MonteJurra Num 52 Mayo Junio 1970.pdf


Preview of PDF document montejurra-num-52-mayo-junio-1970.pdf

Page 1 2 3 45632

Text preview


Teóricamente todos. Prácticamente muy pocos. Me parece que
es fácil comprender que un trabajador que ha sido despedido
de su empresa, por las razones
que sean, no podrá nunca ser
readmitido de «buena gana» por
sus jefes.
L o que ocurre en la realidad
es que se intenta alejar, de la
forma que sea, al elemento que
resultaba incómodo a la empresa. L a misma legislación que ordena la reincorporación del trabajador despedido injustamente
a su antiguo puesto de trabajo,
posee una serie de recurscs que
pueden invalidar, prácticamente
la sentencia de un tribunal.
Por otra parte, el empresario
jamás podrá sentirse cómodo
con un trabajador que le era
molesto antes del despido. T r a tará de encontrar los medios necesarios para deshacerse de él
de la forma que sea. Hay que
darse cuenta, también, de que el
mismo trabajador se sentirá totalmente desplazado en una empresa en la que el jefe no deja
de mirarle con malos ojos y que,
además, intenta hacerle la vida
poco menos que imposible. P o r
este procedimiento será él mismo quien se de cuenta de la conveniencia de abandonar su empleo.
Total que los números, aún
siendo ciertos, muchas veces impiden ver la realidad y por lo
tanto pueden ser empleados,
consciente o inconscientemente,
como medio para ocultarla.
Las cifras, aunque ciertas, no
reflejan la realidad de los hechos en toda su dimensión. Y como se ha dicho con acierto alguna vez, la verdad a medias no
deja de ser una gran mentira.
J. A N S A (Pamplona)

Desarrollo y reforma
social
Con los nervios templados del
que lucha con firmeza y espera
con dificultada, pero realista ilusión el porvenir de una sociedad
mejor y más justa. Con la mente
clara y el corazón revuelto, de
improperios, deseos, y pasión
difícilmente contenida. M e brotan rebeldes pensamientos, que
voy a intentar dejar aquí plasmados en su parte mínima de
cualidad y cantidad, con el fin
de que puedan ver la luz, en esta España de nuestros sudores.
Pensamientos y meditaciones,
que no son de hoy ni exclusivos
míos. Sino perennes de N O S O T R O S , los marginados.
Aún caliente m i televisor voy
recordando las palabras, pronunciadas con suave retórica, la víspera del 1 de mayo, por el Sr.
García del R a m a l Ministro del
Sindicato Español:
«QUEDAN LEJOS Y A AQUEL L O S P R I M E R O S DE M A Y O
E N L O S QUE L A A C T U A C I Ó N
I N J U S T A DE U N A S O C I E D A D
ERA CAMPO PROPICIO P A R A
LA EXPLOTACIÓN, LA DIVIS I Ó N Y EL R E N C O R » . Efectivamente quedan lejos A Q U E L L O S y A Q U E L L A sociedad, pero está aquí E S T A sociedad y su

problemática; E S T O S primeros
de mayo, con vísperas de alardes televisivos, de raciones de
Fiesta Nacional e invasión de
plazas y calles públicas, por las
fuerzas de la Policía Armada.
«TODAVÍA QUEDAN SERVID O R E S DE L A N O C H E » . De
acuerdo, hay servidores de errores. Sembradores, diría yo, de
confusionismo. H a y quién vive
de lo que sirve o le sirven, por
eso hay tantos en T I N I E B L A S .
« L O S QUE A P R O V E C H A N
CUALQUIER MOMENTO Y EL
S I M B O L I S M O Q U E T U V O ESTA
PECHA
LES
PARECE
OPORTUNO PARA INCITAR
A LAS ANTIGUAS FORMAS».
Sin comentarios, tampoco aquí
los voy a hacer. Solamente sin
proponérmelo, de pronto me
acuerdo de un 20 de diciembre
de 1968, un 22 de julio de 1969
y un 18 o 19 de julio de 1936,
como si hubiera un extraño y
mágico hilo de unión.
« E S T E I . » D E M A Y O ESPAÑ O L SE C O N M E M O R A DESDE
EL T R E N E N M A R C H A D E L
DESARROLLO Y DE L A REFORMA SOCIAL, EN LOS U M BRALES
DEL ESTUDIO
Y
A P R O B A C I Ó N DE U N A L E Y
SINDICAL, C U Y O OBJETIVO
P R I N C I P A L ES H A B I L I T A R
UN M A S A M P L I O SITIO A L
SOL P A R A L O S T R A B A J A D O RES, E N L A P A R T I C I P A C I Ó N
Y EN L A RESPONSABILIDAD
DE N U E S T R O D E S T I N O C O M O
N A C I Ó N » . Por naturaleza lógica,
la vida en sí es un tren en marcha y evolución: Ningún hombre
puede cambiar esto, aunque sí
acelerarlo. Mas creo, sinceramente, que los trenes españoles corren poco, menos que los demás,
menos que lo que debían (incrédulos, darse una vuelta por Europa). Esto es un retroceso cara
al mundo en que vivimos, no un
avance. M e parece que se debe
al fallo de las cabezas, las máquinas y a que las renovaciones que
se hacen o se prevén no están
a la altura de las circunstancias.
Es solamente una opinión. A uno,
que la legalidad le produce pocos dolores de cabeza —en el
aspecto formal, se entiende— y
lo que verdaderamente le importa es la legitimidad de las cosas.
No puede menos que sonreír, al
ver cómo un importante de la
legalidad, profetiza la aprobación de una ley con unos caracteres determinados. Y se pregunta si es legal o no. N o lo sé.
Legítimo no me lo parece. De
todas formas entiendo que deja
bien sentado esa de la P A R T I CIPACIÓN Y L A RESPONSABILIDAD.
Esto del desarrollo y la reforma social, creo que también tiene algo que V E R , con:
Esas doscientas familias que
controlan la economía nacional
El dinero que E N T R A de los
T R A B A J A D O R E S españoles en
el extranjero, para compensar el
que S A L E .
L a invasión de turistas, como
Pedro por su casa, que nos dejan de todo, costumbres, hábitos,
drogas, vicios y . . . ¿dinerito?
Los hombres que día a día, leemos su nombre en los periódicos,
encabezados más o menos así:
A N T E E L T R I B U N A L DE O R D E N P U B L I C O (a veces C O N SEJO D E G U E R R A ) H A N C O M P A R E C I D O . . . , y lo que representan.

La crisis de L A I G L E S I A y su
despegamiento del poder político.
L a creciente importancia del
capital extranjero y sus influencias, sobre todo el yanqui.
Las huelgas —perdón, paros
laborales—, manifestaciones, protestas universitarias, estados de
excepción, detenciones, deportaciones, peticiones infructuosas de
Asociaciones políticas, dimisiones
de enlaces y jurados de empresa
—únicos representantes directos
del trabajador—, escrito de intelectuales al Gobierno (23-XII1969), petición de amnistía de
presos sociales y políticos, prohibición de conferencias y reuniones, dificultades de información
de la prensa en asuntos del G o bierno y sus órganos (ej., reuniones de procuradores familiares),
disconformidades sobre tratos de
la policía, etc., etc.
M A T E S A S , expedientes de crisis de empresas —obreros de patitas en la calle— y similares.
Incultura e ignorancia.
Pactos militares con el eje del
mundo capitalista, U S A , con sus
repercusiones en todos los órdenes.
Desajuste generacicnal y disconformidad de la juventud.
L a continuación del absurdo
muro, de vencedores y vencidos.
El injusto trato a las regiones
y su personalidad.
En fin son los que pasan hambre, necesidad, humillación y
postergación. Son los que abren
mucho la boca ante el televisor,
que entablan continuamente las
más brillantes discusiones sobre
los
TRASCENDENTALISIMOS
toros, toreros, púgiles, futbolerías y demás, que trabajan horas
y horas, sin preguntar ni preguntarse, el por qué. A éstos los tengo en mi mente, creo que son la
mayoría y no sé por qué, me parece que están donde están sin
saberlo. Porque no saben, no
quieren o no les dejan saber nada. Seguramente para que los establecidos y sus descendientes,
puedan saber más, puedan saberlo y hacer T O D O . N o creen
en eso de que la cultura no ocupa lugar y si lo creen ven conveniente el administrarla ellos para ídem.
Como en esto del V E R o no
VER, cada uno ve con sus ojos
lo que quiere y puede, pues es
L I B R E I N T E R P R E T A C I Ó N de
cada cual. Y sigo...
«NUESTRO SINDICALISMO
DE P A R T I C I P A C I Ó N Y C O N VIVENCIA...».
«NUESTRO SINDICALISMO
POSTULA...».
«NUESTRO SINDICALISMO
ASPIRA...».
«NUESTRO SINDICALISMO
SE I N S E R T A . . . » .
«NUESTRO SINDICALISMO
EXIGE...».
Conforme, muy llamativo todo. Una duda. ¿Cómo, para
quién, a quiénes y con quiénes,
participa, convive, postula, aspira, se inserta y exige el Sindicalismo español? Y o que identifico según los actos y como trabajador me afecta directamente,
no me he enterado hasta que lo
oí. M e tenía por un preocupado
y resulta que no me entero de
lo que pasa alrededor, despistado que debe ser uno, sí, o... ¿no?
« A TODOS VOSOTROS, T R A BAJADORES,
SIN DEMAGO-

GIA ALGUNA CONTRARIA A
M I E S T I L O Y C A R Á C T E R , OS
A F I R M O QUE E L N U E V O S I N DICALISMO NOS TRAERÁ L A
F O R M A DE I N S E R T A R SU Í M P E T U EN L A NUEVA DEMOCRACIA, QUE N O NACE DEL
T U M U L T O , N I DE L A PROTESTA, N I DE L A P R A C T I C A COT I D I A N A DEL CAOS S O C I A L ,
N I DE L A I N F E C U N D A L U C H A
DE CLASES, S I N O D E L T E X T O DE N U E S T R A S L E Y E S Y
DEL M A N D A T O I M P E R A T I V O
DEL C A U D I L L O DE E S P A Ñ A » .
¿Qué ha cambiado en el Sindicalismo español, para llamarle
N U E V O ? ¿El titular, como ministro delegado, y los relevos en
cargos que éste ha hecho? Esto
no es cambio, esto no es nuevo,
esto es lo de siempre. EL USO
DE L A S F A C U L T A D E S P L E N I P O T E N C I A R I A S DEL GOBIERN O . N U E V A Democracia, a fe
que debe serlo —por más que no
entienda de estas modas—, igualmente se la puede llamar VIEJA.
Digo esto porque no se parece
en nada a la nuestra, que no es
ni vieja ni nueva, simplemente
ES—, a lo que entendemos por
DEMOCRACIA,
nosotros
los
carlistas: L A P A R T I C I P A C I Ó N
DEL P U E B L O E N E L P O D E R .
EL P U E B L O haciendo sus leyes,
por medio de sus representantes,
diciendo quiénes son sus líderes,
sus príncipes, etc., si hubiera lugar a ello, e imponiendo a éstos,
para serlo, el que hagan Justicia, que respeten y mejoren, al
unísono con EL P U E B L O , las leyes, derechos y L I B E R T A D E S ,
no imponiendo imperativamente
NADA.
«ESTAD UNIDOS P A R A SER
F U E R T E S » . G r a n máxima, sí
señor, lástima no poder hacer el
honor de introducirla a nuestro
léxico, pues E N L O S Q U E N O
NOS R E S I G N A M O S , es credo
permanente.
Cansado ya de recordar concluyo y P I E N S O :
N U N C A SE D I J O T A N T O E N
T A N POCO T I E M P O P A R A
S I G N I F I C A R MENOS.
MEDITO:
Que este 1 de Mayo, nos haga entender esto a todos, los que
hemos buscado con honradez, caminos de L I B E R T A D y J U S T I CIA, en diferentes pensadores,
diferentes ideologías, diferentes
posiciones políticas. N o importa
ser cristiano, marxista, fascista,
tradicionalista o cualquier cosa,
para tener unes problemas en
común y un camino juntos que
recorrer. Tampoco importa no
ser nada, por no haber encontrado acoplamiento en ninguna
ideología concreta, ni ser instruido o ignorante, el color ni
otros determinantes. Si hay convicción de honradez y caridad,
como conducta de vida, no como arma más o menos de interés propagandístico, nos entenderemos porque en el fendo somos U N O S . Los hipóciitas que
dominan o aspiran a dominar,
son los O T R O S . Este es el problema crucial del mundo. L A H I P O C R E S Í A . N o podemos consentir que sigan dominando, no podemos permitir que continúen
en su error de soberbia, por eso
debemos caminar juntos, para
enseñarles nuestra caridad, nuestra honradez, para ser todos,
UNOS, para ser todos H O M BRES.
F. IT. (Madrid)