alzado la voz nuestros obispos pidiendo representatividad y autenticidad: genuinidad. MONTEJURRA se
hace eco de esta voz autorizada (mientras en otros ambientes se le hace silencio e incluso se le pone sordina)
porque la estructura del Sindicato actual se queda ya
muy corta a la hora de sufrir el análisis de su control de
calidad cristiano, al ser examinada en la práctica de su
función de defensa de derechos humanos tan fundamentales como asociación y autogobierno. La nueva estructura sindical está ya en el aire, ¿encontrarán ruedas y
motor?







El carlismo, en su papel de conciencia del pueblo,
quiere dar resonancia a este interrogante que se cierne
hoy sobre nuestro mundo del trabajo. Es necesaria una
Ley Sindical que sirva para encauzar y resolver nuestros
problemas. Es necesario que respete y haga respetar los
derechos de toda persona anteponiéndolos a la producción material. Es necesario que tome tierra y empiece a
funcionar ya. Y es necesario que nosotros la hagamos.
Este nosotros no quiere ser exclusivo, señalar a un
grupo determinado. Es precisamente el pueblo, los que
han de ser su motor y sus ruedas, el que ha de confeccionar la estructura a su medida. El pueblo es quien ha
de estar presente en esta Ley. A é l , a su figura recia
curtida en el trabajo, a su verano de pocos días, a sus
manos encallecidas va nuestro número.

Este ha sido el criterio de la Comisión de Hacienda de las Cortes y, luego, el del Pleno. Fruto de las enmiendas a la totalidad y al articulado, el
citado proyecto quedó profundamente cambiado en el Dictamen, que se hizo
Ley. De esta manera, la iniciativa del Gobierno ha quedado templada por el
contraste de pareceres en las Cortes Españolas y la Ley que ha resultado ni
es conservadora ni demagógica, impone las limitaciones en el número de
Consejos de Administración que se pueden desempeñar y señala las incompatibilidades de los cargos ejecutivos.
Pero más importante que esto, en una visión amplia y de conjunto de la
problemática socio-económica, es que con ocasión de las discusiones de ese
proyecto de Ley, un grupo de Procuradores, entre los que se encuentran los
dos únicos carlistas a la sazón presentes, los señores Escudero y Zubiaur,
han elevado al Gobierno una moción en la que abordan el auténtico punto
neurálgico, la verdadera limitación del capitalismo, que no es otra que la
revisión a fondo de las estructuras de la Empresa. Quieren los firmantes
que se hagan realidad los principios proclamados en las Leyes Fundamentales, que no se han puesto en práctica en este campo transcendental. No se
trata tan sólo de revisar la Sociedad Anónima, sino la Empresa, concepto
que es más amplio.
Comentando Villar Arregui, en términos de elogio, esta iniciativa, escribe
en «YA» algo que es muy cierto:
«La empresa, en suma, es la realidad social en la que convergen dos
grupos de decisiones humanas. De una parte, la de quienes deciden aportar
a un fin bienes de su propiedad; de otra, la de quienes aventuran su misma
vida, entregándola para el servicio del mismo fin. Los primeros, según el
derecho vigente, designan y vigilan al «empresario»; los segundos sólo tienen el deber y la posibilidad de obedecerlo. He aquí el desequilibrio que deshumaniza a la empresa, «cosificándola», y, en la misma medida, despersonalizándola».
Urge poner remedio a esta situación y el cauce para ello es el de la
participación.
Y aunque a esto no se refiera directamente, no cabe duda que sobre
la cuestión arroja una intensa y clarificadora luz el Informe de la Conferencia Episcopal Española acerca del sindicalismo en nuestro país. Porque, en
definitiva, afirma unos principios cristianos simultáneamente al reconocimiento de la «profunda evolución de nuestra sociedad».
No podemos seguir parados en instituciones inspiradas en el Individualismo liberal, que es padre del capitalismo y de la lucha de clases. Estamos
en la era de lo social, a Dios gracias.
Dicen los Prelados: «Recordemos también, porque afecta directamente
a la vida sindical, que la empresa constituye la célula básica de todo el orden
económico social, desde donde deben arrancar las estructuras sindicales.
Lo cual exige que se las configure como auténticas comunidades humanas,
de suerte que se promueva la activa participación de todos en la gestión
de las empresas, según formas a determinar, teniendo en cuenta las diferencias de funciones y salvaguardando la necesaria unidad de dirección».
«Pero no basta participar en la vida de la Empresa. Porque muchas veces
las condiciones generales del orden económico-social, de las que depende el
porvenir del trabajador y de sus hijos, se deciden en niveles más altos. Foméntese, pues, su participación activa, en paridad de cuantos intervienen en
la vida económico-social, en aquellos organismos superiores donde se toman
las grandes decisiones político-económico-sociales, mediante una verdadera
representación».
Pasando al estricto terreno sindical, el Informe de los Obispos puede resumirse en estas tres rotundas afirmaciones: A U T O N O M Í A , REPRESÉNTATE
V I D A D E I G U A L D A D SINDICAL.
La oportunidad de este magnífico documento es indudable, pues que está
en perspectiva una nueva Ley Sindical a tono con el cauce abierto a la reforma de su estructura con la nueva Ley Orgánica del Estado, respecto de la
cual no podemos vivir de espaldas y menos tratar de mantener habilidosamente esquemas que están superados.

MONTEJURRA
AÑO IV - NUMS. 39 Y 40 - JULIO-AGOSTO 1968 - 25 PESETAS
PRECIOS SUSCRIPCIÓN ANUAL NÚMEROS 37 AL 48
ESPAÑA
De honor
Popular

400 pts.
250 pts.

EXTRANJERO
Portugal, Marruecos
e Hispanoamérica. 475 pts.
Europa
600 pts.
Resto del mundo. 700 pts.

Director: MARÍA BLANCA FERRER GARCÍA
Dirección y Administración:
CONDE DE RODEZNO. 1



Impreso

NAVARRAS.

en

GRÁFICAS

APARTADO 254
S

A.



PAMPLONA
(GRAFINASA)

MANUEL DE FALLA. 3 — PAMPLONA — D. L. NA. 205 - 1963

NOTA DE LA DIRECCIÓN
Por causas ajenas a la Dirección, hemos sufrido la paralización total de esta tu revista, debiendo cumplir unos oficios legales —de trámite— pero ciertamente enojosos. Este número sintiéndolo nosotros los primeros, sale como bimensual. Confiamos querido lector sepas disculparnos, en
los perjuicios, que sin poder evitar, te hayamos ocasionado.

Declaración de la Comisión Episcopal de Apostolado Social
INTRODUCCIÓN
La p r o f u n d a e v o l u c i ó n de nuestra
sociedad en los ú l t i m o s lustros ha
ido poniendo cada vez más de relieve la necesidad de revisar la antigua legislación s i n d i c a l . E n efecto,
el d i n - m i s m o de aquella evolución
d e t e r m i n ó que, a lo largo del t i e m po, la misma r e a l i d a d de la vida
s i n d i c a l rebasara en muchos aspectos el marco legal existente y fuera
necesario prever, m e d i a n t e normas
adecuadas de rango i n f e r i o r , a las
nuevas exigencias que la realidad
iba planteando.
U n hecho, en t o d o caso, es h o y
c i e r t o : que el p r o p i o Estado español
ha abierto o f i c i a l m e n t e , cauce a la
r e f o r m a de la e s t r u c t u r a sindical,
con la Ley Orgánica del Estado,
aprobada en p ú b l i c o r e f e r é n d u m .
P o r v i r t u d de d i c h a ley, de índole c o n s t i t u c i o n a l , quedó m o d i f i c a d a
o t r a anterior de igual categoría: el
Fuero del T r a b a j o , y concretamente
el p u n t o X I I , t o d o el re'ativo al
sindicalismo español.
Estamos, pues, en vísperas de una
nueva legislación sobre sindicatos.
E n estas circunstancias, la Conferencia Episcopal Española quiere
a p o r t a r la luz del magisterio de la
Iglesia a la labor de estudio y re-

que en el m u n d o de hoy «crece la
conciencia de la excelsa d i g n i d a d
de la persona h u m a n a , de su super i o r i d a d sobre las cosas y de sus
derechos y deberes universales e
inviolables» (G. S. 26). Cuando esos
derechos y deberes se salvan — n o s
recuerda la P. T . 5 ; — el bien com ú n se considera realizado en nuestra época.
Por o t r a parte, de la n a t u r a l soc i a b i l i d a d de los hombres se derivan derechos que deben regular su
convivencia: «El derecho de reunión y de asociación, el de d a r
a las asociaciones que creen la forma más idónea para obtener los f i nes propuestos, el de actuar d e n t r o
de ellas libremente y con propia responsabilidad, y el de conducirles a
los resultados previstos» (P. T . 23).
E n u n tiempo en que las relaciones sociales se m u l t i p l i c a n y dan
lugar a numerosos organismos, cuerpos o asociaciones, juzga necesario
la encíclica « M a t e r et M a g i s t r a » ,
que «éstos sean en realidad a u t ó n o mos y tiendan a sus fines específicos, con relaciones de leal colaboración m u t u a y de subordinación a
las exigencias del bien común.» ( M .
M . 65).
Será, pues, necesario que t o d o
grupo social tenga en cuenta «las

asociaciones sin riesgo de
lias.". (G. S. 68,)

represa-

Ya el Papa León X I I I estableció
«como ley general y constante la
de que de t a l m a n e r a han de organizarse y gobernarse las asociaciones obreras que constituyen los
instrumentos más adecuados y, sobre t o d o , eficaces para el f i n que
se p r o p o n e n » . (R. N . 39.) Y lo mismo debe decirse de las asociaciones
en que se congregan todos cuantos
intervienen en la p r o d u c c i ó n , dist r i b u c i ó n y consumo de bienes.
C u a l sea aquel f i n lo dicen expresamente t a m b i é n los documentos d e l M a g i s t e r i o Social de la Iglesia. Consiste — s e g ú n León X I I I —
en que «cada u n o de los m i e m b r o s
asociados reciba d e ellas (de las
propias asociaciones) el m a y o r incremento posible de los bienes del
cuerpo, d e l alma y del p a t r i m o n i o
f e m i l i a r » . (R. N . 39.) Refiriéndose
concretamente a las asociaciones de
obreros, Pío X I I a f i r m a que es f i n
suyo esencial representar y defender los intereses de los trabajadores (cfr. discurso de las A c l i , 1 1 3 - 1945), y que su f u n c i ó n y f i n
propios son «la t u t e l a de los intereses d e l o b r e r o asalariado en el
seno de la sociedad actual, transformada cada vez más en anónima

voluntad arbitraria del Estado". Supone, además por parte de los miembros de las asociaciones
sindicales,
''el derecho de escoger
libremente
aquella reglamentarán
que consideren más a propósito para sus fines". Y ha de tener en cuenta "las
características de cada nación, los
ensayos hechos y la experiencia adquirida (Ibidem). Pero, en todo caso, advierte que aquella libertad se
vería amenazada "si las organizaciones profesionales —de las que
anteriormente
se habló— se convirtieron en engranaje
administrativo o político del Estado o si, dotadas de privilegios abusivos, gozasen de un monopolio único" (Ibidem).
E n una sociedad donde el proceso asociativo de cuantos i n t e r v i e n e n
en la v i d a económica se haya descrroUado sin violencias n i i n t e r r u p ciones bruscas, corresponde al Estado, por su f u n c i ó n de gestor d e l
bien c o m ú n , el derecho y el deber
de estimular la e v o l u c i ó n de las
-sociaciones puramente sindicales
hacia una integración de o r d e n p r o fesional, p r o c u r a n d o respetar su carácter espontáneo, aunque v e l a n d o
por su debida ordenación al b i e n de
toda la c o l e c t i v i d a d .
Puede, sin embargo, darse e l ca-

Derecho humano a una representación auténtica en los sindicatos
f l e x i ó n previas a la reforma. Ya :a
C o m i s i ó n Permanente de la Conferencia tuvo ocasión de tocar el tem a , exponiendo p r i n c i p i o s de la
d o c t r i n a social católica aplicables a
los problemas de nuestro país, en
su i n s t r u c c i ó n t i t u l a d a «La Iglesia y
el o r d e n t e m p o r a l a la luz del Conc i l i o V a t i c a n o I I » , de fecha 29 de
j u n i o de 1966.
Si ahora el Episcopado se pron u n c i a de nuevo es porque entiende que la i m p o r t a n c i a del empeño
requiere una más e x p l í c i t a atención
a aquellos p r i n c i p i o s que expresam e n t e afectan al s i n d i c a l i s m o , de
suerte que se c o m p l e t e n y queden
b i e n de relieve los que ya entonces
se expusieron.
Pretendemos, p o r t a n t o , i l u m i n a r
dos aspectos p r i n c i p a l e s : las normas
de validez u n i v e r s a l que, según el
pensamiento c r i s t i a n o , deben inform a r la o r d e n a c i ó n sindical, y los
altos criterios morales de una ref o r m a de trascendencia i n d u d a b l e .
PERSONA

HUMANA

Y SOCIEDAD
Es bien sabido
a la d i g n i d a d de la
es la base de t o d o
Iglesia sabe b i e n ,

que el respeto
persona humana
o r d e n social. La
p o r otra parte,

necesidades y las legítimas aspiraciones de los demás gruptos ( G . S.
26), persiguiendo sus propios intereses en ermonía con las exigencias
del b i e n c o m ú n y aportando a él su
c o n t r i b u c i ó n específica, en f o r m a de
bienes y servicios (P. T . 5-). Pero
es igualmente necesario subrayar
que «la persecución d e l b i e n com ú n constituye la razón de ser misma de los poderes públicos, los
cuales están obligados a actuarlo
reconociendo y respetando sus elementos esenciales y según los postulados de las respectivas situaciones históricas». ( P . T . 53).
EL

SINDICATO

A h o r a b i e n , u n o de los campos
en que p r i n c i p a l m e n t e han de ejerc i t a r los h o m b r e s el derecho de
asociación es el económico-social,
en e l que de un m o d o u o t r o aportan su trabajo.

De ahí que "entre los derechos
fundamentales de la persona humana debe contarse el derecho de los
obreros a fundar libremente asociaciones que representen
auténticamente al trabajador y puedan colaborar en la recta ordenación de
la vida económica, así como también el derecho de participar libremente en las actividades de esas

y colectivista». (Radiomensaje
N a v i d a d , 1952, n ú m e r o 20).

de

ASOCIACIONES SINDICALES
Y ORGANIZACIÓN
PROFESIONAL
Subraya, de o t r o lado, la d o c t r i n a
social de la Iglesia, la diferencia
que existe entre las asociaciones, ya
sean de obreros, de empresarios, de
técnicos o de empleados, y las organizaciones profesionales, cualesquiera que sea el n o m b r e con que
unas y otras se designen. N i se conf u n d e n , n i se e x c l u y e n , sino que se
c o m p l e m e n t a n . Las primeras, en
efecto, exigen «una organización
profesional en la que integrarse. La
organización p r o f e s i o n a l , a su vez,
no alcanza plenamente su o b j e t i v o ,
sino cuando se apoya en asociaciones l i b r e m e n t e c o n s t i t u i d a s , donde
las diferentes clases sociales se h a n
agrupado, siguiendo sus afinidades
y sus intereses propios». (Carta a
la Semana Social d e l Canadá, 25-

IX-1960.)
En este aspecto, "uno de los puntos fundamentales es el principio de
la libertad sindical" (Ibidem).
El
mismo documento
expone
claramente ciertos aspectos
fundamentales de esa libertad. "Con todn razón —dice— se contrapone a la

so de que el poder p ú b l i c o , p o r circunstancias excepcionales, se haya
visto o se vea o b l i g a d o a i n t e r v e n i r
más d i r e c t a m e n t e , e incluso r e s t r i n gir, por razones de bien c o m ú n , el
ejercicio de los derechos de los
ciudadanos.
La d o c t r i n a social de la Iglesia
contempla, i n c l u s o , la p o s i b i l i d a d de
que, por imperiosas exigencias d e l
m i s m o bien c o m ú n , en u n m o m e n to dado tenga q u e ser el p r o p i o
Estado q u i e n instaure d i r e c t a m e n te la e s t r u c t u r a s i n d i c a l en u n a nación. Pero advierte igualmente aquella d o c t r i n a que, en tales circunstancias, pide el derecho n a t u r a l
que las asociaciones sindicales sean
verdaderamente representativas
y
cumplan con entera independencia
su auténtica f u n c i ó n , d e n t r o de la
s u b o r d i n a c i ó n d e b i d a a los i n t e r e ses generales (cfr. q . a. 95).
LA REFORMA
EN NUESTRO PAÍS
T e n i e n d o b i e n en cuenta los p r i n cipios expuestos, y m i r a n d o al b i e n
c o m ú n de t o d o s , estima la Conferencia Episcopal que en el t r á n s i t o
de la situación actual a la f u t u r a
han de conjugarse la debida p r u dencia con la decisión.
Considera, además, que en la nue-

va o r d e n a c i ó n legislativa se han de
tener en cuenta los altos c r i t e r i o s
morales siguientes:

a) La estructura sindical, en su
conjunto, ha de gozar de autonomía, sin perjuicio de su necesaria
subordinación
al bien común, del
que el poder público es responsable supremo.
b) Tanto las asociaciones sindicales como la organización
profesional en que aquéllas se integran
y coordinan sean
verdaderamente
representativas en todos sus grados.
c) Recae sobre la autoridad el
deber de evitar que su intervención
sustituya innecesariamente
la libre
actividad ejercida a través de dichas asociaciones.
d) No permita que ninguna de
ellas —las de trabajadores,
técnicos
o empresarios— queden a merced
de las otras o en inferioridad
de
condiciones.
e) Para los casos de posibles
conflictos,
provéanse
los
medios
eficaces para solucionarlos de modo
justo, equitativo
y pacífico,
que
promuevan el diálogo
conciliatorio,
la negociación, el arbitraje, etc., y
aseguren toda le defensa de sus derechos legítimos.
f) Sólo cuando fallaren
todos
los medios "la huelga puede seguir
siendo medio necesario, aunque extremo, para ta defensa de 'os derechos y el logro de las aspiraciones
justas de los trabajadores"
(g. s.
68), bien entendido que se excluye
la huelga política y revolucionaria
PARTICIPACIÓN
EN T O D A L A V I D A
ECONÓMICO-SOCIAL
Recordemos
también,
porque
afecta d i r e c t a m e n t e a la vida sind i c a l , que la empresa constituye la
célula básica de t o d o el o r d e n económico-social, desde donde deben
arrancar las estructuras sindicales.
Lo cual exige que se las configure
como auténticas comunidades humanas, de suerte que se p r o m u e v a
la activa p a r t i c i p a c i ó n de todos en
la gestión de las empresas, según
f o r m a s a d e t e r m i n a r , t e n i e n d o en
cuenta las diferencias de funciones
y salvaguardando la necesaria u n i d a d de d i r e c c i ó n .
Pero n o basta p a r t i c i p a r en la
vida de la empresa. Porque muchas
veces las condiciones generales del
o r d e n económico-social, de las que
depende e l p o r v e n i r de los trabajadores y de sus h i j o s , se deciden en
niveles más altos. Foméntese, pues,
su p a r t i c i p a c i ó n a c t i v a , en p a r i d a d
de condiciones c o n cuantos intervienen en la v i d a económico-social,
en aquellos organismos superiores
donde se t o m a n las grandes decisiones político-económico-sociales, mediante una v e r d a d e r a representación.
CONCLUSIÓN
La Conferencia Episcopal Españ o l a , al recordar una vez más los
p r i n c i p i o s y aplicarlos a n u e s t r o
país, como ya lo h i z o la C o m i s i ó i
Permanente en su i n s t r u c c i ó n de
29 de j u n i o de 1966, quiere c o n t r i b u i r , desde la esfera de su p r o p i a
competencia, al b i e n c o m ú n de la
nación en cuanto éste se ordena al
f i n ú l t i m o del h o m b r e y de la sociedad m i s m a , de t a l manera que
todos los cristianos puedan responder cada vez m e j o r a las obligaciones temporales que se desprenden
de la fe que profesan.

CRISIS

HISTÓRICA

— por PEDRO JOSÉ ZABALA

Las épocas de crisis son épocas de c o n f u s i ó n . Son
cambios h i s t ó r i c o s p r o f u n d o s los que zarandean al
hombre y le producen perplejidad pues es d i f í c i l saber
a priori lo que se va a conservar y aquello que acabará por mudar. Es ya t ó p i c o que v i v i m o s una de estas
épocas c r í t i c a s . M a s , por r e p e t i d o , no deja de ser menos c i e r t o . Pero d i f í c i l m e n t e se encontrará en la historia pasada una c r i s i s de tal envergadura, en su profundidad, e x t e n s i ó n y duración.
Para quien e s t o escribe, dos son las causas principales de esta c r i s i s e n o r m e . De un lado, el fabuloso
avance en los d e s c u b r i m i e n t o s c i e n t í f i c o s , no sólo en
el d o m i n i o de la naturaleza y en el c o n t r o l de nuevas
f u e n t e s de energía, sino t a m b i é n en el t e r r e n o de la
organización y de la adopción de d e c i s i o n e s , lo que con
palabra sajona — p u e s es en esto donde radica la superioridad U S A — se denomina «management» o el medio por el cual todos los cambios sociales y en general humano? pueden ser r a c i o n a l m e n t e organizados y
extendidos al c o n j u n t o del cuerpo s o c i a l . Esto ha supuesto para el h o m b r e , para la humanidad entera un
aumento prodigioso de sus p o s i b i l i d a d e s y la perspect i v a cierta de que este a u m e n t o logrado es i n f i n i t e s i mal al lado del que se adivina en el h o r i z o n t e . Lo que
c o n f i e r e un carácter trágico a e s t e avance acelerado
es que tiene un carácter parcial y no está equilibrado
por un aumento simultáneo de las posibilidades morales y culturales del h o m b r e . Esto deja estos nuevos poderes a m e r c e d del egoísmo humano, capaz, si no halla
f r e n e , de empujarnos a un e x t e r m i n i o suicida de la
humanidad e incluso de todo rastro de vida de n u e s t r o
planeta.
La segunda causa t a m b i é n es e s t r e n e c e d o r a . La miseria, la incultura y el hambre son el c l i m a habitual
de los 2 / 3 del género humano. Esta coetaneidad de la
era atómica y del atraso c o n s t i t u y e el aspecto más explosivo del actual coctail h i s t ó r i c o . Porque los p o b r e s ,
los h a m b r i e n t o s , los analfabetos del mundo han tomado conciencia de que su miseria es no merecida en
palabras de Pablo V I . Ni Dios, ni la naturaleza los han
encadenado a ella. Son las e s t r u c t u r a s humanas sociopolíticas las responsables y estas e s t r u c t u r a s pueden
y deben ser m o d i f i c a d a s . M á s aún, el p r o g r e s o científ i c o m o d e r n o capacita para dar el salto del desarrollo
en un período h i s t ó r i c a m e n t e c o r t o , si se adoptasen
las decisiones necesarias; bastaría que las inversiones bélicas y de lujo se destinasen a e s t e f i n .

hay situaciones cuya i n j u s t i c i a clama al cielo. Cuando
poblaciones enteras, faltas de lo necesario, v i v e n en
una tal dependencia que los impide toda iniciativa y
r e s p o n s a b i l i d a d , lo m i s m o que toda posibilidad de promoción cultural y de p a r t i c i p a c i ó n en lo vida social y
p o l í t i c a , es grande la t e n t a c i ó n de rechazar c o n la
violencia tan graves injurias contra la dignidad humana». A n t e esta t e n t a c i ó n la Populorum Progressio señala la única causa l e g í t i m a de violencia j u s t i c i e r a : «el
caso de t i r a n í a e v i d e n t e y prolongada que atentase
g r a v e m e n t e a los derechos f u n d a m e n t a l e s de la persona y d a m n i f i c a s e p e l i g r o s a m e n t e el bien común del
país». El p e l i g r o estriba en la facilidad con que la propaganda p o l í t i c a presenta a un gobernante como tirano o como libertador según sea su signo oposicional o
g u b e r n a t i v o . Un autor m e d i e v a l , Epidio Romano describía o b j e t i v a m e n t e las c a r a c t e r í s t i c a s del t i r a n o : «la dest r u c c i ó n de las gentes m e j o r e s , la prohibición de las
asociaciones y de los g r e m i o s y la o p r e s i ó n , c o n la
ordenación de la república al bien propio». Fuera de
oste caso e x t r e m o , «la i n s u r r e c c i ó n revolucionaria» no
es a d m i s i b l e «pues engendra nuevas i n j u s t i c i a s , introduce nuevos d e s e q u i l i b r i o s y provoca nuevas ruinas.
No se puede cornbntir d e s e q u i l i b r i o s y provoca nuevas
ruinas. No se puede c o m b a t i r un mal real al p r e c i o de
un mal m a y o r » .
De ahí que supe-ar la c r i s i s exige un esfuerzo pac í f i c o pero constante y p r o g r e s i v o . Hay que abatir est r u c t u r a s , injustas y anacrónicas, hay que crearlas
nuevas que respondan a las necesidades acumuladas y
a las n a c i e n t e s Lo m a l o s o n las r e s i s t e n c i a s l a t e n t e s o
legales, el dique que los i n t e r e s e s creados oponen a
los cambios p r e c i s o s . Esto debe ser denunciado con
energía. «Igual dialéctica de v i o l e n c i a desarrollan quienes rechazan las t r a n s f o r m a c i o n e s p r o f u n d a m e n t e innovadoras necesarias y quienes desesperan de toda
s o l u c i ó n pacífica» ( 1 ) . Es la violencia de la o p r e s i ó n ,
la r e s i s t e n c i a de los p r i v i l e g i o s que quisieran parar la
historia y prolongar la c r i s i s i n d e f i n i d a m e n t e .
Pero esta t e n t a t i v a es inútil y de prolongarse acarrearía la h e c a t o m b e . Porque la v i o l e n c i a llama la violencia, y el i n m o v i l i s m o a la r e v o l u c i ó n . Y de e s t o , la
culpa recaería tanto en quienes la provocan c o m o en
quienes c o n nuestra inhibición lo c o n s e n t i m o s . El
h o m b r e llamado cobarde no es honrado al no afrontar
sus responsabilidades sociales. En palabras de Don
C a r l o s : «Está ya a la v i s t a un nuevo orden s o c i a l . A
nosotros c o r r e s p o n d e el i m p u l s a r l o e inspirarlo en
p r i n c i p i o s s o c i a l e s c r i s t i a n o s . Si falta nuestra presencia d e c i d i d a , la sociedad t o m a r á un r u m b o del que seremos r e s p o n s a b l e s . Responsabilidad que recaerá esp e c i a l m e n t e s o b r e q u i e n e s se inhiben escudados en la
honradez y en la prudencia (MONTEJURRA 5 8 ) .

La c r i s i s está ahí en sus d i m e n s i o n e s radicales.
Quienes las s u f r e n en su cama y en su angustia y en
las de sus h i j o s , t e n t a d o s por la d e s e s p e r a c i ó n pueden
acudir a la v i o l e n c i a . No sólo a la v i o l e n c i a de la rebelión sino a creer que la libertad y los derechos de
la persona no t i e n e n sentido hasta que logre instaurarse una s i t u a c i ó n de j u s t i c i a por las vías del desarrollo, que como ha dicho el Papa es el n o m b r e m o d e r n o
de la Paz. N o s o t r o s sabemos que esta posición es
falsa, pero podemos c o m p r e n d e r los m o t i v o s s i c o l ó g i cos y sociales que la provocan. C o m o decía M o u n i e r
«no nos a t r e v e m o s a juzgar a los h o m b r e s a los que el
s u f r i m i e n t o d e s c o n c i e r t a , a los que exaspera la hum i l l a c i ó n , n o s o t r o s los que gozamos del p r i v i l e g i o de
no e s t a r aplastados por la búsqueda de los medios
e l e m e n t a l e s de la existencia. Pero no v e m o s qué cosa
mejor p o d r í a m o s hacer err su favor que mantener y
madurar c o n ellos, gracias a n u e s t r o p r i v i l e g i o de lib e r t a d , esta v i s i ó n del m u n d o s o l a m e n t e m e d i a n t e la
cual, una vez superada su m i s e r i a , se c o n v e r t i r á n en
hombres».

Esta es la única respuesta capaz de abrir el f u t u r o
y s u p e r a r la c r i s i s . Sin m o n o p o l i o s , a b i e r t a a t o d o s los
h o m b r e s de buena v o l u n t a d , en la lucha común por la
j u s t i c i a y la l i b e r t a d .

Porque en esta crisis está c o m p r o m e t i d a la m i s m a
dignidad de la persona humana. A n t e e s t o , el Papa nos
avisa de la t e n t a c i ó n de la v i o l e n c i a : «Es c i e r t o que

1. Del Examen Colectivo de Conciencia de los Padres Provinciales Latlnoamerlcai.os de la Compañía de Jesús.

Este d e b e r de p r o m o c i o n a r el cambio, d e r r i b a n d o
los o b s t á c u l o s que lo f r e n a n , recae e s p e c i a l m e n t e en
el c r i s t i a n o . Porque ya s a b e m o s que «la persona se
salva o se p i e r d e según el s e n t i d o que da a su vida
en la h i s t o r i a común de la humanidad» (1) y el único
s e n t i d o digno que el c r i s t i a n o puede dar a su vida, en
la e d i f i c a c i ó n del orden t e m p o r a l , es hacer que éste
sea una morada decorosa para el h o m b r e , donde éste
pueda d e s a r r o l l a r su p e r s o n a l i d a d hasta alcanzar su
pleno p e r f e c c i o n a m i e n t o en su d e s t i n o e t e r n o .

Entrevista a Raimundo de Miguel

El 18 de Julio y el
futuro de nuestra Patria
" L a M o n a r q u í a es u n régimen eminentemente popular. N o se improvisa y exige calor de multitud. Creo q[ue sin este previo
ambiente fracasaría como sistema político."
Los j ó v e n e s , los que nacimos después de
n u e s t r a g u e r r a , t e n e m o s una v i s i ó n muy particular del 18 de J u l i o .
A nosotros no nos gusta hablar del pasado,
s i n o del p r e s e n t e y del f u t u r o . Pero el 18 de
J u l i o de 1936 ha i n f l u i d o e n o r m e m e n t e en la vida española. Yo q u i s i e r a o f r e c e r a la j u v e n t u d ,
a los que no t u v i e r o n arte ni parte en la epopeya, ni de un mando ni de o t r o , una v i s i ó n del 18
de J u l i o y una p r o y e c c i ó n de su e s p í r i t u cara al
f u t u r o . Con e s t e f i n m e he d i r i g i d o a diversas
personalidades enraizadas i d e o l ó g i c a m e n t e con
las fuerzas que lo h i c i e r o n p o s i b l e : Falange, Carl i s m o y Ejército.
La p r i m e r a p e r s o n a que ha t e n i d o la amabilidad de c o n t e s t a r a mis preguntas es el pres i d e n t e del C o n s e j o Nacional de la C o m u n i ó n
T r a d i c i o n a l i s t a . Bien es verdad que la C o m u n i ó n
Tradicionalista se encuentra d e n t r o del M o v i m i e n t o y t i e n e — e n el decir del Juzgado de Orden p ú b l i c o — una l e g i t i m i d a d de o r i g e n .
Raimundo de M i g u e l tiene algo más de cincuenta años. A b o g a d o del Estado, ha publicado
n u m e r o s o s t r a b a j o s y es una de las m e n t e s más
claras y dadas al d i á l o g o que conozco.
A m i s p r e g u n t a s , contesta a s í :
—¿Se ha o p e r a d o , a su j u i c i o , algún cambio
de d i r e c c i ó n , t r a s e s t o s t r e i n t a y dos años, en
las ideologías y fuerzas que h i c i e r o n el 18 de
Julio?
— Y o t e n g o una i n t e r p r e t a c i ó n especial sobre el 18 de j u l i o .
Lo más c a r a c t e r í s t i c o del A l z a m i e n t o fue la
e x p l o s i ó n de a u t e n t i c i d a d social del pueblo español, en gran p a r t e i n c o n s c i e n t e , contra la art i f i c í o s í d a d y el s e c t a r i s m o de un r é g i m e n pol í t i c o a c o n t r a p e l o de sus más p r o f u n d o s sentimientos.
Fue Balmes q u i e n ya indicó que el Gobierno
debe ser e x p r e s i ó n de la i n t i m i d a d de la sociedad de un p a í s . En cuanto se p r o d u c e un divorcio e n t r e a m b o s , la cosa salta.
C i e r t o es que hubo d e s p e r t a d o r e s de esa
conciencia s o c i a l y que el C a r l i s m o conservando en su d o c t r i n a y en su c o n d u c t a lo m á s puro
y s i n c e r o del p e n s a m i e n t o y de la manera de
ser política e s p a ñ o l a , f u e uno de sus p r i n c i p a l e s
i m p u l s o r e s , aunque no el único. El Ejército const i t u y e la reserva ú l t i m a de las v i r t u d e s patrias y
la Falange s u p o v e s t i r y arrastrar con f ó r m u l a s
nuevas, la c o n s t a n t e inquietud de m u c h a s gent e s que amaban a España, p r e c i s a m e n t e porque
no les gustaba c o m o e r a , en f r a s e f e l i z de José
A n t o n i o Primo de Rivera.
Esta d e s p i e r t a

reactividad social para

repe-

ler lo que le es ajeno, no se ha alterado y se
c o n t r a s t a en cuanto se rasca la s u p e r f i c i e . El
Ejército como i n s t i t u c i ó n es p e r m a n e n t e y los
v i e j o s compañeros de armas de la Falange responden como antes. Del C a r l i s m o , que es lo
m í o , ¿qué quiere u s t e d que le diga...?
En el Q u i n t i l l o de este año, el general gobernador m i l i t a r , nos dijo al t e r m i n a r el a c t o : «Veo
que cuando todos c a m b i a n , ustedes siguen firmes en su s i t i o , c o m o las rocas».
A h o r a bien, es p r e c i s o aclarar que c o m o no
puede negarse un c i e r t o i n m o v i l i s m o e s t r u c t u r a l ,
p o s t e r i o r al 18 de j u l i o (que los carlistas h e m o s
v e n i d o denunciando i n i n t e r r u m p i d a m e n t e )
que
dicha fecha no t i e n e s i g n i f i c a d o e s t á t i c o , sino
de punto de arranque y de e s t í m u l o . Presume la
cancelación de un pasado para marchar m á s lib r e , nunca p r e t e n d e r clavar el reloj del t i e m p o .
En e s t e s e n t i d o , creo que se han p r o d u c i d o algunos rozamientos que han retardado un proceso que debió ser más acelerado.
Pero el impulso que es lo i m p o r t a n t e y la pot e n c i a superadora de situaciones e s t a c i o n a l e s ,
queda v i v o . Yo t e n g o seguridad absoluta, que en
c u a l q u i e r situación que pueda o f r e c e r s e a España por muy c o m p r o m e t i d a que sea, no sólo sabrá
i m p e d i r un retroceso a algo liquidado d e f i n i t i v a m e n t e (en lo que algunos más o menos confesad a m e n t e esperan) s i n o que superará las resist e n c i a s actuales.
— S u p u e s t o — q u i e r a Dios que n o — un mismo estado de cosas que el a n t e r i o r a 1936, volv e r í a n a estar en el m i s m o lado Falange, Carl i s m o y Ejército?
— Y o creo que queda s u f i c i e n t e m e n t e cont e s t a d a en la a n t e r i o r . Pero debo aclarar, por lo
que a los carlistas se r e f i e r e , que nadie e s p e r e
que vuelva a r e p e t i r s e una a p o r t a c i ó n , t a n incondicionada p o l í t i c a m e n t e c o m o la a n t e r i o r .
Después de la e x p e r i e n c i a s u f r i d a no es honest o v o l v e r n o s a p r o p o n e r el papel de apagafuegos.
— S u p o n i e n d o su adhesión a la Ley Orgánica
del Estado ¿cómo v e el t r a n c e de la sucesión?
¿De qué f o r m a ve m á s sosegado y a u t é n t i c o dic h o trance? ¿Cómo i n t e r p r e t a « M o n a r q u í a Tradic i o n a l , Católica, Social y Representativa» o, en
s u c a s o , la c o r r e s p o n d i e n t e «Regencia»?
— L a M o n a r q u í a T r a d i c i o n a l , C a t ó l i c a , Social
y Representativa, no t i e n e otra i n t e r p r e t a c i ó n
q u e la h i s t ó r i c a . Sí u s t e d hubiera hecho esa preg u n t a hace t r e i n t a años, le hubieran c o n t e s t a d o
u n á n i m e m e n t e t i r i o s y t r o y a n o s , que era la Carl i s t a . La liberal y p a r l a m e n t a r i a , la o t r a . Pues las
c o s a s no han c a m b i a d o . No basta d e s n u c l e a r int e r e s a d a m e n t e un c o n c e p t o para quedarse c o n

la sonoridad de las palabras. N u e s t r o t i e m p o e s
muy e x i g e n t e en materia de a u t e n t i c i d a d .
La M o n a r q u í a es un r é g i m e n e m i n e n t e m e n t e
popular. No se i m p r o v i s a y exige calor de m u l t i t u d . C r e o que sin este previo a m b i e n t e fracasaría c o m o s i s t e m a p o l í t i c o ; y hoy, por muchas
concausas, carecemos de este basamento previo. I n t e n t a r una instauración monárquica así, es
un salto en el v a c í o , que q u e m a r í a i n ú t i l m e n t e ,
la i n d i s c u t i b l e solución ó p t i m a , que la i n s t i t u ción c o m p o r t a .
Los C a r l i s t a s , ni siquiera en el e n t u s i a s m o
de la Cruzada pensamos en la i m p o s i c i ó n de un
rey, sin ese a s e n t i m i e n t o s o c i a l . Lo recordaba
muy r e c i e n t e m e n t e don M a n u e l J . Fal Conde desde «La A c t u a l i d a d Española»: «Reyes de s o r p r e sa, no. Reyes i m p u e s t o s , t a m p o c o . Reyes designados a dedo, j a m á s » .
«Pueblo», ha denunciado hace unos d í a s , exp l í c i t a s añoranzas de Sagunto. A f o r t u n a d a m e n t e
son m u y otros los t i e m p o s y las personas. Pero lo que no me explico es cómo puede haber
m o n á r q u i c o s que puedan quedar s a t i s f e c h o s c o n
soluciones parecidas. Si el pueblo no acepta esp o n t á n e a m e n t e la m o n a r q u í a , lo más s i n c e r o y
lo más p o l í t i c o , es esperar a convencerle de su
verdad.
Por e s o , un r é g i m e n i n t e r m e d i o de r e g e n c i a ,
que prepare el camino a la M o n a r q u í a y c o n
igualdad de o p o r t u n i d a d e s , para una a c e p t a c i ó n
c o n s c i e n t e , ausculte el v e r d a d e r o s e n t i m i e n t o
del pueblo e s p a ñ o l , me parece lo más p r u d e n t e
para un f u t u r o i n m e d i a t o .
— A su j u i c i o ¿existen personas de e s t i r p e regia capaces de hacer viable la M o n a r q u í a Tradicional?
— I n d i s c u t i b l e m e n t e , s í . M I c o n o c i m i e n t o personal de don Javier de Borbón Parma, me da este convencimiento.
A q u í hay que a d v e r t i r sobre la c o n f u s i ó n cor r i e n t e e n t r e la a d j e t i v i d a d f o r m a l o m o d o de des i g n a c i ó n del sucesor, que señala la Ley Orgánica y la l e g i t i m i d a d i n t e r n a que esa designación presume.
La l e g i t i m i d a d del M o v i m i e n t o de que t a n t o
se habla no t i e n e o t r o s e n t i d o sino como la de
una línea recta definida por dos p u n t o s : La p a r t i cipación en el A l z a m i e n t o y la explícita aprobación del « r e f e r e n d u m » , que hizo p o s i b l e aquella
Ley Orgánica.
Esta c o n c u r r e n c i a , en mí o p i n i ó n y en los hec h o s , s ó l o se da en una sola persona de e s t i r p e
regia.
— M u c h a s gracias por su valiosa a p o r t a c i ó n .
PABLO NARANJO

Cursillo
para la
formación

de la juventud

D u r a n t e los días 1. 2 y 3 del pasado mes de j u l i o y organizado por
la Secretaría General de la C o m u n i ó n T r a d i c i o n a l i s t a , se celebró en
H u a r t e - P a m p l o n a el P r i m e r C u r s i l l o
para la F o r m a c i ó n de la J u v e n t u d
Carlista. A s i s t i e r o n al m i s m o , en
régimen de i n t e r n a d o , más de 40
jóvenes. E l t o t a l de los asistentes,
integrado por estudiantes y t r a b a jadores, fue d i v i d i d o en cinco g r u pos de trabajo independientes.

sillistas sobre la f u t u r a Ley Sindical
y el acceso de los trabajadores a la
c u l t u r a y el poder.

Cada u n o de los tres días estuvo

E l día 2, p o r la mañana, don M i guel de San C r i s t ó b a l , Jefe R e g i o nal de N a v a r r a , presentó en breves
palabras la Organización de la C o m u n i ó n T r a d i c i o n a l i s t a . Por la tarde d o n Javier M a r í a Pascual disertó sobre la independencia de ia

íntegramente d e d i c a d o al estudio de
u n t e m a concreto. L a p r i m e r a
nada estuvo

jor-

destinada al plantea-

m i e n t o de los problemas socio-económicos más acuciantes en la act u a l i d a d . Por la m a ñ a n a , d o n
riano

Z u f í a , concejal del

Ma-

Ayunta-

m i e n t o de P a m p l o n a , expuso la p r i -

E n t r e ambas lecciones, los d i f e rentes grupos de trabajo estudiaron
u n tema de a c t u a l i d a d s o c i o - p o l í t ca. A c o n t i n u a c i ó n , los representantes de cada u n o de los grupos exp u s i e r o n , ante el resto de los c u r s i llistas, las conclusiones a que h a bían llegado en la discusión de! t e ma en cuestión.
:

Prensa. P o r ú l t i m o , como c o n c l u sión de esta segunda j o r n a d a de estudio, don Auxilio Goñi, procurador
en Cortes, subió al estrado para
dar una v i s i ó n d e la p r o b l e m á t i c a
política actual española.
E l día 3 estuvo íntegramente d e dicado al estudio de la A c c i ó n P o lítica, tema cuya exposición estuvo
a cargo de d o n José M a r í a de Z a vala. M e d i a d a la tarde, el señor
C e r r i l l o explicó a los asistentes al
cursillo las actividades y o r g a n i z a ción de los m o v i m i e n t o s obreros.
A ú l t i m a h o r a , sobre las nueve
de la t a r d e , e l interés d e l c u r s i l l o
llegó a su más a l t o n i v e l al hacer
su a p a r i c i ó n en H u a r t e S. A . R. D o n
Carlos de B o r b ó n - P a r m a . E l P r í n c i -

carlista
pe ocupó la presidencia de la mesa
y , a c o n t i n u a c i ó n , los representantes d e los cinco grupos de trabajo
expusieron las conclusiones d e l est u d i o d e l ú l t i m o tema. U n a vez f i nalizadas las intervenciones, D o n
Carlos p r o n u n c i ó la ú l t i m a lección
d e l c u r s i l l o . E l tema de su charla
se c e n t r ó en t o r n o a la crisis por
la que atraviesan, sin visos de sol u c i ó n , los grandes sistemas p o l í t i co-económicos mundiales. Estudió
la carencia de l i b e r t a d y d e m o c r a cia en los países occidentales y abogó por u n a tercera s o l u c i ó n ; s o l u c i ó n que — s e g ú n sus p a l a b r a s — el
C a r l i s m o está en s i t u a c i ó n de dar.
S u lección f u e m u y aplaudida, pasando poco después a l c o m e d o r ,
d o n d e cenó c o n los cursillistas y
d e p a r t i ó c o n t o d o s y cada uno de
ellos, c a m b i a n d o impresiones.

mera lección correspondiente al t e ma de la R e f o r m a de la Empresa.
A l f i n a l de su disertación se e n t a bló

en el

que

i n t e r v i n i e r o n gran n ú m e r o de

un

largo

coloquio

cur-

sillistas y los señores Z u f í a , A s t r a i n ,
C e r r i l l o y Zavala, este ú l t i m o
cretario

General

de

la

Se-

Comunión

Tradicionalista.
P o r la tarde, d o n Á n g e l Z u b i a u r ,
p r o c u r a d o r en C o r t e s de representación f a m i l i a r , explicó la
lección

de

Oratoria

y

primera

Dialéctica,

tras la c u a l o c h o alumnos d e l c u r sillo s u b i e r o n a la t r i b u n a para exponer diversos

temas. M á s

A la u n a y m e d i a de la m a d r u g a da, el P r í n c i p e salió para P a m p l o n a .
Poco después, los cursillistas f u e r o n
abandonando H u a r t e r e i n t e g r á n d o se a sus lugares de procedencia.

tarde,

don M a n u e l Escudero, también p r o c u r a d o r en Cortes, h a b l ó a los c u r -

C o m o notas i m p o r t a n t e s debemos
resaltar el interés p o l í t i c o de los
temas, la capacidad de los p r o f e s o res y e l intenso t r e n de t r a b a j o que
los cursillistas v i v i e r o n . La c o n c l u s i ó n es clara. Sólo a s í : en u n a e n trega hacia la j u v e n t u d y con p l a n teamientos actuales, cabe extender
la r e v o l u c i ó n . Estos c u r s i l l o s no
eran sólo necesarios, son i m p r e s c i n dibles.

Francisco Javier AZANZ-A-

Por eso, cuando un castellano parlante se refiere a su idioma llamánaolo
«el español», las otras regiones se s i e n t e n heridas, como si se les acusase de que el catalán o el gallego, o el idioma de Vasconia no son españoles.
La experiencia nos enseña que nación como Suiza, en la que no s ó l o
se encuentran más de t r e s i d i o m a s , sino la f u s i ó n de más de dos razas,
es la más pacífica del mundo. Y qué d i r e m o s de A l e m a n i a , que c o n s t i t u y ó un Estado Federal, o de los E.E. U.U. de A m é r i c a . Estas naciones,
además de ser las más ricas y f u e r t e s del mundo, porque se g o b i e r n e n
por Estados, no se privan de, cuando se trata de la defensa de A l e m a n i a
o de los E.E. U.U., unirse en una M i s i ó n C o m ú n de Patria, dando a la
Historia e j e m p l o s no muy c o r r i e n t e s de Empresa Nacional. Lo m i s m o pod r í a m o s decir del Reino Unido de la Gran Bretaña. Y quien sabe s i , de
haberse adelantado un poco más la C o m m o n w e a l t h , los norteamericanos
obedecerían hoy a Isabel I I , c o m o sus v e c i n o s los canadienses. Sólo así
se pudo m a n t e n e r el I m p e r i o , con Estados con autonomía económica y
unidos por una Corona.
M u y o t r o sería el problema de Bélgica si hubiera dado a sus regiones
otra e s t r u c t u r a p o l í t i c a .
Yo s o y c a s t e l l a n o , y, sin e m b a r g o , pienso que no todo ha de estar
supeditado al C e n t r o ; porque las regiones de la p e r i f e r i a nos aportan elem e n t o s que son de valor para la grandeza de España. No queremos ser
f r a n c e s e s y copiar del u n i f o r m i s m o anticuado de aquellos galos. C r e e m o s
que Francia y Bélgica podían haber copiado la paz y grandeza de sus lim í t r o f e s , Suiza y A l e m a n i a ; o tal vez de la nación norteamericana.
Nosotros c r e e m o s que sólo se conseguirá la unidad europea con la
Europa de las p a t r i a s . Lo m i s m o que sólo se conseguirá la Unidad Ibérica
con la Iberia de las r e g i o n e s . C o m o se consiguió la d r los Estados Unidos de N o r t e a m é r i c a , y como se podía haber conseguido la de los Estados
Unidos de Iberoamérica. Lo demás es Separatismo o C e n t r a l i s m o absorbente.
No se puede v e s t i r con el m i s m o traje a los d i s t i n t o s hermanos de
una f a m i l i a . Y eso quiso hacer la M o n a r q u í a e s t i l o Franclc.
¡Descentralizar, descentralizar! He aquí nuestra t a r e a .
El i m p e r i o español lo p e r d i m o s sin Fueros y la grandeza de España
El Separatismo del siglo XX nació de un gobierno c e n t r a l i s t a .
¿Es que v a m o s a c o m e t e r la insensatez de empequeñecer a España,
reduciéndola a Castilla?
Los que d e f i e n d e n la M o n a r q u í a de Don A l f o n s o no quieren caer del
b u r r o , y... ¡ M i r a que el burro es grande!
Los c a r l i s t a s c r e e m o s que la España Federal es la solución. El período más grande de su historia coincidió con la e x i s t e n c i a de los Fueros.
Y el del mayor desastre con el del C e n t r a l i s m o . Por eso queremos Fueros, porque q u e r e m o s que España sea Grande.
«No hay que c o n f u n d i r unidad con u n i f o r m i s m o , cuando son cosas d i f e r e n t e s que a menudo resultan antagónicas. En la Monarquía Tradicionalista s i e m p r e se supo d i s t i n g u i r , pero en la Monarquía del partido Liberal

Problemas

latentes

El gallego, el catalán, el vasco y el castellano
España es una confederación de regiones formadas por la Naturaleza
y p o r la H i s t o r i a , unidas por la Religión y gobernadas por una M o n a r q u í a .
«Beso tu t i e r r a , España
t u c i e l o , tu luz, tu s o l ,
b e s o bandera y aire
c o n t o d o mi corazón...»
«Cuando en A m é r i c a oigo una gaita gallega o escucho la j o t a , v e o
un partido de pelota o c o n t e m p l o una sardana, España se me llega a los
h u e s o s . Y es que e s t o es tan diverso y tan ibero, que d i g o ; ¡Qué hermosa
e r e s , España! Eres bella y atractiva porque no eres monótona e incolora,
s i n o diversa y p o l i c r o m a d a » .
Los carlistas no descansaremos hasta que cada r e g i ó n de España reciba los Fueros q u e atropelladamente le u s u r p a r o n .
Los c a r l i s t a s , t r a d i c i o n a l i s t a s , o r e q u e t é s luchamos desde hace más
de un siglo por la M o n a r q u í a Federal. Y, sin duda, pensamos seguir haciéndolo.
M i e n t r a s que cada región de España, mientras que cada español t e n ga que renunciar a expresar l i b r e m e n t e la lengua de su patria chica, las
t r a d i c i o n e s en que le amamantó la cuna, nosotros e s t a r e m o s en pie.
Es ridículo y absurdo a f i r m a r que la defensa del vascuence o del
g a l l e g o , del catalán o del castellano f a v o r e c e n el S e p a r a t i s m o . Yo preg u n t o : ¿No fue d u r a n t e la M o n a r q u í a de Isabel y Fernando, de Carlos v
de Felipe cuando España fue más grande? ¿No lo f u e t a m b i é n cuando
I g n a c i o escribía en vascuence sus Ejercicios v sus poesías Teresa en
c a s t e l l a n o cuando España se e x t e n d i ó por el Globo, unida en una e m p r e s a
u n i v e r s a l , y no s e le p u s o el sol? Pues b i e n , esa época era f o r a l . Sin emb a r g o , cuando la M o n a r q u í a C e n t r a l i s t a de M a d r i d i m p u s o su u n i f o r m e a
las regiones, s u p r i m i é n d o l e s sus Fueros, f u e p r e c i s a m e n t e cuando vino
la ruina de la Patria. Cuando aparecieron los s e p a r a t i s m o s del pasado
s i g l o y de éste no era, p r e c i s a m e n t e , España ninguna Federación.
C r e e m o s que para llegar del uno al o c h o hay que pasar por el c i n c o ;
y no se puede f o r m a r a España saltándose a sus r e g i o n e s .
La doctrina de Juan XXIII ha v e n i d o a apoyar nuestra t e s i s de s i g l o s .
Y hoy la Iglesia, p r e c i s a m e n t e , defiende la diversidad de la Iglesia c o m o
e s l a b ó n al E c u m e n i s m o .
Pero es m á s , los Fueros son la s a l v a c i ó n y la grandeza de España,
f r e n t e a los d o s e x t r e m o s : C e n t r a l i s m o y Separatismo. Son el P a t r i o t i s m o .

prevaleció el parecer de quienes entendían que la unidad c o n s i s t e en el
u n i f o r m i s m o , y que é s t e refuerza las i n s t i t u c i o n e s . Lo cual supone una
l a m e n t a b l e e q u i v o c a c i ó n , porque la unidad es cosa natural y t i e n e f u e r z a
de suyo, m i e n t r a s la u n i f o r m i d a d , por a r t i f i c i o s a e i m p u e s t a , es de suyo
frágil».
Hasta que cada uno pueda aprender a e s c r i b i r el idioma de su t i e r r a
no c e j a r e m o s . Y no sólo d e s e a m o s Fueros para C a s t i l l a , León, Navarra y
para A r a g ó n , sino para A s t u r i a s , Galicia, M a l l o r c a , Valencia, C a n a r i a s . . .
Los p r o b l e m a s d e l S u r e s t e , Extremadura, Levante y A n d a l u c í a no se han
r e s u e l t o antes c o n un c e n t r a l i s m o . Y por c i e r t o que no sólo se recibe sino
que se da. Y cada región es rica para dar, y no poco.
C i e r t o que habiendo c u a t r o idiomas en nuestra Patria, y siendo el
castellano el que se e x t e n d i ó y hablan más naciones, sea el I n s t r u m e n t o
de e n t e n d i m i e n t o e n t r e los e s p a ñ o l e s ; pero de eso a querer abolir una
riqueza c u l t u r a l , va un a b i s m o . En el d e s c u b r i m i e n t o de A m é r i c a e s t o no
f u e un i m p e d i m e n t o para la expansión de la Patria, sino una U n i ó n en lo
U n i v e r s a l . Los n o m b r e s de la historia de A m é r i c a son bien e l o c u e n t e s :
M a d r i d , Santiago, Barcelona.
Por ello el Rey del Pueblo Carlista, don Jaime III, no se f i j ó al e l e g i r
n ú m e r o en s i habían habido J a i m e s en Castilla, sino en que hubo dos en
Aragón.
Es c u r i o s o q u e las provincias más c a r l i s t a s sean las de mayor n i v e l
de vida y las m á s progresivas y cultas, c o m o : Cataluña y las p r o v i n c i a s
Vasconavarras, M a l l o r c a , Valencia, A s t u r i a s y la M o n t a ñ a , Canarias, Val l a d o l i d , Toledo y Sevilla...
La Gran I b e r i a , sueño dorado de los c a r l i s t a s , no se va a realizar a
base del C e n t r a l i s m o . Porque la Unidad se hace a base de igualdad. Lo
demás no es s í n t e s i s , sino a b s o r c i ó n .
Y nuestras relaciones c o n Portugal t i e n e n que ser así. El bloque Ibér i c o , v e i n t i t r é s naciones de la Vieja Hesperia que heredaron la c u l t u r a
de Iberia, v e i n t i u n a de España y dos de Portugal, será más unido c u a n d o
más se r e s p e t e . Y podemos f o r m a r un alma en el p r e s e n t e , ya que no sup i m o s m a n t e n e r una C o m m o n w e a l t h en el pasado.
Porque, h e r m a n o s , no hay belleza sino en la v a r i e d a d , ni unidad s i n
d i v e r s i d a d ; igual que no hay m u s i c a l i d a d sin do, ni m i , ni f a . . .
IBERICUS

Carta abierta
sobre la juventud
Escribe:

Raimundo

de

Miguel

Un muy q u e r i d o amigo n u e s t r o , carlista a m a c h a m a r t i l l o si lo^
hay, me escribía hace unos días expresándome sus t e m o r e s — s i n c e r a m e n t e s e n t i d o s — sobre ciertas desviaciones que creía observar en algunos grupos jóvenes del C a r l i s m o .
Muy ocupado en estos días, no tenía o t r o p r o p ó s i t o al contestarle que d e c i r l e dos o t r e s f r a s e s sobre el t e m a .
Pero es t a n candente y me t i e n e tan preocupado su exacto plant e a m i e n t o que en realidad la carta me salió muy larga. A l repasarla
me encontré con que no había perdido el t i e m p o , porque podía
s e r v i r m e — c o r t a n d o el p r i n c i p i o y el f i n — para un a r t í c u l o para
MONTEJURRA, con cuya redacción estaba en deuda.
Esto es lo que yo le d e c í a :
«Pero a mí no me inquietan demasiado esos temores tuyos;
creo que es más un simple proceso de contagio ambiental, puramente verbal y carente de toda heterodoxia doctrinal en el fondo.
El alarmarse excesivamente y tratar de atajarlo directamente, me
parece contraproducente y lo mejor es dejar que las cosas se
decanten. La juventud y la vejez son dos males —como dice Juan
Duran— con la ventaja para la primera, que se cura con el tiempo.
En un proceso de desequilibrio que ha afectado a todas las instituciones sociales, sin excluir la familia y la Iglesia, no podemos
pretender que el Carlismo quede inmune de cierta desorientación.
Pero la cosa no puede ser grave, en quienes con vientos nada
favorables, empiezan por ponerse la boina roja y a contrapelo, mantienen unas lealtades y una solidaridad histórica de significado inequívoco. Cualquier camino sería más fácil y más despersonalizado
para la juventud de hoy, que éste. Cuando la mayoría de ella se
deja llevar por el resbaladero de la democracia, del progresismo,
del socialismo o del anarquismo social. ¡No es hermoso ver un
grupo que proclame como lema de su actuación política el Dios,
Patria, Fueros, Rey!
Creo que hay mucho de escándalo farisaico y malintencionado
con eso (atizado con concomitancias que algún día saldrán a flote)
desde publicaciones periódicas o desde panfletos anónimos. Y ello
ha contribuido a polizar más las cosas. Los agredidos, al defenderse
del ataque injusto, se han situado por repelencia, más al otro extremo.
Yo que me considero muy buen amigo de ellos —como tú también lo eres y lo proclamas— no les encuentro nada censurable de
fondo. De forma sí; hay una impremeditación en el empleo de ciertas palabras (que quizá suponga poca claridad en el concepto que
encierran, por falta de estudio hacia atrás de nuestros pensadores
clásicos, siempre indispensables) pero que en cuanto se entra en
diálogo comprensivo se desvanece satisfactoriamente.
Se les censura de desviación en materia social. Pero hay un
hecho cierto: donde el MOT tiene influencia, las Comisiones obreras no existen. Y doctrinalmente el Carlismo adopta la posición social de la Iglesia, que en muchos de sus intérpretes más autorizados, es extrema. ¿Puede acusarse con buena fe a nadie, sólo porque se sitúe en un punto avanzado, mientras no se salga de ella?
¿Quién se atreve a condenar lo que el Magisterio autoriza?
Una de las confusiones está en que a eso lo llaman ser de izquierdas, olvidando la carga peyorativa que la palabra encierra. A
un chico de la AET, hablando de estas cosas le decía: ¿Entonces
Pablo VI es de izquierdas? No, de ninguna manera. Pues ya ves como se puede escribir la «Populorum Progressio» y no ser de izquierdas. El planteamiento es tan simplista, que no puede alarmar
seriamente.
Por otra parte si se llegara a caer en algún extremismo en esta
materia, más vale que quede en nuestras manos, que no dejar
todo el poder de seducción en las ajenas. Después de lo dicho en
la citada Encíclica, es difícil pecar de extremoso. Huelga decir que
yo participo con entusiasmo de su contenido. Sólo su aplicación
práctica es cuestión de prudencia política, dejada al criterio y
responsabilidad de los cristianos. Podrán considerarse o no, como
adecuadas al fin propuesto ciertas fórmulas de solución (probable-

mente las más atrayentes serán las menos eficaces); pero nunca
podrá tildarse de marxista a quien las sustenta. La discusión es
técnica, no doctrinal. Y aquella es libre.
En muchos esta preocupación por las posibles desviaciones de
la juventud es sana. Pero para otros lo que de verdad molesta es
el anticonformismo de estos jóvenes, con un sistema que ha vilipendiado al Carlismo y que aún pretenden seguir halagando con mansedumbre servil. Aquí también se descubre la insinceridad de la
acusación. Pero el tiempo está descubriendo ya la verdad de muchas conductas y para mí no será sorpresa ninguna cuando queden
al desnudo total.
¡Y qué casualidad! No conozco a ninguno de estos jóvenes que
no sea un admirador ferviente de Don Manuel Fal Conde, «el integrista», el Cruzado, el paradigma del Carlismo. ¡Qué pocas reservas me ofrecen quienes saben comprenderle!
Según las diversas circunstancias, el Carlismo ha tenido que
cargar el acento en alguna de sus actitudes. Hoy la principal — y por
los momentos decisivos en que estamos, yo me atrevería a decir
que única— es la de la lealtad a la Dinastía y a la organización.
Pues por sus frutos los conoceréis. Quienes más se rasgan las
vestiduras y más se tapan los oídos, más van debilitando aquella
fidelidad básica. Mientras que el fervor dinástico, viene a ser como
la nota distintiva de la juventud carlista actual. Con la Dinastía se
asegura todo; sin ella, todo se pierde: ¿Dónde está la autenticidad?
Así pues por paradoja viene a resultar que estos tan temidos e
impetuosos jóvenes, son los verdaderos integristas. Como dicen
muy bien Gambra, Segura, D'Ors, integrista no es quien se aferra
al pasado, cerrando los ojos al presente y haciendo imposible la
tradición, sino quien sabe mantener de manera «íntegra» sus convicciones.
Y yo no he encontrado todavía a un estudiante de la AET o un
obrero del MOT, que no se manifieste rabiosamente «íntegro», intransigente, con la totalidad del Carlismo.
Pero sí m e ha decepcionado mucho pseudointegrista, bienquisto
en diluir sus convicciones en un «statu quo» conformista, sin mayores inquietudes políticas que las establecidas por las leyes vigentes y dispuestos a hacerle ofrenda d e sus lealtades, en aras a
una supuesta accidentalidad de personas frente a la permanencia
de los principios. Principios que no sé dónde los ven establecidos
y accidentalidad que jamás he encontrado en la doctrina que dicen
defender.
No hace aún muchos días, tuve que oir la siguiente reflexión:
«Al fin y al cabo hemos conseguido mucho; tú y yo, podemos estar
aquí cómodamente instalados hablando tranquilamente, sin el sobresalto de que puedan venir a sacarnos para "un paseo"». Y mantiene: «esto, ya es bastante».
La confusión entre el conservadurismo y el integrismo es evidente.
Bajo otro aspecto, m e da tanto miedo el caer en la arterieesclerosis política, que consiste en definitiva en el pecado de soberbia,
de pontificación y aislamiento, que me encuentro siempre muy dispuesto a abrir las ventanas de mi pensamiento, para que le entren
aires de renovación y juventud.
Queden pues disipados tus sanos temores, aún cuando comparto contigo la necesidad de una autodisciplina intelectual, que radie
del Carlismo el empleo inconsiderado de términos equívocos, sin
temor al qué dirán. Aunque el mal no es grave, siquiera para dejar
el horizonte despejado, el remedio parece urgente».
Esta carta, en p r i n c i p i o privada, se ha c o n v e r t i d o en p ú b l i c a y
q u i e r o d i r i g i r l a a t o d o s los que después de leída, s i e n t a n i n q u i e t u d
s o b r e el t e m a . Es pues una carta a b i e r t a .
Y s i n afán p o l é m i c o , sólo para e s c l a r e c e r el t e m a , de lo que
s ó l o pueden resultar b i e n e s ; por esa l i b e r t a d de o p i n i ó n tan f e c u n da en el C a r l i s m o , me g u s t a r í a que alguien la diese por recibida y
no se guardase su j u i c i o .
El diálogo cuando es c o r d i a l , es c o n s t r u c t i v o .


Related documents


montejurra num 39 40 julio agosto 1968 1
montejurra num 48 septiembre octubre 1969
montejurra num 26 mayo 1967 1
montejurra num 45 marzo 1969
montejurra num 52 mayo junio 1970
montejurra num 42 octubre 1968

Link to this page


Permanent link

Use the permanent link to the download page to share your document on Facebook, Twitter, LinkedIn, or directly with a contact by e-Mail, Messenger, Whatsapp, Line..

Short link

Use the short link to share your document on Twitter or by text message (SMS)

HTML Code

Copy the following HTML code to share your document on a Website or Blog

QR Code

QR Code link to PDF file MonteJurra - Num 39-40 Julio-Agosto 1968 (1).pdf