PDF Archive

Easily share your PDF documents with your contacts, on the Web and Social Networks.

Share a file Manage my documents Convert Recover PDF Search Help Contact



MonteJurra Num 52 Mayo Junio 1970 .pdf


Original filename: MonteJurra - Num 52 Mayo-Junio 1970.pdf

This PDF 1.3 document has been generated by / ABBYY FineReader 9.0 Professional Edition, and has been sent on pdf-archive.com on 03/12/2017 at 03:20, from IP address 2.138.x.x. The current document download page has been viewed 231 times.
File size: 12.4 MB (32 pages).
Privacy: public file




Download original PDF file









Document preview


OFERTA

DE

SUCCVM
-«¿QUE

ES

EL C A R L I S M O ? » , de

Enrique Enciso

y

P. José Zabala.

« D O N CARLOS H U G O , P R I N C I P E P A R A EL F U T U R O » , de P. José Zabala.

« D O C T R I N A SOCIAL DEL C A R L I S M O » , de P. José
Zabala.

« L A M O N A R Q U Í A T R A D I C I O N A L » , de Raimundo de
Miguel.

«CARLISMO-68 E S Q U E M A D O C T R I N A L » , del
de S U C C V M .

equipo

- « C A R L I S M O R E B E L D E » , de Auxilio Gofti, Rafael Rivas y Pedro Aramburu.

« V A L L E I N C L A N Y EL C A R L I S M O » , de Juan D u r a n
Valdés y P. José Zabala.

REMITIREMOS

LAS SIETE

OBRAS

POR

NOSOTROS

E D I T A D A S A L P R E C I O DE 200 PESETAS Y S I N G A S T O

de. Fernando Polo

A L G U N O DE E N V I Ó , A T O D A S A Q U E L L A S P E R S O N A S
QUE NOS R E M I T A N EL A D J U N T O B O L E T Í N DE P E D I D O .

Nombre

Apellidos

Domiciliado en

Prov. de

Calle

No

desea el envío de la oferta S U C C V M contra reembolso de

EL LIBRO

200 Pesetas y libre de gastos de envío.
de

de

1969

Firma:

UN

TEXTO

PROFUNDO

Y

CONTUNDENTE

Envíe lo antes posible el boletín a Santiago, 2, pral. —
ZARAGOZA

S U C C V M ES L A E D I T O R I A L DE L A S N U E V A S G E N E R A C I O N E S C A R L I S T A S QUE E S T U D I A Y D I F U N D E A
LA T R A D I C I Ó N .

Pídalo d i r e c t a m e n t e o p o r m e d i o d e s u librería a
ECESA

- A p a r t a d o 141 - S E V I L L A

L o primero y como presidente de la Comunión Tradicionalista de Galdácano, le comunico mi
renuncia a la suscripción que con
esa revista tengo contraída.
Motivo. La desviación doctrinal de esa revista que parece
estar de acuerdo con las declaraciones de cierto sector juvenil sobre el 18 de julio y con
las declaraciones del Príncipe en
Lignieres, que dicen textualmente: es necesario que arrimemos
el hombro junto con todos les
hombres que luchan para construir unidos, esas nuevas estructuras que el país necesita.
Dos motivos íntimamente ligados entre sí y en la total levadura del Carlismo. Parece ser
que tanto el Príncipe como esos
jóvenes y esa revista, han olvidado que el pueblo, lo que yo entiendo por pueblo, jamás traicionó ni se desvió de la verdadera esencia doctrinal del Carlismo y aunque perdona jamás podrá olvidar ni esa fecha ni aquellos acontecimientos.
N o es tan difícil enjuiciar al
18 de julio, y cuando ustedes
quieran se puede demostrar. P e ro lo que sí es difícil de demostrar, es la postura de los dirigentes del Carlismo en estes
treinta años de historia de la
postguerra, conducta que a m i
juicio es lo que se pretende borrar, esto es, ignorar la ineficacia colaboracionista en unas
ocasiones, el oportunismo en
otras y en las demás, traiciones
descaradas. N o hablando del 18
de julio, no se habla de sus dirigentes carlistas, porque ocultando esa fecha, se oculta la actuación de toda la jerarquía Carlista, el error es tremendo, no
existe mejor juez que el tiempo y no le obliguen a este juez
a recordar la actuación de todas
las autoridades incluidos nuestros abanderados, porque en ellas
verán las funestas consecuencias
que para el Carlismo se han derivado de estas actuaciones.
¿No comprende Sr. Director,
que pretender olvidar esa fecha,
es como pedir a los católicos y
a la Iglesia misma, que olviden
que Jesucristo fue crucificado y
por qué? ¿Cómo pedir a tantos
miles de familias y al Carlismo que olvide a sus mártires y
por qué lo fueron?
N o Sr. Director, el Carlismo
no se arregla olvidando el 18 de
julio, ni pactando con nuestros
enemigos de ayer, (que también
lo son ahora) sólo se arregla
siendo « C A R L I S T A » porque hoy
carlista, carlista, salvo raras excepciones sólo es el pueblo, lo
que yo entiendo por pueblo.
Estamos criticando en los demás lo que nosotros estamos haciendo: en el Carlismo todo son

secretes, los nombramientos se
realizan a dedo, y la representatividad brilla por su ausencia,
antes el Tradicionalismo educaba a sus miembros, hoy sus
miembros educan al Tradicionalismo con el total olvido del pueblo. Esto tiene que desaparecer
y no por el camino del olvido,
que sólo conduce a la desmembración de nuestra causa, somos
Comunión y somos Tradicionalistas y no es en el olvido donde
está nuestra solución, sino en el
recuerdo y en el cumplimiento exacto de nuestras leyes.
El cumplimiento de nuestras
leyes, es el reconocimiento de los
derechos del pueblo, de sus libertades, con hechos, no con palabras, donde el Rey sea para
el pueblo y donde el pueblo se
sienta soberano del Rey.
Todo esto que es la esencia
del Carlismo, es lo que se pretende olvidar borrando el 18 de
julio, pactando con nuestros enemigos de ayer (y de hoy) asesinos en cárceles y barcos, incendiarios de Iglesias y Conventos;
no y mil veces no a las prrtensiones de esos jóvenes, al beneplácito de esa revista y a las declaraciones del Príncipe Carlos. El
Carlismo tiene esencia para no
necesitar de esos condimentos,
porque eses pactos ya los realizó la familia liberal por los años
45 y 47 por el entonces cabeza
Don Juan, y aún recuerdo el
juicio y la propaganda que hicieron nuestras autoridades. ¿O
es que ya no lo recuerdan?
Sólo pido sensatez y respeto
a nuestros ideales, a nuestros
Mártires y a nuestra santa causa, el Carlismo no necesita actualizantes porque se actualiza
sólo, es tradición y presente y
créame de verdad, el Carlismo
hoy nos necesita más que nunca
y hoy más que nunca estamos ignorándolo.
Hagamos
Carlismo
todos,
abanderados, autoridades y pueblo, pero hagamos que los primeros respete! nuestras leyes y
derechos y el Carlismo se habrá
salvado, el verdadero carlista
está harto de respetar y que no
le respeten, harto de desviaciones y de doctrinas marxisteides,
no necesitamos líderes sino abanderados, no socialismos sino Carlismo, no olvidos sino recuerdos
porque puestes a olvidar olvidaremos todo, hasta nuestros abanderados si ellos pretenden olvidarse de nosotros; y no olviden
que para un auténtico carlista el
último español puede ser su R e y .
Julián Alonso Velasco
(Galdácano)
N. de la R. — Con esta carta, volvemos al tan debatido tema del 18 de julio y decimos debatido, por la prolusión de polémicas a todo rango y a todo nivel que se han difundido por to-

dos los sectores de la Nación; similares polémicas han surgido
con los términos
Movimiento,
Nacional-Sindicalismo...
etc. etc.
hasta el punto de que no hace
muchas fechas y en uno de los
más significados diarios de la
capital se dilucidaba entre ilustres juristas, y lo más sintomático es que algunos de ellos colaboraron en su
estructuración,
sobre la significación
jurídica
del Movimiento,
sin ponerse de
acuerdo en ello.
Esto da que pensar al más
pintado y no es difícil el que
muchos lleguen a la conclusión
de que si el 18 de julio fue un
hecho incontrovertible,
los derechos que de él han surtido no
son tan claros como aparentan.
A este respecto le indicaremos
como ejemplo las palabras de D.
Laureano López Rodó, a Salvador Paniker, en el libro "Conversaciones en Madrid":
"Con el
transcurso del tiempo se puede
adquirir un derecho. También la
pátina del tiempo
confiere a
una ley nueva fuerza y la hace
tomar curta de naturaleza en la
conciencia pública. Así es como
se construyen —en la realidad,
no in nitro— los pilares fundamentales de la constitución
política de un país": Esta afirmación tan rotunda y grave, encierra dos pensamientos a nuestro
entender; uno negativo y otro
práctico o positivo- Uno negativo porque se deja entrever que
no importa quienes tengan derecho o no a la estructuración
política de una nación sino los
que de hecho la han estructurado, sea por los medios que sea,
y más negativo todavía si se siguiera practicando el mismo sistema. Y otro positivo o práctico
porque evita el volver a discusiones sobre cosas pasadas y a trabajar sobre lo que de hecho existe hoy en nuestra patria.
Con ello queremos
aclarar
nuestra postura y demostrar que
quien se ha olvidado del ¡8 de
julio no es en ningún
momento
ni D. Carlos, ni los jóvenes, ni
la revista, sino los que el iç
de julio empezaron
a montar
unas estructuras sin solución a
los orígenes del mismo, o por lo
menos, y creemos que esto le
será bien patente, no las que los
Carlistas anteriores, del momento, ni posteriores
propugnaban.
Por otra parte hay algo que
la juventud carlista, necesita que
se le aclare minuciosamente.
Si
el Carlismo luchó por la mera
existencia de Dios en nuestra
patria, con sus imágenes, iglesias
y confesionalidades.
Si
luchó
por la existencia de la Patria, su
Bandera y su Himno, ganó las batallas y ganó la guerra. Pero si
luchó por la implantación de la
doctrina de Cristo, por las libertades laborales, de asociación, de
prensa, regionales e intelectuales
en nuestra Patria es evidente que

ganó las batallas, pero no la guerra y para la juventud es un hecho, justo o no, que ustedes el
18 de julio perdieron una guerra
y entre ustedes y nosotros tenemos que ganarla.
Este es su "socialismo" y su
"marxismo",
obtenido de abanderadas que sólo conocen de
causas nobles y por ellas se mueven en todo el mundo y por el
Concilio Vaticano II, Populorum
Progressium y demás textos Vaticanos que son maravillosas palabras, pero sólo palabras, que
después nosotros los cristianos
les damos vida con los hechos.
Respecto a la organización jerárquica y representativa y en lo
que respecta a los nombramientos de cargos a dedo, Señor Presidente de la Comunión
Tradicionalista de Galdácano, ni entramos ni salimos, pues consideramos que no es labor directa de nuestra revista y el acierto o no de la línea a seguir es
problema que a diario hay que
resolverlo entre todos. Con entrega, disciplina y gran sentido
práctico.

Estadísticas
Una frase escuchada a través de Radio Nacional de España me dio la idea. Señalaba como un gran logro de las estructuras sociales vigentes el hecho
de que en el período de un año
los obreros readmitidos en las
empresas después de las sentencias favorables en este sentido
de las Magistraturas de Trabajo
habían sido muy numerosos.
Se intentaba, una vez más, a
través de unas cifras estadísticas
reflejar la realidad. No cabe duda de que las cifras son ciertas
y de que los números no mienten.
Pero el lanzar unos números al
público sin más aditamentos puede convertirse en el procedimiento más sencillo para ocultar la
verdad en toda su dimensión.
Da miedo comprobar como se
manejan las estadísticas de forma tan alegre. El caso al que me
refiero en esta carta no es el
único ni mucho menos; es uno
más entre la larga cadena a la
que tan acostumbrados nos tienen nuestros ministros y agencias informativas.
Bien; vames a intentar ver un
poco mes de cerca el caso de
los trabajadores readmitidos.
Creo que no se puede presentar, sin más ni más, como una
conquista política o social los
resultados globales de la actuación de las Magistraturas de Trabajo. Y la razón no puede ser
más sencilla: ¿cuántos de los
trabajadores que obtienen sentencia favorable a la readmisión son, efectivamente, readmitidos?

Teóricamente todos. Prácticamente muy pocos. Me parece que
es fácil comprender que un trabajador que ha sido despedido
de su empresa, por las razones
que sean, no podrá nunca ser
readmitido de «buena gana» por
sus jefes.
L o que ocurre en la realidad
es que se intenta alejar, de la
forma que sea, al elemento que
resultaba incómodo a la empresa. L a misma legislación que ordena la reincorporación del trabajador despedido injustamente
a su antiguo puesto de trabajo,
posee una serie de recurscs que
pueden invalidar, prácticamente
la sentencia de un tribunal.
Por otra parte, el empresario
jamás podrá sentirse cómodo
con un trabajador que le era
molesto antes del despido. T r a tará de encontrar los medios necesarios para deshacerse de él
de la forma que sea. Hay que
darse cuenta, también, de que el
mismo trabajador se sentirá totalmente desplazado en una empresa en la que el jefe no deja
de mirarle con malos ojos y que,
además, intenta hacerle la vida
poco menos que imposible. P o r
este procedimiento será él mismo quien se de cuenta de la conveniencia de abandonar su empleo.
Total que los números, aún
siendo ciertos, muchas veces impiden ver la realidad y por lo
tanto pueden ser empleados,
consciente o inconscientemente,
como medio para ocultarla.
Las cifras, aunque ciertas, no
reflejan la realidad de los hechos en toda su dimensión. Y como se ha dicho con acierto alguna vez, la verdad a medias no
deja de ser una gran mentira.
J. A N S A (Pamplona)

Desarrollo y reforma
social
Con los nervios templados del
que lucha con firmeza y espera
con dificultada, pero realista ilusión el porvenir de una sociedad
mejor y más justa. Con la mente
clara y el corazón revuelto, de
improperios, deseos, y pasión
difícilmente contenida. M e brotan rebeldes pensamientos, que
voy a intentar dejar aquí plasmados en su parte mínima de
cualidad y cantidad, con el fin
de que puedan ver la luz, en esta España de nuestros sudores.
Pensamientos y meditaciones,
que no son de hoy ni exclusivos
míos. Sino perennes de N O S O T R O S , los marginados.
Aún caliente m i televisor voy
recordando las palabras, pronunciadas con suave retórica, la víspera del 1 de mayo, por el Sr.
García del R a m a l Ministro del
Sindicato Español:
«QUEDAN LEJOS Y A AQUEL L O S P R I M E R O S DE M A Y O
E N L O S QUE L A A C T U A C I Ó N
I N J U S T A DE U N A S O C I E D A D
ERA CAMPO PROPICIO P A R A
LA EXPLOTACIÓN, LA DIVIS I Ó N Y EL R E N C O R » . Efectivamente quedan lejos A Q U E L L O S y A Q U E L L A sociedad, pero está aquí E S T A sociedad y su

problemática; E S T O S primeros
de mayo, con vísperas de alardes televisivos, de raciones de
Fiesta Nacional e invasión de
plazas y calles públicas, por las
fuerzas de la Policía Armada.
«TODAVÍA QUEDAN SERVID O R E S DE L A N O C H E » . De
acuerdo, hay servidores de errores. Sembradores, diría yo, de
confusionismo. H a y quién vive
de lo que sirve o le sirven, por
eso hay tantos en T I N I E B L A S .
« L O S QUE A P R O V E C H A N
CUALQUIER MOMENTO Y EL
S I M B O L I S M O Q U E T U V O ESTA
PECHA
LES
PARECE
OPORTUNO PARA INCITAR
A LAS ANTIGUAS FORMAS».
Sin comentarios, tampoco aquí
los voy a hacer. Solamente sin
proponérmelo, de pronto me
acuerdo de un 20 de diciembre
de 1968, un 22 de julio de 1969
y un 18 o 19 de julio de 1936,
como si hubiera un extraño y
mágico hilo de unión.
« E S T E I . » D E M A Y O ESPAÑ O L SE C O N M E M O R A DESDE
EL T R E N E N M A R C H A D E L
DESARROLLO Y DE L A REFORMA SOCIAL, EN LOS U M BRALES
DEL ESTUDIO
Y
A P R O B A C I Ó N DE U N A L E Y
SINDICAL, C U Y O OBJETIVO
P R I N C I P A L ES H A B I L I T A R
UN M A S A M P L I O SITIO A L
SOL P A R A L O S T R A B A J A D O RES, E N L A P A R T I C I P A C I Ó N
Y EN L A RESPONSABILIDAD
DE N U E S T R O D E S T I N O C O M O
N A C I Ó N » . Por naturaleza lógica,
la vida en sí es un tren en marcha y evolución: Ningún hombre
puede cambiar esto, aunque sí
acelerarlo. Mas creo, sinceramente, que los trenes españoles corren poco, menos que los demás,
menos que lo que debían (incrédulos, darse una vuelta por Europa). Esto es un retroceso cara
al mundo en que vivimos, no un
avance. M e parece que se debe
al fallo de las cabezas, las máquinas y a que las renovaciones que
se hacen o se prevén no están
a la altura de las circunstancias.
Es solamente una opinión. A uno,
que la legalidad le produce pocos dolores de cabeza —en el
aspecto formal, se entiende— y
lo que verdaderamente le importa es la legitimidad de las cosas.
No puede menos que sonreír, al
ver cómo un importante de la
legalidad, profetiza la aprobación de una ley con unos caracteres determinados. Y se pregunta si es legal o no. N o lo sé.
Legítimo no me lo parece. De
todas formas entiendo que deja
bien sentado esa de la P A R T I CIPACIÓN Y L A RESPONSABILIDAD.
Esto del desarrollo y la reforma social, creo que también tiene algo que V E R , con:
Esas doscientas familias que
controlan la economía nacional
El dinero que E N T R A de los
T R A B A J A D O R E S españoles en
el extranjero, para compensar el
que S A L E .
L a invasión de turistas, como
Pedro por su casa, que nos dejan de todo, costumbres, hábitos,
drogas, vicios y . . . ¿dinerito?
Los hombres que día a día, leemos su nombre en los periódicos,
encabezados más o menos así:
A N T E E L T R I B U N A L DE O R D E N P U B L I C O (a veces C O N SEJO D E G U E R R A ) H A N C O M P A R E C I D O . . . , y lo que representan.

La crisis de L A I G L E S I A y su
despegamiento del poder político.
L a creciente importancia del
capital extranjero y sus influencias, sobre todo el yanqui.
Las huelgas —perdón, paros
laborales—, manifestaciones, protestas universitarias, estados de
excepción, detenciones, deportaciones, peticiones infructuosas de
Asociaciones políticas, dimisiones
de enlaces y jurados de empresa
—únicos representantes directos
del trabajador—, escrito de intelectuales al Gobierno (23-XII1969), petición de amnistía de
presos sociales y políticos, prohibición de conferencias y reuniones, dificultades de información
de la prensa en asuntos del G o bierno y sus órganos (ej., reuniones de procuradores familiares),
disconformidades sobre tratos de
la policía, etc., etc.
M A T E S A S , expedientes de crisis de empresas —obreros de patitas en la calle— y similares.
Incultura e ignorancia.
Pactos militares con el eje del
mundo capitalista, U S A , con sus
repercusiones en todos los órdenes.
Desajuste generacicnal y disconformidad de la juventud.
L a continuación del absurdo
muro, de vencedores y vencidos.
El injusto trato a las regiones
y su personalidad.
En fin son los que pasan hambre, necesidad, humillación y
postergación. Son los que abren
mucho la boca ante el televisor,
que entablan continuamente las
más brillantes discusiones sobre
los
TRASCENDENTALISIMOS
toros, toreros, púgiles, futbolerías y demás, que trabajan horas
y horas, sin preguntar ni preguntarse, el por qué. A éstos los tengo en mi mente, creo que son la
mayoría y no sé por qué, me parece que están donde están sin
saberlo. Porque no saben, no
quieren o no les dejan saber nada. Seguramente para que los establecidos y sus descendientes,
puedan saber más, puedan saberlo y hacer T O D O . N o creen
en eso de que la cultura no ocupa lugar y si lo creen ven conveniente el administrarla ellos para ídem.
Como en esto del V E R o no
VER, cada uno ve con sus ojos
lo que quiere y puede, pues es
L I B R E I N T E R P R E T A C I Ó N de
cada cual. Y sigo...
«NUESTRO SINDICALISMO
DE P A R T I C I P A C I Ó N Y C O N VIVENCIA...».
«NUESTRO SINDICALISMO
POSTULA...».
«NUESTRO SINDICALISMO
ASPIRA...».
«NUESTRO SINDICALISMO
SE I N S E R T A . . . » .
«NUESTRO SINDICALISMO
EXIGE...».
Conforme, muy llamativo todo. Una duda. ¿Cómo, para
quién, a quiénes y con quiénes,
participa, convive, postula, aspira, se inserta y exige el Sindicalismo español? Y o que identifico según los actos y como trabajador me afecta directamente,
no me he enterado hasta que lo
oí. M e tenía por un preocupado
y resulta que no me entero de
lo que pasa alrededor, despistado que debe ser uno, sí, o... ¿no?
« A TODOS VOSOTROS, T R A BAJADORES,
SIN DEMAGO-

GIA ALGUNA CONTRARIA A
M I E S T I L O Y C A R Á C T E R , OS
A F I R M O QUE E L N U E V O S I N DICALISMO NOS TRAERÁ L A
F O R M A DE I N S E R T A R SU Í M P E T U EN L A NUEVA DEMOCRACIA, QUE N O NACE DEL
T U M U L T O , N I DE L A PROTESTA, N I DE L A P R A C T I C A COT I D I A N A DEL CAOS S O C I A L ,
N I DE L A I N F E C U N D A L U C H A
DE CLASES, S I N O D E L T E X T O DE N U E S T R A S L E Y E S Y
DEL M A N D A T O I M P E R A T I V O
DEL C A U D I L L O DE E S P A Ñ A » .
¿Qué ha cambiado en el Sindicalismo español, para llamarle
N U E V O ? ¿El titular, como ministro delegado, y los relevos en
cargos que éste ha hecho? Esto
no es cambio, esto no es nuevo,
esto es lo de siempre. EL USO
DE L A S F A C U L T A D E S P L E N I P O T E N C I A R I A S DEL GOBIERN O . N U E V A Democracia, a fe
que debe serlo —por más que no
entienda de estas modas—, igualmente se la puede llamar VIEJA.
Digo esto porque no se parece
en nada a la nuestra, que no es
ni vieja ni nueva, simplemente
ES—, a lo que entendemos por
DEMOCRACIA,
nosotros
los
carlistas: L A P A R T I C I P A C I Ó N
DEL P U E B L O E N E L P O D E R .
EL P U E B L O haciendo sus leyes,
por medio de sus representantes,
diciendo quiénes son sus líderes,
sus príncipes, etc., si hubiera lugar a ello, e imponiendo a éstos,
para serlo, el que hagan Justicia, que respeten y mejoren, al
unísono con EL P U E B L O , las leyes, derechos y L I B E R T A D E S ,
no imponiendo imperativamente
NADA.
«ESTAD UNIDOS P A R A SER
F U E R T E S » . G r a n máxima, sí
señor, lástima no poder hacer el
honor de introducirla a nuestro
léxico, pues E N L O S Q U E N O
NOS R E S I G N A M O S , es credo
permanente.
Cansado ya de recordar concluyo y P I E N S O :
N U N C A SE D I J O T A N T O E N
T A N POCO T I E M P O P A R A
S I G N I F I C A R MENOS.
MEDITO:
Que este 1 de Mayo, nos haga entender esto a todos, los que
hemos buscado con honradez, caminos de L I B E R T A D y J U S T I CIA, en diferentes pensadores,
diferentes ideologías, diferentes
posiciones políticas. N o importa
ser cristiano, marxista, fascista,
tradicionalista o cualquier cosa,
para tener unes problemas en
común y un camino juntos que
recorrer. Tampoco importa no
ser nada, por no haber encontrado acoplamiento en ninguna
ideología concreta, ni ser instruido o ignorante, el color ni
otros determinantes. Si hay convicción de honradez y caridad,
como conducta de vida, no como arma más o menos de interés propagandístico, nos entenderemos porque en el fendo somos U N O S . Los hipóciitas que
dominan o aspiran a dominar,
son los O T R O S . Este es el problema crucial del mundo. L A H I P O C R E S Í A . N o podemos consentir que sigan dominando, no podemos permitir que continúen
en su error de soberbia, por eso
debemos caminar juntos, para
enseñarles nuestra caridad, nuestra honradez, para ser todos,
UNOS, para ser todos H O M BRES.
F. IT. (Madrid)

LA LEY SIGUE A
LA VIDA

D I O S - P A T H I A - l U t R U I - REV

AÑO V
NUMERO 52
MAYO-JUNIO 1970 - 20 PTAS.

Montejurra de 1970, si algo hizo, fue hablar claro, y decir «pan» donde
«pan» hay que leer. En Montejurra de este año se dijo de forma tajante
y al menos oficiosa que España tiene a su servicio un Partido Político: el
Carlismo que allí se había reunido. Se dio por descontada la existencia
real de otros grupos no carlistas que el Carlismo mira como actores de
una necesaria política nacional en los niveles verdaderos de la política.
Y se fundamentó la existencia de estos verdaderos partidos en el simple
y primitivo hecho de que ya existen en la sociedad.
El principal de los documentos hechos públicos en Montejurra —la
Nota de la Junta Suprema, que reproducimos— basa toda su fuerza en la
necesidad de que ya, superadas ampliamente lejanas situaciones excepcionales, no caben monopolios si del bien de España se trata. Los discursos
de la Campa llevaron el tema a sus consecuencias.

SUMARIO

Opinan l o s lectores

3 y 4

Editorial: La ley sigue a la vida

5

Q u i n t i l l o 1970

6

En t o r n o al 1 de mayo

7

M o n t e j u r r a '70. C r i s i s positiva

La España oficial es un país con alergias a la terminología, donde la
palabra partido suena a símbolo de todo lo nefando. Alergias producidas
por largos años de vida a espaldas de la realidad. Si la política es un
arte de posibilidades, la realidad de la sociedad ha de ser su norma. Y en
España hoy existen grupos políticos, fuerzas populares del mundo del
trabajo, intelectuales que piensan en vía libre. Hay base, para que comiencen a ser respetados por la legislación los derechos que se ufana
de proclamar. Derechos sociales que pueden estar limitados sólo por la
sociedad si ésta no es capaz de cumplir las obligaciones que les derivan.
La legislación regula los derechos, nunca los concede porque no es misión
posible suya, reglamentando el ejercicio público de las libertades. Pero el
Régimen español, hasta hoy, ejerce el monopolio de la naturaleza humana
y va concediendo y reconociendo derechos a su ritmo particular.

8 a 13

Examen de conciencia

14

Versión carlista de la libertad

15

Internacional: Los Kurdos

16

La Nueva Frontera

Veinte días más tarde de la concentración de Montejurra, el Gobierno
ha presentado un anteproyecto de Asociaciones de Acción Política inadmisible, que, amparado en una teórica libertad de asociación, la olvida
y regula canijamente una cierta posibilidad de asociación no libre que
presenta como el particular modo español de encarnar un derecho de la
persona y de la sociedad humanas. El texto presentado por el Gobierno
y ahora en debates, no resiste el más débil análisis.

17

Recortes de prensa

18 y 19

La c u e s t i ó n social

20

C o m u n i c a d o de los obispos y v i c a r i o s de Andalucía y Murcia

21

Momento

Se está pretendiendo configurar la participación política —al margen
de la consideración de que el papel del pueblo no es participar sino crear
y fundamentar toda actividad política— desde dentro del poder ya establecido. No es un respeto a la Constitución lo que se exige de los ciudadanos con vocación de política activa sino una sumisión total a un partido
único que con el calificativo de «Movimiento» se pretende sea la ligazón
de todos los españoles por el hecho de vivir a este lado de los Pirineos.

22 y 23

C r í t i c a d e libros

24

La 28 semana social de España

25

A n t e p r o y e c t o de A s o c i a c i o n e s Políticas

26

Filiales transparentes y sin fuerza alguna de ese «Movimiento-Organización», que de un soplo pueden ser barridas y son controladas sin esfuerzo, las «Asociaciones de Acción Política» no pueden interesar a nadie.
Escenificar las diferentes tendencias de un breve abanico ya existente con
bombo de miles de españoles como caja de resonancia para políticos profesionales, es querer engañar a quienes todavía tienen «buena f e » . A nadie
engañan. Y sólo por una razón: en España ya se sabe ahora qué es la
actividad política. A una sociedad con partidos políticos, de hecho, en su
interior, es pueril intentar mostrar qué es esa actividad. España, en esto,
ya no es diferente. El ministro Sr. Fernández Miranda aseguró a los periodistas que ya es posible, tras este documento, «contestar a f i r m a t i v a m e n t e a si es posible o no el asociacionismo político sin llegar a los partidos».

M O N T E J U R R A
AÑO V

*

NUM. 52 •

MAYO-JUNIO 1970 *

20 PESETAS

PRECIOS SUSCRIPCIÓN ANUAL
ESPAÑA
EXTRANJERO
Normal
Especial

250 Ptas.
400 Ptas

6

Portugal. Marruecos
Hispanoamérica. 475 pts.
Europa
600 pts.
Resto del mundo . 700 pts.

Pero, ¿asociacionismo político, para qué? El derecho de la persona
humana a la asociación política es diferente al derecho a la Opinión Pública. Querer unir ambos en uno, con limitaciones y estrecheces, es una
triste forma miope de ver o tratar de ver las realidades. El «para qué» de
la actividad política colectiva está en la acción directa, en el poder, en la
reelaboración de las estructuras, no en el «amén».

Director: MARÍA BLANCA FERRER GARCÍA
Administrador: JOSÉ MARÍA ECHARRI LOIDI
Dirección y Administración:
CONDE
Impreso

El último documento oficial sobre Asociacionismo confunde lo lícito
con lo legal. Una legalidad no hecha por todos nunca puede ser dogmática
en una sociedad pluralista. Y lo legal, por tanto, puede no ser lícito. De
ahí que en España, el primer «dogma» discutible sea la licitud de la legalidad. Y de ahí que la actividad política en España, si ha de ser real
y popular, haya de ser muy poco conformista.

DE RODEZNO, 1. — APARTADO 254. — PAMPLONA
en

GRÁFICAS

NAVARRAS,

S.

A.

(GRAFINASA)

MANUEL DE FALLA. 3 — PAMPLONA — D. L. NA. 205 - 1963

NOTA DE LA DIRECCIÓN. — MONTEJURRA tiene abiertas varias
secciones a todas las personas y opiniones, sin embargo, y por imposibilidad material, no devuelve originales ni mantiene correspondencia
con sus autores.

J

I

Inútil será esperar un reconocimiento oficial de la realidad total
de España, y de su fundamentación en derechos sagrados. Pero la vida
interna de un país puede con las leyes. «La ley sigue a la vida», es axioma
jurídico. En España es un forzoso y dramático axioma jurídico.
El Carlismo, que ya se ha llamado Partido Político a sí mismo, va
a protagonizar este axioma.

QUINTILXO i97o
MILES DE CARLISTAS R E I T E R A N SU A D H E S I Ó N A
LA D I N A S T Í A B O R B O N - P A R M A
ideas estaban representadas por el c u a t r i l e m a
sagrado de DIOS, PATRIA, FUEROS Y EL REY
LEGITIMO, Don Javier de Borbón.
Se refirió el Sr. Feliú, a aquellos hombres pequeños que se s i r v e n del Carlismo para auparse, y que una vez aupados, creen pueden presc i n d i r de é l , hablan de testarudez, cerrazón
m e n t a l cuando se r e f i e r e n a la continuidad del
C a r l i s m o , craso error p o r c i e r t o .
Ni las t r a i c i o n e s , ni las campañas dirigidas
desde distintos s e c t o r e s podrán hacernos cambiar. NO NOS M O V E R Á N , esta f r a s e tomada del
editorial del periódico QUINTILLO, f u e ya d u rante toda su i n t e r v e n c i ó n su punto c e n t r a l .
La dimensión popular del C a r l i s m o , c o n t i núa el Sr. Feliú, es buena prueba de ello, pues
el C a r l i s m o es el único grupo p o l í t i c o del mundo donde existen unas masas populares consc i e n t e m e n t e monárquicas.

DECLARACIÓN DEL CARLISMO ANDALUZ C O N
MOTIVO DEL ACTO DE
QUINTILLO
Reunidos los carlistas andaluces en la
anual concentración de Quintillo, queremos
hacer una declaración que clarifique, dentro
de lo posible, nuestra postura ante la actual
situación socio-política en nuestro país.


Nuestra voluntad democrática, mantenida
durante toda nuestra existencia como grupo político, se robustece en los momentos actuales; consideramos la libertad —en
su doble vertiente individual y de grupo
(Sindicato, Región, Diputación, Municipio,
Asociaciones p o l í t i c a s , Universidad,
etc.)— como condición inescusable para
el respeto a la dignidad debida a la persona humana siguiendo la Doctrina de la
Iglesia.



Creemos que el Estado debe ser el órgano COMÚN de Gobierno de la sociedad y
que por lo tanto deben estar representados
ante él orgánicamente los ciudadanos sin
discriminación de ninguna clase. La persona debe ser no sólo objeto, sino sujeto de
la actividad política; por lo tanto los órganos encargados de esta representación
del pueblo ante el Gobierno han de estar
constituidos por representantes elegidos
por los mismos representados, sin interferencias del Gobierno.



La responsabilidad social es inmensa; una
sociedad basada en la preponderancia de
unos pocos, sobre la mayoría popular, es
injusta; por lo tanto hay que buscar la superación real y efectiva de los Grupos de
Presión, en cualquiera de sus formas. Nosotros, para alcanzar esta meta que juzgamos fundamental, propugnamos la propiedad privada, pero articulada de manera que
facilite la indispensable función social de
la propiedad y el necesario acceso de todos a la misma.



La convivencia en la Justicia y la Libertad
de todos los españoles es nuestra única
meta. Consideramos que la guerra civil,
con su consecuencia de trágica división,
está ya muy lejos; por lo tanto y como
condición primera para la convivencia por
la que trabajamos, el Gobierno tiene la
obligación ineludible de crear los cauces
por los que pueda discurrir de manera legal la voluntad de todos los españoles sin
limitación ni tutorías artificiosas.



Estos ideales los consideramos soluciones a los problemas que España tiene
planteados; por lo tanto no los abandonaremos a pesar de coacciones o maniobras
que intenten disgregar al Carlismo. Ratificamos, asimismo, nuestra lealtad, confianza y apoyo a nuestra Dinastía, que encarna estos ideales y representa la posibilidad de una auténtica Monarquía Popular. Renunciar a ello sería, por nuestra
parte, traicionar al pueblo español, y traicionar la conciencia de una España más
justa y más libre.

La justicia social, una de las bases de nuestra d o c t r i n a , continuó d i c i e n d o el orador es la
que hace que hoy día vengan hacia nosotros
masas de obreros que encuentra en nuestras
ideas la solución a sus i n q u i e t u d e s .
Pasó seguidamente el Sr. Feliú al t e m a de
la unión entre la Dinastía y el Pueblo, r e i t e r ó
la total adhesión a nuestra Dinastía, q u e desde
el d e s t i e r r o nos daba ejemplo de amor y ent r e g a a España.

El Sr. Feliú habla desde la tribuna libre de
Quintillo.

El Rey Legítimo es para nosotros, continúa el
Sr. Feliú, la garantía de esa realización en l o soc i a l , de esa implantación d e la j u s t i c i a social en
España, y lo es porque para nosotros el Rey
no es s i m p l e m e n t e lo q u e está colocado e n la
c i m a de unas i n s t i t u c i o n e s cualesquiera sean,
sino el amparador y d e f e n s o r de cada uno y s u s
l i b e r t a d e s , de las libertades individuales y conc r e t a s , de las libertades sociales c o n c r e t a s .
El Sr. Feliú, es i n t e r r u m p i d o
aplausos p o r los a s i s t e n t e s .

Desde las nueve de la mañana, miles de
carlistas llegados de los más apartados rincones de España, se concentraban en los terrenos de Q u i n t i l l o , a 3 km. de Sevilla.
A n t e un altar presidido p o r una monumental
cruz, rodeada de banderas con los colores nacionales y de la Tradición, tuvo lugar el acto
p o l í t i c o q u e estuvo presidido por el Presidente
de la Junta Suprema Carlista, D. Juan J . Palomin o ; Sr. M a r q u é s Marchelinas, Presidente de la
Hermandad de A n t i g u o s C o m b a t i e n t e s de Terc i o s de Requetés, Jefes Regionales de Andalucía
Occidental y O r i e n t a l , Extremadura, Excmo. Sr.
Don Manuel Fal Conde; D. C l e m e n t e Sáenz; Jef e s Provinciales de las provincias andaluzas,
a s i m i s m o o c u p a r o n un lugar preferente diversas comisiones representativas de los A A . M M .
d e l Frente J u v e n t u d e s y otras A s o c i a c i o n e s .
Dio comienzo e l acto con unas palabras de
p r e s e n t a c i ó n de D. Domingo Fal, dando paso seg u i d a m e n t e al abogado del Ilustre Colegio de
Barcelona y Jefe Regional Carlista de Cataluña,
D. Carlos Feliú de Travy.
El Sr. Feliú, i n i c i ó su discurso recordando
una anécdota de s u juventud y s u llegada al
C a r l i s m o , d i v i d i ó s u intervención e n dos partes
una para glosar e l significado del acto q u e se
celebraba, c o n u n a masiva asistencia de carl i s t a s que no t e m i e r o n a la lluvia que t o r r e n c i a l m e n t e caía en esos m o m e n t o s .
Resaltó s u a s o m b r o , al comprobar que al
igual que el año pasado en M o n t e j u r r a este año
Q u i n t i l l o , e r a el Q u i n t i l l o de la J u v e n t u d , de la
esperanza, de la continuidad de unas ¡deas sin
las cuales no hay salvación para España, y estas

con grandes

C o n t i n ú a diciendo, de la existencia de unas
A s o c i a c i o n e s , de la e x i s t e n c i a de unos Sindicat o s , y p o r eso el pueblo responde a la llamada
de la Dinastía y f o r m a a s u lado.
Este QUINTILLO, q u e e s cifra d e la d i m e n s i ó n
social del C a r l i s m o , es cifra t a m b i é n de la realidad presente del C a r l i s m o en el f u t u r o , y por
lo t a n t o es cifra de n u e s t r a esperanza. Desde
aquí, hoy alejados de n u e s t r o s Reyes, mandém o s l e s el t r i b u t o de n u e s t r o homenaje y de
nuestra lealtad, y a f i r m e m o s ante t o d o s , a los
ojos de todos los españoles q u e p e r s i s t i m o s
f i e l e s en la f i d e l i d a d en esa Dinastía, para q u e
e n t i e n d a toda España, q u e solamente en esa f i delidad y en las relaciones que c o m p o r t a está
el f u t u r o glorioso para nuestra Patria.
Una gran ovación y v i v a s a los m i e m b r o s de
la Dinastía acogieron las ú l t i m a s palabras del
Sr. Feliú.
A c t o seguido t u v o lugar una M i s a , celebrada
por un e x c o m b a t i e n t e del Tercio de Requetés
V i r g e n de los Reyes, Párroco de El Garrobo (Sev i l l a ) . En el Evangelio, d i r i g i ó unas palabras el
P. M u ñ i z Cárdenas; finalizando el acto s i n incidentes.
Por la tarde, grupos de jóvenes carlistas marcharon en m a n i f e s t a c i ó n hasta las puertas de la
Real Maestranza, donde p r o f i r i e r o n d i v e r s o s grit o s , siendo disueltos p o r las fuerzas de la Policía A r m a d a .
M á s t a r d e , se reorganiz-í el grupo en el cent r o de Sevilla, dando los g r i t o s de NO NOS M O VERÁN, REY JAVIER LIBERTAD, la Policía A r m a da d e t u v o a varios j ó v e n e s , siendo puestos en
l i b e r t a d horas m á s t a r d e .

EN TORNO
AL
1 DE MAYO


Lo que dicen los rostros.

«Este 1 de mayo español se conmemora desde el tren en marcha del
desarrollo y de la reforma social, en los umbrales del estudio y la aprobación de una Ley Sindical, cuyo objetivo principal es habilitar un más amplio sitio al sol para los trabajadores, en la participación y en la responsabilidad de nuestro destino como nación».
Estas palab.as, parte de las pronunciadas por el Sr. García del Ramal
Ministro delegado de Sindicatos en la víspera del 1 de mayo, inspiran numerosas consideraciones, muchas preguntas y algunos sueños. Vamos por
partes:
« U M B R A L E S D E L E S T U D I O Y A P R O B A C I Ó N DE L A L E Y S I N D I C A L »
Desde que el proyecto de dicha Ley fue presentado por el Sr. Solis ha
llovido mucho. Tanto que el propio Sr. Solis es hoy un exministro.
Tras los kilos de enmiendas que fueron presentadas a las Coi tes por
los procuradores (algunas de ellas a la totalidad del proyecto), la mala acogida de la misma por parte de los trabajadores, y la extraña unanimidad
de la prensa nacional en la condena de algunos de sus puntos parecía que
se trataba por parte de algunos de que el asunto fuese olvidado y de retrasar lo más posible su solución.
Solo y sin la aprobación de las Ccrtes (y con el silencio de las mismas... entró en vigor uno de sus artículos. Y entró coincidiendo con el
cambio de ministros (al parecer provocado por la misma Ley, el asunto
Matesa, la renovación del Concordato y una serie de importantes problemas y acontecimientos). Es el Artículo 30, I :
« A l frente de la Organización Sindical habrá un presidente que será
nomb:ado y separado libremente por el Jefe del Estado, a propuesta del
Presidente de Gobierno, oyendo este previamente para proponer el nombramiento, al Comité Ejecutivo Sindical. El Presidente de la Organización
Sindical seiá ministro del Gobierno».
El Sr. García Ramal fue elegido desconocemos si siguiendo o no el
procedimiento articulado Ministro Delegado de Sindicatos.
Y es el quien en vísperas del 1 de mayo desentierra la famcsa Ley
Sindical.
N o sorprende que por paite de muchas aún se esté en víspeías de su
estudio pero sí causa sorpresa el vaticinio de su aprobación.
De todas formas, «que lo que sea, sea», que diría cualquier obrero cansado e impaciente. Total ya en este artículo de peco sirvió el juicio de la
O. I . T . : « E n primer lugar, todos los cargos investidos de autoridad en el
Movimiento Sindical, incluido el de más alto nivel, debeiian ser llenados
por elección» (1244). En cuanto a la epinión de la Conferencia Episcopal
creemos recordar que hablaba de «Organización repi esentativa en todcs
sus grados»...
Quizás las cosas son así porque aún no estamos maduros y aquí viene
otra consideración u opinión inspirada en eses párrafos del discu.so del
Ministro Delegado de Sindicatos.
« E N L A P A R T I C I P A C I Ó N Y EN L A R E S P O N S A B I L I D A D DE N U E S T R O
DESTINO COMO N A C I Ó N »
Sinceramente y ahora que está en las Cortes la Ley de Educación
creemos que esa participación de los obreros no solo en la participación
y en la responsabilidad de nuestro destine como nación si no también en
la participación y responsabilidad dentro de la empresa será más real
cuando todos los obremos, todos los hijos de los obreíos tengan acceso a
una enseñanza que ha de ser gratuita en todos sus grados. L o cual cerno
reconoce el Libro Blanco no es ningún impcsible sino una factible íealidad.
Cuando la representatividad en todos les cargos sea real porque la representatividad vertical de aniba para abaje, aunque no lo sea, mu has
veces suena a engaño y cuando la justicia se lleve adelante caiga quien
caiga.
Porque todo esto conduce a la gente a hacer muchas preguntas en torno a las manifestaciones de la víspera y el mismo primero de mayo. Aunque en realidad en las calles sea más visible la presencia de Fuerzas de la
Policía Armada que de manifestantes y aunque toda esa proliferación de
octavillas convocatorias e incitatorias a la huelga de finales de mayo solo
sirva para crear un algo de tensión pasajera y para que algunos grupos de
manifestantes rompan las lunas de alguna entidad bancaria o casa sindical
o produzcan algunos cortes de tráfico con la consecuencia de algunas detenciones y algunos policías heridos...

El pensar que se va a conseguir en realidad lo primero y que con ello
se va evitar lo segundo parece un sueño pero yo creo que algo, bastante,
se puede conseguir.
Después de dar un vistazo a los poderes del Sr. García del Ramal homb.e que creemos que es, y para ello debe haceise, merecedor de su cargo
seguremos aún cen los mismos sueños.

PODERES DEL PRESIDENTE
Será Ministro del Gobierno.
Ostenta la plena representación de Organización Sindical.
Dirigirá y coordinará la acción sindical. Llevará a cabo la alta
inspección de los Sindicatos.
Presidente del Comité Ejecutivo Sindical y del Congreso Sindical.
Nombrará los siguientes cargos:
• Secretario General de la O. S.

Secretario General Técnico de la O. S.

Secretarios Adjuntos (para asuntos Económicos, Sociales,
Asistenciales y Administrativos).
• Directores de Obras y Servicios de ámbito nacional.
• Delegados provinciales de Sindicatos.
• Presidentes de los Sindicatos Nacionales.
Aprobación de los estatutos de:
• Sindicatos Nacionales.
• Asociaciones Sindicales.
• Federaciones y demás Entidades Sindicales.
• Estatuto especial para la selección y nombramiento, derechos y deberes, responsabilidades, garantías y recursos del
Secretariado, los cuadros de expertos y técnicos y todo el
personal administrativo de la O. S. y de las demás entidades Sindicales.
Aprobación del Reglamento General para la administración
del Patrimonio (ordenación de gastos, fiscalización, régimen
jurídico de contratación).
Y así las cosas «ese amplio sitio al sol en la participación y en la responsabilidad de nuestio destino como nación» nos parece una frase digna
de figurar en una cié. ta obra de Sakespeare. Y viene a la memoria el comenta: io que sob e la Ley Sindical hizo el presidente del Crnsejo provincial de Trabajado.es de Barcelona: «Los trabajadores podrían decir que
pi-R este viaje no se necesitan alforjas». Porque la verdad, aún estando
de acue.do con las palabras de: «Nada es perfecto en este mundo» del exministro Sr. Srlis uno ciee que los humanos estamos en el deber de tratar
de alcanzar la peifecticn.
Quizás el vati.inio del Sr. Gaicía del Ramal se cumpla y la Ley sea
ap.obada ya estamos acostumbíados a ese antiguo pero vigente dicho de
«El estado soy Y o » pero recordamos que los gobiernes pasan y los estados
siguen...
De tedas foimas nos alegiamos de que el tema salga a la luz es demasiado lo que España se juega en él para que se olvide o se oculte. Eso
dalia lugar a muchas preguntas. Y la verdad llevamos un año con demasiadas pieguntas y demasiados rumores y demasiados sueñes avivados en
eses p á m e i c s días del mes de mayo por esa pestura del pleno del Tiibunal Sup.emo que esperamos no se pase con la piimavera. Que quien puede o quienes pueden caer estaban muy altos y su caída puede ser grande y
escandalosa. A fin de cuentas se les juzgará por algo no menos escanda
loso y grande. El cb.ero que roba no con mayor tacto pero sí con mayor
necesidad va a la cárcel así pues... Igualdad de oportunidades para todcs. ¿Cue podía haber novedades en el Gobierno?; Bueno y santo, al fin
y al cabo y a vista de televisión este país de miel y almíbar en que vivimos lleno de fiestas populares, premies, corridas de toros, deportes, banouetes, viajes de ministios, y jornadas de pesca y caza debe justificar el
único escándalo que tímidamente se asomó a su pantalla. Una pantalla
en la que no tienen cabida conflictos laborales, expedientes, sanciones.
Tribunales de Orden Público, conflictos universitarios. Consejos de Guerra, y romerías que puedan cortar la digestión a quienes piensan lo que
quieren que los demás piensen.
F. J. A S Í N

CRISIS
Montejurra 1969 había desbordado a Montejurra. La prensa extranjera habló del «acto político más violentamente
contrario al régimen desde la Guerra Civil de España» ( « T h e T i m e s » ) .

Medio millón de pesetas en multas, cientos de in-

terrogatorios, fueron el precio del acto de expresión política más libre y violento. Era el primer condicionamiento

para

«Montejurra 1970».
El 22 de julio de 1969, las Cortes aclamaron a Don Juan Carlos de Borbón como sucesor de Franco. Las Cortes aprobaban la designación directa del sucesor. L a primera concentración de Montejurra, después del 22 de julio iba a ser el
3 de mayo, día de la respuesta. Era el segundo condicionamiento.
Carlistas y observadores p o l í t i c o s veían necesaria una convención más. El Cardenal Arzobispo de Pamplona autorizó
los actos religiosos a petición de la Hermandad Penitencial del Via Crucis de Montejurra. L a Dirección General de Política
Interior autorizó la reunión para los actos religiosos. Pero nadie pegó pasquines anunciadores en las calles de España. La
Junta Suprema, lamentando las dificultades que impedían dar publicidad a los actos, envió notas a todos los centros carlistas para ratificar que el 3 de mayo habría Montejurra, «Montejurra 70».
En una serie de reuniones iniciadas en la primera semana de abril, los representantes de la juventud carlista de N a varra, Vascongadas, Zaragoza y Madrid fueron encargados de organizar los actos no religiosos de Montejurra. El año p a sado, en que por primera vez fueron prohibidos todos los actos p o l í t i c o s del día, los jóvenes llevaron de hecho la organización, con éxito.
Durante el día, desde el acto político de la campa de Irache, la organización montada por los jóvenes fue desplazada paulatinamente y la Junta Suprema tomó la iniciativa.

Al parecer este cambio, que creó descontento y desconcierto,

se debió a la situación política nacional, que había sufrido un inesperado giro en los días inmediatamente anteriores. Hubo
que cambiar el signo violento y duro de las manifestaciones por otro más sopesado, al que los jóvenes se adhirieron más
tarde.
Durante la tarde del sábado fueron llegando a Pamplona los miembros de la Junta Suprema de la Comunión Tradicionalista y todos los jefes regionales. En el Hotel de Los Tres Reyes celebraron una reunión previa a la rueda de Prensa
anunciada para las ocho de la tarde. A la rueda de prensa asistieron corresponsales de A P , ITT, Reuter, « T h e Times»,
«Frankfurter Algemeine Zaitung», «Süddetsche Zaitung», «Newsweek» y otros periódicos y agencias europeos y americanos,
además de enviados de algunas cadenas de T V europeas.

El s e c r e t a r i o general de la Comunión Tradiclonalista leyó el docum e n t o aprobado por la Junta en el
q u e el C a r l i s m o mostraba oficialm e n t e su postura a c t u a l . Dicha nota decía, entre otras cosas, que el
C a r l i s m o denuncia f o r m a l m e n t e la
falta de libertad e x i s t e n t e en la v i da política d e l país, al faltar los cauces libres de i n f o r m a c i ó n para llevar a la o p i n i ó n e l s e n t i r político d e
los grupos ideológicos en desacuerd o c o n el Régimen, pero que sient e n y quieren responsabilizarse c o n
el f u t u r o de nuestra patria. A s i m i s m o , el C a r l i s m o quiere hacer const a r que cualquier grupo ideológico
o p o l í t i c o , s i no acepta las leyes v i gentes i m p u e s t a s , queda excluido

de la legalidad, siendo por ello t o t a l m e n t e i m p o s i b l e desarrollar s u s
actividades fuera de la c l a n d e s t i n i dad y presentar al pueblo soluciones c o n c r e t a s .
A f i r m a a c o n t i n u a c i ó n la nota,
que a la sociedad española se le
están i m p o n i e n d o intereses económ i c o s que anulan toda p r o m o c i ó n
política e ideológica de la persona
humana. La nota señala la necesidad de la c r e a c i ó n de unos autént i c o s cauces d e m o c r á t i c o s para q u e
el pueblo pueda c o n c u r r i r al proces o c o n s t i t u c i o n a l . Enjuicia el caráct e r de las ú l t i m a s decisiones s o b r e
la sucesión y l e g i s l a c i ó n , en las que
se han utilizado disposiciones t r a n s i t o r i a s de la Ley Orgánica del Es-

tado, medíante las que se facultan
poderes esDeciales concedidos en
circunstancias h i s t ó r i c a s superadas.
Enjuicia a s i m i s m o la f o r m a en q u e
han sido llevados a cabo los actos
de participación en las decisiones.
La c o n c u r r e n c i a d e pareceres,
formulada por el Régimen, se l i m i t a
cada vez m á s — d i c e la n o t a — a la
de un grupo e c o n ó m i c o y t e c n o c r á t i c o que rige los destinos del país
en todos los aspectos. La identificación del poder p o l í t i c o con el poder
e c o n ó m i c o lleva a un c a p i t a l i s m o
paternalista que evidencia graves
fallos f u n d a m e n t a l m e n t e de t i p o a d m i n i s t r a t i v o , c o m o d e t e r m i n a d o caso y o t r o s de t o d o s c o n o c i d o s .
La nota finalizaba c o n una decla-

ración de siete puntos en los que
concretaba la postura del c a r l i s m o .
El C a r l i s m o lucha por la l i b e r t a d
del pueblo español en unión de t o dos aquellos grupos que propugnan
un r é g i m e n d e m o c r á t i c o de participación p o l í t i c a y de defensa de l o s
derechos h u m a n o s .
La libertad p o l í t i c a , para que sea
auténtica, debe partir del r e c o n o c i m i e n t o de los grupos p o l í t i c o s q u e
defienden e s t o s p r i n c i p i o s democráticos y s o n cauce abierto para ejercitarlos.
La libertad s i n d i c a l , que sea una
realidad, s i n la i n t e r f e r e n c i a d e l
poder p o l í t i c o , siendo los trabajadores los que n o m b r e n s u s r e p r e s e n -

MONTEJURRA
70

OSITIVA
tantes y f o r m u l e n su propia const i t u c i ó n sindical.
Reconocimiento del pleno derecho
de los diversos pueblos que forman la Nación española, con t o t a l
respeto a sus propias libertades y
leyes. Pueblos así federados en una
unidad de Repúblicas Sociales.
Para que la l i b e r t a d religiosa sea
auténtica es necesario exista separación entre la Iglesia y el Estado.
Debe t e r m i n a r la acción d e l Gobierno sobre aquellos grupos q u e ,
no atentando contra la seguridad de
las personas, defienden derechos.
Deben ser reparadas las ofensas
inferidas a las personas de Don Javier y Don Carlos Hugo de Borbón
Parma, d e f e n s o r e s d e estos p r i n c i pios ccnsustanciales al C a r l i s m o ,
que f u e r o n desterrados.
La prensa e x t r a n j e r a («Le M o n de» del 5-V-70 y otros periódicos)
ha destacado de esta nota c o m o
sus principales novedades: la c o n s i deración de q u e t o d o grupc. p o l í t i c o
que no acepte las leyes v i g e n t e s
«queda excluido de la legalidad», así
c o m o e l p r o p ó s i t o oficial d e l Carl i s m o de c o n c u r r i r en la lucha política en unión de los o t r o s grupos
d e m o c r á t i c o s . Puede resaltarse t a m bién la petición d e separación e n t r e Iglesia y Estado.

La Princesa Doña Cecilia, testimonio en Biafra, presencia en
Montejurra.
(Foto M e n a )

Por p r i m e r a vez, en la tarde anter i o r a M o n t e j u r r a , n o hubo d e s f i l e s
de las bandas de Requetés p o r las
calles de Pamplona. El número d e
personas con boina roja q u e pasearon p o r la c i i d a d f u e s e n s i b l e m e n te inferior al de años anteriores. En
los c e n t r o s carlistas de Pamplona
se observó un gran flujo de personas llegadas de todas partes de España q u e se interesaban por confirmar los n u m e r o s o s rumores que habían c i r c u l a d o en las fechas anteriores. Se aseguraba que la policía
tenía intención de intervenir ayudada p o r cincuenta perros policías y
algunas personas daban c o m o posible la presencia del Gobernador C i v i l de Navarra en los actos del d í a
s i g u i e n t e . A m b o s rumores no t u v i e ron c o n f i r m a c i ó n e l día 3. D e igual
f o r m a e x i s t í a n ¡deas confusas sobre
la identidad d e l m i e m b r o de la Familia Borbón-Parma que aparecería
en M o n t e j u r r a .
En la m i s m a t a r d e del sábado num e r o s o s r e p r e s e n t a n t e s carlistas d e
t o d a España a s i s t i e r o n a una recepción ofrecida en el d o m i c i l i o del Jef e Regional de Navarra, D. M i g u e l
de San C r i s t ó b a l .
C o m o en años anteriores, el punt o de cita para la concentración do
M o n t e j u r r a f u e la explanada d e l
M o n a s t e r i o d e Irache. Desde p r i m e ras horas de la mañana todas las
misas celebradas en el M o n a s t e r i o
de los PP. Escolapios se v i e r o n repletas de g e n t e . Un grupo de señoritas recaudaba en huchas, donativos v o l u n t a r i o s destinados a subvencionar los gastos de esta reunión
anual. Por un altavoz situado en una
f u r g o n e t a se saludaba a los allí reunidos a la vez q u e se daban consignas de a c t u a c i ó n y slogans políticos.
Desde el p r m e r m o m e n t o de la
mañana se a d v i r t i ó la presencia d e
numerosos agentes de la Brigada
de Investigación Social, llegados de
varias capitales d e l Norte de Españ a ; a pesar d e algunos i n t e n t o s d e
e n f r e n t a m i e n t o p o r parte de j ó v e n e s
c a r l i s t a s , en ningún m o m e n t o f u e r o n
molestadas dichas personas. Sobre
las diez de la mañana los altavoces
anunciaron la llegada de la Infanta

Mensaje de S. M. el Rey
Queridos Carlistas:
Estoy en medio de vosotros por el corazón y la
esperanza.
Todas las grandes esperanzas vividas acaban cobrando vida y ha vivido nuestra esperanza de una sucesión en la gran familia carlista.
Todas las grandes esperanzas, cuando son fruto
de una lucha, acaban por entrar en el alma de los
pueblos. Nuestra esperanza está ya en el alma de nuestra Patria. Esperanza de una España auténtica, despojada de las estructuras socio-políticas ficticias que
la asfixian, de una España que empieza a andar hacia
la libertad, no sólo formal sino real, es decir, hacia
lo que hace posible la libertad real, los partidos políticos, las asociaciones, las colectividades regionales,
el sindicato, que haga co-partícipes a todos en la elaboración de las nuevas estructuras que harán posible
una nueva sociedad.
Una España justa que brinda a todos la oportunidad de desarrollarse plenamente, no sólo en el
campo material, sino también en el de la responsabilidad social y espiritual.
De una España fraternal que intente elevar su
meta desde el nivel egoísta del provecho hasta el alto nivel del servicio.
Esta es nuestra esperanza y hemos logrado que
sea compartida: es nuestra primera victoria.
Ahora tenemos que ir de la esperanza compartida a la victoria compartida a todos los que quieren
esta España auténtica.
Queridos Carlistas: os pido para esto que seáis
ejemplares, que seáis auténticos. El sacrificio cotidiano no es tanto el brindar la vida en un esfuerzo sublime como el brindar día a día su labor, su tiempo,
su imaginación y su corazón a una Causa que es
grande.
Sólo a ese precio ganaremos la gran batalla de esa
gran Causa y tenemos el deber de ganarla y el tiempo en el que lo podemos hacer está más próximo de
lo que creemos.
Animo, disciplina y que Dios os bendiga como lo
desea vuestro viejo Rey,
FRANCISCO JAVIER
En el destierro, a 2 de mayo de 1970.


Related documents


montejurra num 37 mayo 1968
montejurra num 52 mayo junio 1970
montejurra num 48 septiembre octubre 1969
montejurra num 26 mayo 1967 1
montejurra num 46 mayo 1969
montejurra num 34 febrero 1968


Related keywords