MonteJurra Num 58 Febrero 1971.pdf


Preview of PDF document montejurra-num-58-febrero-1971.pdf

Page 1 2 34528

Text preview


Con f e c h a 3 de f e b r e r o de 1971 la Dirección General d e Prensa c o m u n i c ó al Padre
Provincial de los C a p u c h i n o s , en Pamplona,
la s u p r e s i ó n de la r e v i s t a «Familia Nueva»
con carácter de p e r p e t u i d a d .
A n t e r i o r m e n t e , el día 23 de d i c i e m b r e de
1970, se había t r a s l a d a d o al d i r e c t o r de la
revista un p l i e g o de cargos f o r m u l a d o cont r a t r e s a r t í c u l o s aparecidos en el n ú m e r o
512 de dicha p u b l i c a c i ó n , c o r r e s p o n d i e n t e al
m i s m o m e s de d i c i e m b r e . Los m e n c i o n a d o s
a r t í c u l o s eran el e d i t o r i a l «¿Quiénes s o n los
curas que hacen p o l í t i c a ? » , un e x t r a c t o del
l i b r o de M o n s e ñ o r H e l d e r C á m a r a , «Espiral
de v i o l e n c i a » , que llevaba el m i s m o t í t u l o , y el c o r r e s p o n d i e n t e a la s e c c i ó n de
TV, t i t u l a d o «Televisión y g r u p o s de p r e sión» y f i r m a d o por Patxi A g u i n a g a .
El d i r e c t o r de «Familia Nueva» c o n t e s t ó ,
d e n t r o del plazo e s t a b l e c i d o , c o n el c o r r e s p o n d i e n t e p l i e g o de d e s c a r g o s y quedó a la
espera de la r e s p u e s t a de dicha D i r e c c i ó n
G e n e r a l . E n t r e t a n t o , en los ú l t i m o s días del
m e s de d i c i e m b r e , el Padre Provincial de los
Capuchinos r e c i b i ó un c o m u n i c a d o de la D i r e c c i ó n General de Prensa en el que se puntualizaba que la revista no seguía la línea de
la i n f o r m a c i ó n religiosa y q u e , por t a n t o , tocaba aspectos i n f o r m a t i v o s que no le i n c u m b í a n . Y para ello se señalaban t o d o s los ar-

ULTIMA
hora
supresión
de la revista
familia nueva
t í c u l o s y s e c c i o n e s que, d u r a n t e los o n c e
n ú m e r o s de 1970, s e s a l í a n de la línea rel i g i o s a . Este d o c u m e n t o e x i g í a t a m b i é n r á p i d a
c o n t e s t a c i ó n por lo que el S u p e r i o r Provincial se d i r i g i ó , por e s c r i t o , al l i m o . Sr. Direct o r General de Prensa e x p o n i é n d o l e su voluntad de que la r e v i s t a v o l v i e s e por los cau-

ces que le c o r r e s p o n d í a n s e g ú n la d i r e c c i ó n
de p r e n s a .
A s í y t o d o , el día 3 de f e b r e r o , llegó
la citada c o m u n i c a c i ó n de s u p r e s i ó n . La razón f u n d a m e n t a l por la que «Familia Nueva»
queda s u p r i m i d a se c e n t r a en que se c o n s i dera que e s t e órgano i n f o r m a t i v o de c a r á c t e r
r e l i g i o s o se sale de los c a m p o s d e t e r m i n a dos para una p u b l i c a c i ó n r e l i g i o s a .
En c u a l q u i e r caso, y r e s p o n d i e n d o a las
m u c h a s e s p e c u l a c i o n e s que se han hecho al
r e s p e c t o , hemos de d e c i r que la i n t e n c i ó n de
los r e s p o n s a b l e s , de esta r e v i s t a navarra era
hacer de ella un ó r g a n o de c o m e n t a r i o m e n sual a los a c o n t e c i m i e n t o s más s a l i e n t e s de
cariz r e l i g i o s o e i g u a l m e n t e p r e t e n d í a n dar
un j u i c i o moral y c r i s t i a n o s o b r e los p r o b l e mas s o c i a l e s y h u m a n o s , en g e n e r a l , de may o r r e l i e v e e i m p o r t a n c i a . Por otra p a r t e
ellos c o n s i d e r a b a n q u e , s i m u c h o s s u s c r i p t o r e s se daban de baja por la o r i e n t a c i ó n d e
la r e v i s t a , t a m b i é n se r e g i s t r a b a n n u m e r o sas altas en a m b i e n t e s s o c i a l e s más aprop i a d o s . Se pensaba, así m i s m o , que el n i v e l
i n t e l e c t u a l de los l e c t o r e s se iba p r o m o c i o nando y que la r e v i s t a d e b í a f a v o r e c e r esta
p r o m o c i ó n . F i n a l m e n t e , d i g a m o s que la p o s t u ra del e q u i p o que regía «F. N.» era s e g u i r por
la m i s m a línea hasta t a n t o s u s s u p e r i o r e s no
j u z g a s e n o p o r t u n o p r e s c i n d i r de sus s e r v i c i o s .

eaton ibérica, un conflicto laboral y político
Tras mes y medio de paro volvieron al trabajo los obreros de la
empresa Eaton Ibérica, S. A. (industria auxiliar del motor establecida
en Pamplona). La reanudación de la actividad laboral se ha logrado
alrededor de unas bases de arreglo ciertamente lejanas de las reivindicaciones sociales que promovieron el paro el día 7 de enero. Los
trabajadores pidieron entonces un aumento de 3.000 Ptas. al m e s ,
jornada laboral de 44 horas semanales y supresión del turno de noche.
El arreglo final se refiere a la ausencia de sanciones por parte d e la
empresa y comienzo de negociaciones una vez reanudada la normalidad
laboral. Otra diferencia importante: entraron en paro unos trabajadores
que hicieron dimitir a su jurado de empresa por disconformidad con los
Sindicatos y ahora vuelven con la sombra, el rumor o el proyecto de
elecciones de jurado sindical. Aclaremos de entrada que de los 621
trabajadores de Eaton Ibérica, 495 recibieron el despido de la e m p r e s a
a causa del paro.
La huelga de Eaton Ibérica, una de las más largas producidas en
la España del desarrollo planificado, ofrece dos versiones tan distintas
como interesantes para el observador preocupado por los problemas
laborales de nuestro tiempo y de nuestro medio ambiente. Por un lado,
las peticiones materiales no conseguidas por medio de la huelga. Por
otro, la formulación de esas peticiones a través de un cauce totalmente
extraño a la legislación sindical vigente. Dentro de las reivindicaciones
materiales todavía se puede establecer otra doble vertiente, distinguiendo entre una petición de 3.000 Ptas. mensuales y la reducción de
la jornada laboral que en opinión de los representantes de los trabajadores podía tener efectos en el mundo laboral por imitación de otras
empresas e incluso por la absorción de obreros sin empleo. Este último
punto, indudablemente, e s muy discutible.
El paro rebasó los 40 días contra las opiniones de algunos y las
mediaciones d e otros, como los procuradores en Cortes señores Goñi
y Zubiaur qué fueron los primeros en ofrecer sus gestiones a las dos
partes, gestiones por cierto aceptadas por unos y otros. La mediación
había cumplido sus objetivos. Pero el contacto posterior iba a fallar.
AL M A R G E N DE S I N D I C A T O S
Para un observador como el diario «Pueblo», órgano oficial de los
Sindicatos, el planteamiento d e un conflicto al margen de los cauces
oficiales era t e m a evidentemente sugestivo. Por eso se desplazó a
Pamplona un enviado especial mostrando e n sus crónicas especial
atención a e s t e aspecto. Por eso también dejaba constancia e n su
primer trabajo de que tras las dimisiones de jurados de empresa e n
trece factorías navarras a finales del 69, «poco a p o c o las e m p r e s a s
v o l v i e r o n al cauce s i n d i c a l para la r e s o l u c i ó n de sus p r o b l e m a s m e n o s
c i n c o de ellas que en una prueba de f u e r z a I n t e n t a n m a r c h a r p o r s u
c u e n t a . Una es la Eaton».
Efectivamente, era una de las empresas con jurado dimitido a petición de los propios trabajadores que habían votado a ese mismo jurado. Una de las que no había vuelto al cauce sindical para la resolución
de sus problemas porque no lo querían los trabajadores y porque los
problemas planteados a lo largo del año 1970 habían encontrado cauce
de resolución entre los representantes (no jurados) y la misma e m presa. Esta aceptaba de hecho, si no de derecho, e s e cauce no oficial
por la sencilla razón de q u e no quedaba más remedio que aceptarlo.
A nadie s e le puede ocultar que la presencia d e esas empresas
sin jurado contrasta con el sindicalismo oficial. Para algunos observa-

dores ahí puede radicar un detalle de interés político: el desarrollo de
una huelga al margen del Sindicato. Los trabajadores en paro de Eaton
Ibérica veían claro ese punto. Y mientras el Sindicalismo actual cedía
los locales para que se reunieran, los declarados al margen de los cauces vigentes reconocían la conveniencia de unes demandas sindicales
y un posterior juicio en Magistratura. Incluso en una ocasión y a título
puramente informador, el Vicesecretario de Ordenación Social se sentó
en la mesa de los representantes de los trabajadores, en plena asamblea. Queremos decir que esta separación trabajadores-sindicatos fue
posible e n el fondo aunque no en algunos aspectos de forma.
Pero parte de estos aspectos puramente formales quedaron rotos.
La Policía Armada invitó a los trabajadores a que continuaran su camino cuando el penúltimo día de paro fueron a la Casa Sindical y se
encontraron unos letreros que anunciaban la suspensión de sus habituales asambleas.
Los trabajadores fueron al paro sin jurado d e empresa y volvieron
al trabajo en las mismas condiciones tras diversos contactos con la
empresa. Una vez más se había solucionado un problema en Eaton
Ibérica sin jurado. Pero en esta ocasión el arreglo sólo hablaba de no
despidos e inmediatas negociaciones posteriores a la vuelta al trabajo.
«NO»

EMPRESARIAL A LA PRESIÓN DE LA

FUERZA

La misma empresa capaz de entablar negociaciones con los obreros al margen del cauce sindical no estaba dispuesta a ceder más ante
la única arma posible para unos trabajadores que no confiaban en Sindicatos: el paro y la unión entre todos. Y por supuesto que tampoco
cedería ante las reivindicaciones totales d e los obreros. Por eso éstos
no tuvieron inconveniente en aceptar una contrapropuesta empresarial
que lógicamente estaría por debajo de las 3.000 Ptas. y las 44 horas
semanales.
Según se recogió a través de una información periodística, en un
momento dado la empresa dijo a los trabajadores que si ellos hacían
gala de obtener las cosas por la fuerza, en esta ocasión no podían
ceder a esa fuerza. En otras palabras, la empresa intentaba salvar a
toda costa el principio de autoridad: sí a las mejoras salariales y laborales, pero tras la reanudación del trabajo. Algo a primera vista formal.
Pero en el fondo la empresa dejaba sentado que cedería ante una negociación pero no ante un paro.
Así se dio la circunstancia d e que ambas partes mantenían principios extraños al tira y afloja de unas mejoras salariales. Para los
obreros era importante no entrar e n la normalidad sindical vigente de
un jurado de empresa. Para la parte económica significaba mucho el
mantenimiento de un principio de autoridad.
Es cierto que ambos postulados quedaban a salvo. Pero quizás el
precio fue demasiado alto para las dos partes y especialmente para
la más débil de las dos, que es la social. La gran lección para unos y
otros puede apuntar la necesidad de una nueva concepción sindical.
Criticar el Sindicato «made in Spain» no viene ya al caso cuando se
anuncia en los periódicos la rápida puesta e n vigor de la nueva ley.
El drama surge al pensar que estos obreros de Eaton y de algunas e m presas pidieron la dimisión de sus representantes sindicales entre
otras razones por su disconformidad con la nueva ley. El tiempo dirá
si esta ley Solís-García Ramal sirve de cura total o simplemente de
analgésico.