MonteJurra Num 41 Septiembre 1968.pdf


Preview of PDF document montejurra-num-41-septiembre-1968.pdf

Page 1 2 34536

Text preview


r

ESCUCHAR AL PUEBLO
En los dos últimos años, dos provincias vascongadas han sufrido
estado de excepción. La crisis e s indudable y, sus protagonistas directos,
dicen que muy fuerte. Un problema que antes afectaba a la cuarta parte
de la Península, hoy es comentado en boca de todos los españoles.

SUMARIO
Editorial
Opinan los

No obstante la obligada escasez de información, en el pasado verano han salido a luz pública algunas noticias sobre detenciones, atentados
y escándalos con implicaciones clericales. A pesar del complemento terrorista que esta crisis arrastra en el Norte de España, hay que entrever
su fondo positivo: la reivindicación de unos derechos naturales. Y los derechos no se consiguen cuando se usa del terror y la opresión.

lectores

Descentralización, tarea urgente y necesaria
Hablan los Procuradores

en C o r t e s de Guipúzcoa

Exhortación Pastoral del Obispo de San
Comentando

Sebastián

comentarios

Entrevista a Jaime Ignacio del
Un d i c t a m e n del C o n s e j o
Recortes de

Hasta el presente momento, da la impresión de que sólo han sido
tomadas medidas para evitar la violencia. Las palabras del Gobierno (discurso de Solís al Consejo Provincial del Movimiento de Guipúzcoa), han
llegado hasta la descentralización administrativa, pero la actuación de las
autoridades se ha limitado a controlar el orden público.

Burgo

Nacional

Prensa

Covadonga
¿Cuáles han sido los méritos de Guipúzcoa y Vizcaya para que, después de 30 años, hayan dejado de considerarse provincias traidoras? Madrid, en cambio —última etapa de la Guerra del 3 6 — goza de un especial
régimen municipal. La solución va más allá de eliminar un preámbulo de
Ley o considerar la necesidad de una autonomía administrativa.

Declaración del Presidente Nacional de la Hermandad de
A n t i g u o s C o m b a t i e n t e s Requetés
Respuesta a una carta
Internacional
Checoslovaquia - Israel
Entrevista con Pedro José
Subsidiariedad y cuerpos

Si el problema es político, la solución ha de tener el mismo carácter
y responder, por tanto, a las aspiraciones de un pueblo. Hoy es el País
Vasco, pero mañana puede ser Cataluña, Valencia, Andalucía o Galicia.
Hace cinco meses oímos pedir en Montejurra 68 una Ley Regional. En
este número se apunta la reforma de la Ley de Régimen Local como medida inmediata. A modo de ejemplo está claro que, en las regiones españolas con fuerte personalidad, la figura del Gobernador Civil no ha logrado encajar en su fisonomía. La única forma de encauzar sus aspiraciones de un modo libre y espontáneo, será a través de los Municipios y
Diputaciones. Y si estas entidades no cuentan con una total participación
del pueblo e n su estructura y dirección, el desarrollo no caminará por sus
auténticos cauces.

Zabala
intermedios

Fábula de una noche de verano
Momento
C r í t i c a de

libros

¿Por qué una doble

actitud?

MONTEJURRA
AÑO IV - NUM..41 - SEPTIEMBRE 1968 - 20 PESETAS
PRECIOS SUSCRIPCIÓN ANUAL
ESPAÑA
EXTRANJERO

Superada esta fase de democratización de la Administración Local,
hay que ir hacia metas concretas y efectivas de autonomía. Tanto Vizcaya
como Guipúzcoa no llevarán a cabo un desarrollo de acuerdo con su idiosincrasia, si no se les devuelve el Concierto Económico que perdieron en
1937.
Y estas regiones no han de ser privilegiadas. Los mismos derechos
autónomos, en el campo económico, cultural, jurídico y administrativo,
han de reconocerse — d e acuerdo con su personalidad histórica y necesidades— a todos los Pueblos de España.

Portugal, Marruecos
Hispanoamérica. 475 pts.
Europa
600 pts.
Resto del mundo. 700 pts.

2 5 0 pesetas

»

Director: MARÍA BLANCA FERRER GARCÍA
Dirección y Administración:
CONDE DE RODEZNO, 1



Impreso

NAVARRAS,

en

GRÁFICAS

APARTADO 254
S.

A.



PAMPLONA
(GRAF1NASA)

MANUEL DE FALLA, 3 — PAMPLONA — D. L. NA. 205 - 1963

J

I

Quienes hemos visto siempre la necesidad de una España federal,
constituida por «repúblicas regionales», creemos de verdadera urgencia la
necesidad de examinar la coyuntura de estos Pueblos. La superación de
esta y otras crisis similares, ha de olvidar e l recurso al parche. Los pueblos hablan solos. Escuchemos de una vez su voz.