Cruzando la Linea.pdf


Preview of PDF document cruzando-la-linea.pdf

Page 1 23420

Text preview


Irving. Este artículo simplemente señala que la iglesia de Irving y sus líderes han decidido practicar cosas anti-Bíblicas y pecaminosas
por voluntad propia. Entonces, como ellos han decidió violar escrituras Bíblicas en base a su autonomía, también hay hermanos fieles
y congregaciones fieles que han decidido señalar el error, en base a la autonomía y así prevenir que otros cometan esos mismos
errores (1 Tesalonicenses 5:14, Hechos 20:31).
Tercero: ¿Se le ha tenido paciencia y se le ha dado oportunidad a la iglesia de Irving para que se arrepienta de sus errores?
Sí. Muchas veces se les ha pedido a los líderes de la iglesia de Irving que se arrepientan y regresen a las sendas antiguas. Los
siguientes evangelistas y líderes de distintas congregaciones y estados han entablado conversaciones en persona y por correos
electrónicos en diferentes lapsos de tiempo con el propósito de ayudarlos a que regresen al camino correcto, los cuales son: Alton
Bailey, Allen Bailey, Mark Bailey, (palabras del traductor: Alton Bailey es padre de Allen y Mark Bailey. Uno de los hijos de Alton Bailey
es anciano de la iglesia de Irving. Pero aun así, Alton, Allen y Mark Bailey tuvieron que tomar decisiones fuertes por amor al Señor.)
Wayne McKamie, Doug Edwards, Glen Osburn, Alan Bonifay, Wes Cockrum, Donald Coon, Jim Reiser, Bob Johnson, Ronny Wade,
James Orten, Don McCord, Mike Criswell, Joe Norton, Bill Davis, George Battey, Glen Ballard, Greg Gay, Hans Roodschild, Barney
Owens. No todos están de acuerdo con cada punto que se enumerará en este artículo, mas sin embargo, cada uno de ellos ha
confrontado a la iglesia de Irving en alguno de los puntos que en unos minutos enumeraremos.
Muy pocas veces la iglesia de Irving ha aceptado el error de los puntos que vamos a mencionar.
Hay cuatro cosas que debemos notar. Primero, La iglesia de Irving en un tiempo negó que hubiera cometido error de cierto, “rumor”.
Los ancianos de la iglesia mandaron cartas a toda la hermandad el 7 de Noviembre, 2004 donde decían que ninguno de sus líderes
había predicado doctrina falsa Calvinista. Ellos dijeron, “Nosotros, los ancianos, hemos cuestionado a nuestros líderes respecto a sus
enseñanzas y hemos determinado que predicaron la sana doctrina…. No tenemos conocimiento de que se haya predicado falsa
doctrina Calvinista. Este rumor se ha aclarado. De los cinco puntos de la doctrina Calvinista… ninguno de los maestros que enseñan
cree en estos puntos. Cualquier acusación contraria a lo dicho, debe tomarse como falsa y se debe ignorar. Pg. 1”
Mas sin embargo, 10 meses después (29 de Agosto, 2005) estos mismos hombres mandaron otra carta. En esta segunda carta, ellos
reconocen que la primera carta estaba mal y que la falsa doctrina Calvinista sí se predicó y que el hombre que hizo eso, confesó su
error. No dieron explicación de la discrepancia de las dos cartas. ¿Cómo puede ser que los ancianos de la iglesia pudieran haber
estado tan seguros que no se había predicado nada falso y después de 10 meses decir que siempre sí se había predicado falsa
doctrina?
Segundo, hay que notar que los líderes de la iglesia de Irving hacen una distinción muy cuidadosa entre, “disculpándose” por haber
ofendido a los hermanos y “confesando” el pecado. Duane Fencher, uno de los ancianos de la iglesia de Irving, escribió, “… Me he
disculpado públicamente de los dos incidentes, no porque creo que esté mal, sino porque causó que varias personas se perturbaran”
(carta enviada a Mark Bailey – 27 de Octubre, 2004). Duane reconoce la diferencia entre una disculpa y una confesión. Sin
arrepentimiento y confesión del pecado no puede haber perdón de Dios (Lucas 13:3, 1 Juan 1:8-9) ni de los hermanos y hermanas de
la iglesia (Lucas 17:3-4, Santiago 5:16)
Tercero, notemos que los líderes de la iglesia de Irving rehusaron confesar sus pecados en muchas ocasiones, simplemente porque
creían que algunas acciones no eran pecaminosas. La iglesia de Irving tiene una manera distinta de interpretar las escrituras . Ellos
creen en la doctrina, “Solo lo explicito/directo”. Esta doctrina cree que si la escritura no dice explícitamente o directamente, “No debáis
de hacer…” entonces la congregación está libre de hacer como a ella le parezca. Esta doctrina enseña que el silencio de las escrituras
permiten, cuando por el contrario, la Biblia enseña que el silencio prohíbe (Genesis 4:1-5, Levitico 10:1-2, Hechos 15:24, 1 Corintios
4:6, 2 Juan 9-11).
Cuarto, notemos también que esté libro se le mandó por correo postal a cada anciano, diácono y al evangelista de la iglesia de Irving.
Se le dio dos semanas de tiempo límite para verificar el material y saber si se estaba diciendo algo que realmente no sucedió en la
iglesia de Irving. Solamente un diácono escribió dentro de esas dos semanas diciendo que estaba orando por el “Sr. Battey”, pero
nunca sobre si estaba mal el material. Otro diácono escribió después de 4 días del tiempo límite. Su respuesta fue respecto a una
oración encontrada en 2 Corintios 13:14. ¿Por qué ninguno de estos líderes negó las acusaciones? Ellos no negaron las acusaciones
porque sus propias cartas, páginas de web, sus blogs, sus escritos en facebook, sus diapositivas en Powerpoint, y sus grabaciones
fueron la fuente de las acusaciones que se encuentran en este artículo. No había ninguna objeción valida ante sus propias cartas y
escritos.
Alguien me puede preguntar, “¿Has ido y hablado personalmente con los líderes de la iglesia de Irving?” pero nadie se preocup a por
preguntar a los líderes de la iglesia en Irving si al saber que han ofendido a los hermanos, ¿han dejado su “ofrenda delante del altar”
para reconciliarse primero con sus hermanos?” (Mateo 5:23-24). Muchos quieren hacer esta pregunta, “¿Has ido y hablado
personalmente con los líderes de la iglesia de Irving?” y quieren hacer responsables de ir a preguntar a los que están en contra de la
iglesia en Irving. Pero, por ejemplo, cuando Duane Fencher le pidió a la congregación, sin anticipación, que se parara para leer el
salmo 23 en voz alta, algunos participaron en contra de sus conciencias. Sus conciencias fueron ofendidas. Ellas creyeron que habían
pecado (Romanos 14:23). Nunca confesó pecado por violar la conciencia de algunos hermanos, solamente se “disculpó” por haber
hecho eso pero aclarando que nunca esta disculpa era una confesión de que había cometido pecado (Carta a Mark Bailey el 27 de
Octubre, 2004). Ahora, según la Biblia, si alguien causa ofensa a la conciencia de alguien más ha pecado contra Cristo (1 Corintios