PDF Archive

Easily share your PDF documents with your contacts, on the Web and Social Networks.

Share a file Manage my documents Convert Recover PDF Search Help Contact



Conte version finale .pdf



Original filename: Conte version finale.pdf
Author: Turtle

This PDF 1.5 document has been generated by Microsoft® Word 2013, and has been sent on pdf-archive.com on 20/12/2017 at 15:50, from IP address 190.214.x.x. The current document download page has been viewed 251 times.
File size: 814 KB (20 pages).
Privacy: public file




Download original PDF file









Document preview


Cuentos
de la Isla

Una Paz Fragil
Alguna vez existió un planeta donde vivía un pueblo.
Los humanos eran grandes y tenían la piel oscura como la noche. Algunos
tenían la capacidad de utilizar la fuerza de la tierra para modificar la materia,
sin embargo, este poder requiera una grande concentración y energía mental,
así que no se podía utilizar siempre.
Los humanos le llamaban “Magia” y a los que eran capaz de controlar esta
fuerza los llamaban “Magisters”.
Los Magisters tenían la tarea de estudiar los Universos y sus misterios. Con el
tiempo los humanos desarrollaron una tecnología muy potente, que lograba
hacer que sus ciudades se expandan. Esta expansión llevaba a los humanos a
otros universos, donde existían seres que llamaban “Monstruos”, por no
conocerlo. Los monstruos tenían un cuerpo humanoide de color azul con una
cola larga y verde, largas alas negras, dos piernas y cuatro brazos de color
amarillo, su cabeza azul con ojos rojos, una boca larga y veinte cuernos rojos.
Los monstruos viven eternamente y tienen la facultad de manipular la magia
negra, fuerza que provenía de la tierra y la utilizaban para destruir y matar.
A los monstruos le gustaban mucho la carne humana, lo que generaban
grandes guerras entre ambos bandos.
Las guerras entre los monstruos y los humanos eran terribles, millones morían
de ambos bandos. Los humanos utilizan a los Magisters y su magia para
contrarrestar la magia negra de los Monstruos. Los humanos terminaron
Desarrollando armas para manejar la magia, y equilibrar las fuerzas en la
batalla.

Después de una ardua guerra se firmó un frágil tratado de paz, que permitía
vivir a los Monstruo en las ciudades de los humanos, pero con la condición de
no molestarlos.
Nuestra historia empieza ocho años después del fin de la guerra.
Un hombre llamado Eliezer vivía con su esposa Katerin, en un barrio tranquilo,
cerca de la Gran Ciudad. A pesar de no tener mucho dinero, deseaban alejarse
de la ciudad ruidosa que los envolvía en la oscuridad del humo y el consumo.
Cada mañana, la pareja viajaba, por una hora, de un pueblo aledaño hacia la
Gran Ciudad. Los dos trabajan en una empresa de manufactura de robots, que
era un trabajo muy común en ese tiempo.
Un día, llegando a la ciudad, un monstruo, que se escondía detrás de un árbol,
atacó a la pareja. Su fuerza era tan potente que no podían defenderse. Cayeron
inconscientes y se los llevó al bosque. Caminaron horas por el bosque para
llegar a una cueva, donde vivía el Monstruo. Los encerró en una celda de
madera, muy resistente, y regresó al bosque. Solos y desesperados,
empezaron a tener miedo. Eliezer la consolaba cantando una canción antigua
con voz profunda.
Comenzó a emitir un calor agradable.
Katerin miraba a su marido, incrédula:
- Tu eres un Magister- susurraba
- ¿Cómo es posible? - contestaba Eliezer- Nunca, durante mi vida, he sentido
esta conexión con la fuerza de la Tierra.
- ¿Puedes romper la jaula? - Preguntaba Katerin.
- No lo sé- contestó.
- ¡Concéntrate en las barras de madera! - dijo Katerin
Con sus ojos cerrados, concentrándose en esa energía natural que corría por
todo su ser, trataba de mentalizar la barra. Sintió que su cuerpo se entregaba
a esa energía que venía de la tierra y rompió las barras que lo apresaban.
Eliezer jadeante y confuso por ver frente a él las barras rotas. Era empujado
por Katerin hacia la salida. Lograron correr hacia al bosque que los cubría como

cortinas que bloquean el camino hacia la civilización. La vastedad de la
oscuridad creciente en el bosque los alejaba de la civilización. El camino
parecía no tener fin y el hambre crecía a cada paso.
En la ciudad, los compañeros de Katerin y Eliezer han notado sus ausencias.
Preocupados, fueron a sus casas y la encontraron vacía. En el camino de
regreso, encuentran ramas de árbol rotas, signos de lucha y las huellas de un
Monstruo. Temiendo lo peor, fueron a buscar a la presidente.
Ella los escuchaba con mucha atención. Después del relato de los amigos,
decidió empezar una investigación para determinar si los Monstruos fueron
responsables del secuestro. Pensaba en el pacto que existía entre los humanos
y los monstruos, y si lo que le relataba era verdad, tal pacto dejaría de existir y
tomaría medidas al respecto.
Los resultados vislumbraron la realidad: un Monstruo había, indudablemente,
secuestrado a dos humanos. La presidente tomo la medida de crear una
armada para combatir a los Monstruos y defender los territorios humanos,
mandó a un grupo de robots a buscar a la pareja secuestrada.
En la mañana, tras haber pasado una noche entera en el bosque, envolvían las
frutas que habían recogido y pretendían continuar su periplo por el bosque,
en búsqueda de la civilización.
El mal presentimiento de Katerin hizo que se frenara porque no escucho el
canto de los pájaros, no distinguió el graznido de las ranas o los golpes de los
pequeños animales deslizándose por el bosque.
- ¿Qué pasa? - Preguntó Eliezer
- Nada- contesto.
Cerca de ellos un terrible animal aparece al verlos detenidos, este una
cocodrilo con piel curtida y escamosa, ocho patas, con garras afiladas, cola
larga y potente y una cabeza llena de dientes afilados veía a los humanos como
su almuerzo. Se abalanzo en dirección de su “almuerzo”. Corrieron como
nunca, luchando por su vida envueltos en adrenalina y dolor. Katerin lanzo las
frutas, que tenían guardadas, en dirección del monstruo pero este al

olfatearlas continúo su persecución. Pero ya habían sacado una pequeña
ventaja que supieron aprovechar.
- No podemos escapar por mucho más tiempo- Dijo Katerin.
- Él no podrá seguirnos dentro de la tierra – dijo EliezerEl cerró sus ojos y se concentró en la tierra. Poco a poco, la tierra se
desprendió creando un hueco. Y rápidamente el hueco los envolvió. Ellos
caminaron una docena de metros en la oscuridad dentro de la tierra antes de
surgir al aire fresco. Eliezer colapso, exhausto por el esfuerzo que requería el
túnel y Katerin buscó frutos para ayudarle a recuperarse.
Durante este tiempo, en la ciudad, la situación empeoro. Las Tensiones entre
los humanos y monstruos generaban el inicio de una nueva guerra. Unas
pequeñas peleas habían empezado en la ciudad y la presidente resolvió crear
esta nueva armada para mantener la seguridad de los humanos.
Al fin de la tarde con el cielo ya oscurecido Eliezer despertó, habían pasado
seis horas. Decidieron viajar por las noches para no perder el tiempo, aunque
no podrían avanzar demasiado.
En el camino escuchan unos ruidos que logran identificar, eran los robots;
sintieron gran alivio.

Sin duda alejarse de la monotonía de las ciudades habían transformado el
accionar de los robots que ahora consideraban al sistema humano como
nocivo para ellos.
Eliezer la tomó de la mano y empezó a correr. En la oscuridad se lastimaban
con las ramas de los árboles, pero no dejaban de correr porque ya los robots
los habían visto. Después de un tiempo de carrera observaron que para llegar
a la ciudad tenían que descender por un precipicio. En ese instante a Eliezer
se le ocurrió volver a utilizar sus poderes, creando alas para cruzar el abismo
y llegar a la ciudad. El viento cargo la pareja hasta el borde de la ciudad,
nuevamente la fatiga tumbo a Eliezer. Una vez tranquilos en la ciudad.

Katerin analizaba las posibilidades de ir hacia las autoridades, pero la guerra
hacía de la ciudad un lugar peligroso.
La primera vez que Katerin y Eliezer fueron al palacio de la presidente. Se
sorprendieron al ver que el edificio era muy grande y amarillo.
Un empleado les pidió esperar delante de la oficina de la presidente. El
corredor era muy largo y con muchas puertas. La puerta de la oficina de la
presidente se abrió, esta es una mujer alta de pelo rizado y una mirada
honrada.
- Entren- les mandaba la presidente.
- Señora presidente, todos les monstruos no son malos, solo uno es malo, el
que nos secuestró, los otros no deber sufrir por su comportamiento, todo lo
ocurrido después es consecuencia del odio de unos cuantos -dijo Katerin.
- ¡Yo entiendo, pero para mantener la paz, debo botar a todos! - dijo la
presidente.
- ¡Así va a empezar una nueva guerra y millones van a morir ¡- especifico
Katerin.
- ¿Qué propuesta me tienes? - interrogo la presidente.
- Puede hacer un pueblo para que ellos vivan en paz y así podemos mantener
buenas relaciones con ellos. -Contestaba Katerin.
- ¿Y qué voy a hacer con el monstruo que les ha secuestrado? - pregunto la
presidente.
- Puede atraparlo y mandarlo al espacio - dijo Katerin, dando unos minutos a
la presidente para que pueda analizar la propuesta.
- Es una buena idea, pero cómo vamos capturar al monstruo malo- dijo la
presidente.


Related documents


conte version finale
pdf conoce el volcan cuexcomate
revista fji n 12
guerra
bolet n de febrero
itc presentacion


Related keywords