Documento 3b estético formal2 .pdf

File information


Original filename: Documento 3b estético formal2.pdf

This PDF 1.5 document has been generated by Draw / LibreOffice 6.1, and has been sent on pdf-archive.com on 29/04/2020 at 14:22, from IP address 190.247.x.x. The current document download page has been viewed 160 times.
File size: 9.8 MB (10 pages).
Privacy: public file


Download original PDF file


Documento 3b estético formal2.pdf (PDF, 9.8 MB)


Share on social networks



Link to this file download page



Document preview


MAY - 20

CUANDO
CUANDO PASE
PASE
EL
EL TEMBLOR
TEMBLOR
Por Tres Banderas Gral San Martín

Con este escrito, dirigido a compañeras y compañeros militantes, intentaremos aportar a la
discusión económica y política general con un vocabulario sencillo y cotidiano para echar luz
donde no la hay. Sabemos que las circunstancias que estamos atravesando no solo trae
consecuencias económicas, también trae consecuencias importantes y trágicas como el
aumento de los femicidos o la violencia institucional en los barrios. Es por eso que antes de
comenzar queremos aclarar dos cosas importantes:
1) En estas líneas solo nos dedicaremos al plano económico y político en general.
2) Siempre es importante sentar un posicionamiento, por lo tanto queremos dejar asentado
que escribimos desde el peronismo, desde el peronismo plebeyo, de base y no desde el
academicismo.
Por lo tanto el objetivo, es que pensemos de manera colectiva los ejes y podamos reflexionar
en base a las ideas que vayan surgiendo. Lo que lean a continuación no son conclusiones,
sino puertas para abrir y caminos para recorrer juntos. Al final del texto, tenemos un glosario
para explicar la definición de algunas palabras un poco rebuscadas pero inevitables.

De
Dedonde
dondevenimos
venimos

El camino de los últimos años lo hemos recorrido y
sufrido en carne propia. El empobrecimiento de la clase
media y la miseria planificada contra los sectores
populares por parte del gobierno de Macri se hizo
realidad a costa del endeudamiento, Inflación, recesión
y devaluación. Así se logró, no solo un aumento del desempleo, sino además la caída del salario real
de los trabajadores y trabajadoras. El objetivo de esto fue muy claro: enriquecer a unos pocos
transfiriendo recursos que fueron a parar a las arcas de empresarios como los Rocca, los Companc, los
Galperin, etc. Pero ¿antes no existía la pobreza? Por supuesto, la pobreza, la informalidad y la inflación
son moneda corriente en la Argentina desde el retorno de la democracia. Los 4400 barrios populares
que existen en nuestro país son resultado de un sistema económico de exclusión, que es incapaz de
incluir y cuidar a todas y todos los habitantes de ésta patria.
Recapitulando, el diciembre pasado asumió el gobierno Alberto Fernández y Cristina Kirchner en un
contexto de extrema fragilidad social y económica. Asumieron el mismo mes donde asomaba un
virus que en poco tiempo se convertiría en Pandemia y que vino para profundizar este duro
panorama nacional. En el mundo los precios y las monedas se derrumban, la actividad económica y
financiera se desploma a tales niveles donde el petróleo por primera vez en su historia tenía un valor
negativo. La pobreza aumenta a niveles desesperantes y los Estados del mundo duplican su Gasto,
salen al rescate social y de empresas, colocando dinero en el bolsillo de la gente a través de créditos,
programas o planes sociales que son insuficientes, por lo menos en América Latina. En éste contexto
el gobierno argentino debe pivotear entre reestructurar la deuda para no entrar en default y
“encender” una economía que está paralizada donde la situación social se agrava cada día
más. En este marco, presentamos los siguientes desafíos que tenemos por delante y algunas ideas:

Tres Banderas Gral. San Martín

1

Tres Banderas Gral. San Martín

DEUDA:
DEUDA:¿Es
¿Es mejor
mejor entrar
entrar en
en

default
default que
que un
un mal
mal acuerdo?
acuerdo?

En este punto nos resulta muy útil tener en cuenta algunos datos: El préstamo que el
gobierno de Macri tomó del FMI, un total de US$ 42.007 millones netos, se usaron para
cancelar servicios de la deuda pública en moneda extranjera por la suma de US$ 35.294
millones (80% del total), para cancelar servicios de deuda en moneda nacional US$ 6072
millones (14%) y para gastos primarios en moneda extranjera -principalmente
importaciones de combustible US$ 641 millones (1%), según el diario La Nación. Como
vemos, con toda esa suma de dinero no se han construido ni rutas, ni escuelas, ni
hospitales. Esa plata fue a parar a los bonistas y especuladores que se cansaron de
ganar con la timba financiera y con la complicidad del gobierno de aquel entonces. Si
sumamos los intereses de deuda acordados con el organismo de crédito en ese
momento la deuda total ronda los US$ 100.000 millones,una verdadera estafa para las y
los argentinos.
Esta semana el gobierno de Alberto, además de desmarcarse del Mercosur en la
negociación por tratados de libre comercio, propuso una quita de intereses a los
acreedores que ronda el 60% y varios años de gracia para poder empezar a pagar. La
propuesta consiste en una premisa clave: si el país no crece, si no achicamos el déficit
fiscal (que los recursos que salen del Estado sean menores a los que los que ingresan) y
si la economía no camina es imposible pagar. A priori, la propuesta del gobierno parece
algo favorable a los bonistas, ya que no solo cobrarían lo que le prestaron a la Argentina
sino además un 40% de intereses. Cabe hacerse las siguientes preguntas: ¿existía otra
posibilidad u otra oferta? ¿se investigó a fondo donde fue toda esa plata? ¿hay margen
para no pagar la deuda? ¿cuales podrian ser las consecuencias? En principio, si la
Argentina no paga la deuda entraría en la lista de países morosos y podría ser expuesta
a sanciones económicas por diversos organismos como así a demandas millonarias en
tribunales del extranjero que podrían terminar con embargos (algo similar ocurrió con
la Fragata Libertad en 2012). Pero por sobre todas las cosas se dañaría aún más la
“confianza”, y por lo tanto aumentaría la incertidumbre en la economía argentina. Todo
esto repercutiría directamente en las posibilidades de inversiones extranjeras, de
ingreso de divisas y nos empujaria a una inevitable devaluación de nuestra moneda
(que como sabemos conlleva a un impacto directo en el precio de los alimentos, bienes
y servicios).
Quizá podríamos haber cuestionado un poco más el origen de la deuda, haber
investigado seriamente que se hizo con la plata de la deuda y por qué no se votó en el
Congreso. También podríamos haber hecho una oferta más agresiva, para poder
negociar con un margen un poco más amplio. Eso si, hay algo que es innegociable: el
país debe crecer primero y el pueblo trabajador no debe hacer el sacrificio de pagar la
deuda. El ajuste debe hacerse a quienes más han ganado y se han beneficiado con
la desgracias de los últimos cuatro años. Hay que repatriar los fondos depositados
en cuentas del exterior y hacer una profundareforma tributaria progresiva donde
quienes más paguen sean los que más tienen. Debemos evitar el default, pero por
sobre todo debemos evitar un mal acuerdo que hipoteque el futuro de generaciones.

2

MAY - 20

Pautas desmedidas,
desmedidas, Troll-Center
Troll-Center yy difamaciones.
difamaciones.
Pautas
Elcuento
cuentode
denúnca
núncaacabar
acabar..
El
Alberto Fernández, cuando pisó el Congreso allá por diciembre para dar inicio a su
discurso de asunción, tenía por aquel entonces solo un puñado de horas como
presidente metidas en el bolsillo. Se animó a tocar un tema que es esquivo para los
vivos y vivas de siempre, y que se oculta a gran parte de la sociedad en su conjunto.
Nada más y nada menos que la publicidad oficial que tuvo la gestión macrista en sus
decadentes cuatro años al frente del país. Más de 9000 millones de pesos se destinaron
de manera directa para la pauta oficial.
Se vuelven a asomar esas preguntas que sí se hicieron durante el Gobierno de Cristina
Fernández de Kirchner.“¿Cuántos hospitales se podrían haber construido con los bolsos
de López?”, “¡Que devuelvan toda la que se robaron !”; que “se fomenta la vagancia”, que
“el populismo es el nuevo fantasma que viene a recorrer América Latina”, hasta se
animaron a despilfarrar atrocidades sobre muchas comunidades de pueblos originarios,
tanto de nuestras tierras, como de nuestros hermanos y hermanas de la Patria Grande.
Esa denostación constante, disfrazada de sentido común y meritocracia, fue fomentada
y agravada por la disputa con “el campo”, donde han logrado colocar seguidores a favor
de ellos, o las acaloradas editoriales de Jorge Lanata o Baby Etchecopar, por mencionar
algunos. También recordemos las peleas de Eduardo Feinmann con los y las estudiantes
del Colegio Nacional Buenos Aires. ¿Que había detrás de esto? Una reforma educativa
con menor presupuesto y un contenido pedagógico muy chato. ¿La excusa? Que dentro
de los colegios había subversivos y subversivas, orgías sexuales. Hasta se llegó a poner
en duda el verdadero rol que tiene el docente dentro de las aulas. La intención fue y es
siempre la misma, generar odio colectivo, que la política es relativamente mala y
exagerada.
Estos interrogantes tienen una puntualidad, están teledirigidas, son concretas,
rápidas, y están pensadas con el propósito de inyectar más odio, más resentimiento,
básicamente, seguir alimentando la famosa “grieta”. La nueva batalla cultural del nuevo
siglo, la digital, tiene vencedores y vencidos. De un lado, una sociedad dividida en dos
partes, entre quienes son alimentados y alimentadas por el odio ajeno que baja de los
grupos multimediales, y los y las que luchan por obtener un país, libre, justo y soberano
para todos y todas. Del otro lado del mostrador, los grandes grupos hegemónicos. La
pregunta es: ¿Tanto poder tienen sobre nuestras vidas? ¿Cómo actúan sobre los
pensamientos de la sociedad? ¿Cuáles son los límites que pueden alcanzar?. No
solamente fueron capaces de subir la imagen de un empresario que nació en cuna de
oro hasta llevarlo al premio mayor, como es la presidencia, sino que además, son
capaces de tener títulos de deuda y/o bonos soberanos. ¿Cómo puede ser posible? ¿Se
asemeja a una traición a la patria?.
Conocido en la jerga del periodismo como “el lobby mediático”, se lanzó un ataque
desmedido, a la oferta que les hizo Martín Guzmán a los acreedores. Si bien bajo
legislación extranjera no impacta directo sobre los bonos en pesos, es de esperar que
tenga alguna incidencia en su valor. Entonces, ¿Por qué tanta preocupación por parte
de estos grupos ? Bien, el Grupo Clarín tiene $1.178 Millones “invertidos” en bonos
soberanos al día de hoy. Bajo el “alter ego” de Cablevisión Holding, cuidando su propio
bolsillo se encargan de informar a inversores que posee esos bonos de deuda y
alertarnos de que no podían predecir el resultado de las próximas reestructuraciones y
que esto podía “afectarlos financieramente”; vea por donde se lo vea, una locura
desmedida.
Tres Banderas Gral. San Martín

3

Tres Banderas Gral. San Martín

Ahora bien, el ejercito de Trolls de Marcos Peña salió con toda su artillería, ni hablar de
los periodistas sujetos a sueldo, que son capaces de defender con uñas y dientes todos
los interés en contra de la Patria con tal de agarrar el sobre debajo de la mesa. ¿Cuál es
el rol que tiene el batallón que comanda el ex Jefe de Gabinete de Cambiemos? Un
CallCenter de personas que están 24/7 instaurando mensajes de odio a través de las
redes sociales. Parece una tontería, pero no lo es. Peor aún, han sido parte del “gasto
público” durante cuatro años. En resumidas cuentas, plata para Salud, Educación,
Infraestructura, Ciencia y Tecnología no había, pero para machacar cerebros, ponerlos
en contra de los intereses colectivos y a favor del circulo rojo, evidentemente si la hubo.
Estos sujetos a sueldo, instauran temas de conversación para generar peleas,
confrontaciones. Los ejemplos son más que elocuentes, pusieron en duda si en la
Última Dictadura Cívico, Militar y Clerical, hubo o no 30.000 compañeros y compañeras
desaparecidos. Estos personajes son los mismos que salen a pegarle a Juan Grabois
cada vez que critica las fortunas que tienen los poderosos de nuestro país, o los que
salen a criticar a “los y las jóvenes que se meten en política” cada vez que Ofelia
Fernández sale a escena.
En la actualidad, el gobierno propuso una oferta con una postergación de pagos por 3
años, una quita del 62% de los intereses, del 5,4% en el capital y una tasa de interés al
inició de un 0,5% y luego un promedio de 2,33%. El primero “en saltar como leche
hervida”, como era de esperarse, fue Marcelo Bonelli, el mismo que en su momento
llegó a ponerse la camiseta de Cavallo y la del recordado juez Griesa, atravesando por el
medio a Federico Sturzenegger. Las frases más lapidarias fueron que “el gobierno entra
en una turbulencia infernal”, “que los lobos de Wall Street no van a aceptar la propuesta”,
que la quita “fue muy abultada”, y que desde la Quinta de Olivos “fueron muy duros”.
Este breve repaso sirve para entender que esto a ellos no les mueve ni un pelo, pero sí al
ciudadano de a pie, a la clase media, al laburante del día a día o al que se tiene que
tomar dos colectivos, un tren y un subte para llegar a su trabajo. Porque termina
odiando a “los y las planeros”; empieza a repetir que “el populismo es el nuevo cáncer
del país”, que hace 70 años .Por eso mismo es muy importante que desde los sectores
populares y desde nuestros ámbitos de militancia, tengamos una nueva manera de
comunicar, de mostrar, visibilizar, dar herramientas de formación y de construcción
tanto individuales como grupales, para poder ponerle un freno a esta nueva batalla
cultural que nos quieren imponer. Es importante tener los métodos y los aparatos
necesarios para que no sigan atacando a las Economías Populares, para mostrar que las
Cooperativas de verdad construyen, que tienen trabajos territoriales de gran porte y
potencialidad; para que no se siga romantizando la pobreza, o que, al contrario, se diga
que son “vagos y vagas, planeros y planeras”, los y las famosos “negros y negras de
mierda” y todas esas mentiras y difamaciones que se escurren desde los sectores más
poderosos de nuestro país.
Queda claro que no es casualidad, tienen intenciones muy oscuras y son capaces, como
repasamos anteriormente, de “invertir y especular” con la deuda que, lastimosamente,
tiene la Argentina con el FMI. Sin importarle las encrucijadas, la angustia y el hambre
que puede recaer en el pueblo argentino. Los y las miserables de siempre están ahí, a la
vuelta de la esquina, esperando poder volver dentro de cuatro años para saquear al país
nuevamente. Porque se entrenaron, se formaron toda su vida para poder hacerlo.
Queda en nuestras manos, una vez que pase el temblor, dar esa batalla y poder
manifestarnos como pueblo de qué lado de la mecha debemos encontrarnos.

4

MAY - 20

INF ¿Cuándo vamos a darles leña a los
LAC “vivos” que juegan con el precio de
IÓN los alimentos?
Toda persona con poca o mucha memoria, no dudará en afirmar que la inflación es uno
de los problemas constantes de la economía argentina. Exceptuando la época de la
convertibilidad donde la inflación fue casi nula, a costa de perder política monetaria (por
ende también Independencia Económica), el resultado de ello fue la peor crisis social y
económica conocida hasta entonces, por lo que pensar nuevamente en esta receta, sería
condenarnos nuevamente a la miseria (recordemos que el año pasado, los gurúes del
libre mercado proponían la dolarización de la Economía Argentina).
En la historia de la inflación siempre hay ganadores y perdedores, dentro del 2do grupo
podemos incluir a todos los consumidores finales que no forman parte de la cadena de
formación de precios; y los ganadores son aquellos que llamaremos los formadores de
precios, quienes abusando de su poder económico, exigen un precio menor por los
insumos y/o establecen un alto precio de venta de su producto terminado a la vez que
imponen sus condiciones de cobro, obteniendo así un alto margen de ganancias. Estos
formadores de precios, al contrario del imaginario popular, no son 3 o 4 empresarios que
compiten entre ellos acaparando mercados, y captando “clientes”; son cientos y juegan
en tándem, porque “entre bomberos no se van a pisar la manguera”; por ello el rol del
estado debe ser de regulador de todo mercado que este acaparado por uno o varios grupos empresarios que tengan poder de
monopolio o monopsonio. Implementar
leyes antimonopólicas es necesario, aunque a la vez riesgoso, por ende habrá que
pensar medidas para que se reduzca este
poder, tales como fomentar el desarrollo
de nuevos y numerosos grupos empresarios con visión además de empresaria,
social.

Debemos pensar que los mejores “palos” que les podemos dar a estos vivos de la
formación de precios no son ni multas, clausuras o sanciones esporádicas, los
mejores palos son políticas públicas a largo plazo para que a medida que vayan
perdiendo poder, el beneficiado sea el pueblo. Tomemos para este ítem las
palabras de Alberto Fernández: “Muchachos, llegó la hora de ganar menos,
porque no es que van a perder plata, no van a ganar lo mismo que antes”;
debatamos y pensemos cómo lograr que los ganadores de la inflación ganen
menos, a la vez que los perdedores puedan tener mayor capacidad de compra.

Tres Banderas Gral. San Martín

5

Tres Banderas Gral. San Martín

Soberanía
Soberanía Alimentaria
Alimentaria
La agroecología familiar como política de Estado
En Argentina la agricultura familiar representa al 75% de los
productores, que producen el 70% de nuestros alimentos. Sin
embargo, sólo poseen el 13,5% de la superficie de tierra
cultivable. Más de la mitad de la tierra sembrada, en Argentina,
se destina a la soja para exportación. Este tipo de producción
implica desmonte, tala de árboles, deterioro del suelo y la
biodiversidad, desalojo de campesinos y campesinas y uso de
agrotóxicos ¿Qué son los agrotóxicos? Venenos que se utilizan
para controlar las plagas, que contaminan el aire y el agua.
Muchas personas que viven en zonas cercanas a plantaciones de
soja presentan malformaciones y cáncer, entre otros.
Durante la situación de aislamiento preventivo, a medida que los empresarios de la
industria alimentaria aumentaron los precios siguiendo una lógica especulativa,
muchos pequeños agricultores hicieron un esfuerzo desmedido por ofrecer alimentos a
precios justos y distribuirlos, fortaleciendo los vínculos solidarios en el tejido social. Un
claro ejemplo de este tipo de organización fueron los verdurazos que proliferaron
durante la gestión de Cambiemos. No sólo se distribuyeron alimentos sanos, libres de
agrotóxicos y respetuosos de los derechos campesinos, sino que además quedó
expuesta la diferencia de precios pagados al productor y al consumidor, que ronda el
1500%. Entre los formadores de precios se encuentran, entre otros, los empresarios de
la industria alimentaria, que instalan hábitos dañinos para la salud de las mayorías a
favor de sus ganancias: Argentina lidera el consumo per cápita de comida
ultraprocesada y gaseosas en la región.
¿Qué proponen las organizaciones campesinas? Que el Estado garantice el acceso a
la tierra, al agua de riego, al transporte y a los mercados para la agricultura
familiar. Y también el acceso a la salud, a la educación, a los bienes culturales y a
la conectividad para quienes viven en el campo. En contraposición a la malnutrición
que ofrece la industria, muchas organizaciones campesinas brindan charlas sobre
alimentación, agroecología (forma de producir alimentos sin sustancias tóxicas), y
cuidado del medio ambiente. O inclusive, en casos como el MOCASE (Movimiento
Campesino de Santiago del Estero) están desarrollando sus propios sistemas
educativos con eje en los saberes campesinos y populares.
¿De qué manera puede incidir el Estado
para sortear la lógica especulativa de
las empresas? Por un lado fortaleciendo
un entramado de producción que
incluya a la agricultura familiar,
campesino-indígena y a las Pymes
agropecuarias; por el otro garantizando
el acceso a la información sobre qué
estamos comiendo.
6

MAY - 20

El
El desempleo,
desempleo, la
la informalidad
informalidad
¿El Estado que hace falta
yy el
el trabajo
trabajo
Construir estará listo para dignificar?

En Argentina, el mercado laboral pronto sentirá los coletazos del escenario mundial. El
desempleo ha aumentado en los últimos 4 años como consecuencia del modelo de
ajuste implementado. Esto se traduce en trabajadores y trabajadoras que pierden su
trabajo y familias que quedan sin ingreso. En este contexto, el aumento de la
informalidad -entendida como la situación de empleo de menor calidad, no registrado
o precarizado- parece inevitable, lo cual perjudica de manera sustancial a gran parte de
la población, sobre todo a mujeres y jóvenes quienes son el segmento más perjudicado
junto a los sectores de menores ingresos. Esto convierte a la informalidad en el mayor
desafío para la gestión de políticas públicas en los próximos años en materia laboral y
productiva. Por esto resultan claves medidas extensivas de ingresos, tales como la AUH
indiscutida por los niveles de inclusión que ha alcanzado en nuestro país. Pero existe la
necesidad de avanzar aún más en materia de derechos e implementar un ingreso
básico universal que garantice la satisfacción de necesidades básicas. Esto
constituiría un piso necesario que debe ser acompañado con mejoras en el acceso a la
educación, ya que la incidencia de la informalidad disminuye a medida que aumenta el
nivel educativo.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT), calcula que se perderán 195 millones
de puestos de trabajo a causa de la pandemia en todo el mundo. La necesidad de
obtener nuevos ingresos y “salir a trabajar de lo que sea” pone en riesgo a las
poblaciones más vulnerables, que deben obtener su sustento en un contexto de
emergencia sanitaria. Si realizar tareas bajo formas precarias y en condiciones de
explotación, ponía en riesgo la salud e integridad de las personas, imaginémoslo en el
marco de la emergencia sanitara. Sabemos que la situación crítica en la que se
encuentra el mercado laboral es previa a los acontecimientos recientes. Esto es
consecuencia de un sistema de exclusión económica que permite a un pequeño grupo,
concentrar cada vez más riquezas a costa del empobrecimiento de las mayorías. La
creciente informalidad seguida de hambre, genera cada vez más exclusión y esto no
permite lograr un desarrollo económico sostenido. Resulta clave realizar una reforma
impositiva y la distribución equitativa del ingreso a largo plazo. En Argentina el
impuesto a las riquezas es de menos del 1% y el impuesto a la renta personal es del 7%.
Es hora de que los que ganan mucho, aporten más y que ese ingreso se distribuya
generando oportunidades para todos y todas.
El aislamiento obligatorio ha acentuado la dificultad para dar respuestas que arrastran
los sindicatos y entidades gremiales. Se han producido despidos, suspensiones,
reducción de horarios, pago de salarios en cuotas y hasta rebajas salariales con el aval
de las entidades. Pese a la rigidez de las normas siempre se encuentra la forma para
que las empresas no bajen el margen de ganancia a costa del ingreso de los y las
trabajadores. Esta situación deja expuesto que las organizaciones gremiales que
supieron ser claves para la obtención de derechos, necesitan responder a nuevos
desafíos. Están obsoletas en la correlación de fuerzas para la defensa de los derechos
de estos tiempos. Las viejas estructuras sindicales deben ser reemplazadas por nuevas
organizaciones de trabajadores representativas y democráticas que mejoren las
condiciones de trabajo, el entorno y a su vez el sistema de las relaciones laborales.
Tres Banderas Gral. San Martín

7

Tres Banderas Gral. San Martín

El aislamiento obligatorio ha acentuado la dificultad para dar respuestas que arrastran los
sindicatos y entidades gremiales. Se han producido despidos, suspensiones, reducción de
horarios, pago de salarios en cuotas y hasta rebajas salariales con el aval de las entidades.
Pese a la rigidez de las normas siempre se encuentra la forma para que las empresas no
bajen el margen de ganancia a costa del ingreso de los y las trabajadores. Esta situación deja
expuesto que las organizaciones gremiales que supieron ser claves para la obtención de
derechos, necesitan responder a nuevos desafíos. Están obsoletas en la correlación de
fuerzas para la defensa de los derechos de estos tiempos. Las viejas estructuras sindicales
deben ser reemplazadas por nuevas organizaciones de trabajadores representativas y
democráticas que mejoren las condiciones de trabajo, el entorno y a su vez el sistema de las
relaciones laborales.
Para paliar la actual situación, el presidente dispuso un decreto de necesidad y urgencia que
prohíbe al sector empresario suspender y despedir trabajadores por un plazo determinado.
Un freno para aquellos que aprovecharon para despedir trabajadores amparados por la
“situación de fuerza mayor” que dispone el proceso preventivo de crisis previsto en la ley.
Esta medida tomada por el presidente, resulta necesaria pero es insuficiente para afrontar el
escenario, ya que los sectores patronales ante esta situación prefieren bajar salarios,
pagarlos en cuotas sin respetar los derechos laborales. Y lo peor es que esta práctica no la
realizan simplemente pequeños comercios con reducida cantidad de empleados ¡las
multinacionales utilizan estas prácticas para que no caigan sus ganancias exorbitantes! Aquí
se presenta el siguiente desafío ¿Cómo podemos garantizar derechos a las personas en un
sistema tan desigual, con empresarios que prefieren ganar a costa de la pérdida de derechos
de los y las trabajadores?
Las leyes sancionadas y acuerdos firmados para abordar los aspectos que actualmente
actúan como “barrera” hacia la formalización laboral prevén incentivos para la formalización
(como reducción de impuestos y simplificación de los mismos) lo cual es positivo y a su vez
sancionan a los que incumplen con sus obligaciones. Aquí una crítica al modelo propuesto:
las sanciones no parecen ser una solución efectiva, ya que los empresarios acuden a
artilugios ingeniosos para incumplir las leyes y evadir impuestos que garantizan derechos y
no parece importarles las sanciones. Es prioritario cambiar la visión empresarial actual y
fomentar nuevas visiones capaces de desarrollar el capital humano. Esto debe darse de
manera progresiva, impulsando desde el Estado un programa de desarrollo de carrera para
las distintas ramas de actividades, en conjunto con los sindicatos y las asociaciones
empresarias. Este desarrollo de carrera se debe orientar al “Desarrollo continuo y
Capacitación” de los y las trabajadores dando respuesta a las necesidades físicas y de
realización personal en cada momento de la vida de una persona. Este objetivo debe ser
cumplido tanto por empresas privadas como estatales. El desarrollo de carrera debe ser una
política de Estado.
Este cambio progresivo debe ser acompañado por la maximización de las fuerzas de las
cooperativas de trabajo que además de producir y generar valor agregado, logran un sólido
tejido social y son capaces de compartir valores más allá de lo estrictamente productivo.
Estas unidades productivas -a través de las cuales muchos trabajadores y trabajadoras logran
tener reconocimiento y mejoras en las condiciones de vida- cumplen con el objetivo que
debe tener el trabajo en la vida de las personas: estructuran el día a día y generan un
ingreso. Pero además contribuyen al desarrollo personal de cada individuo, por ejemplo
fomentando la terminación de estudios, otorgando capacitación en diversas temáticas y
generando valores perdurables. El trabajo al que accedan las personas debe darse en el
marco del respeto y cuidado, en un sistema digno de permanente ampliación de derechos.
Esta es la única alternativa de crecimiento ya que a costa de la explotación no se ha
conseguido ninguna mejora a lo largo de los años.
8

MAY - 20

En primera
primera persona
persona: :
En
La Economía Popular en éste contexto
Después de haber luchado 4 años contra el gobierno de Macri nos encontramos con
un virus que viene a profundizar todas las necesidades y urgencias de los barrios
populares. Una vez más nos toca discutir el paquete de arroz a las organizaciones sociales que somos empujadas a organizarnos para
poder sobrevivir. A costa de mucho sufrimiento
hemos sabido construir un ejército invisible
organizado y con esperanza que desarrolla tareas
territoriales en materia económica, social y
sanitaria fundamentales en estos tiempos de
emergencia. El flujo en los comedores de
nuestros barrios aumentó muchísimo, la
mercadería escasea y todas las “enfermedades
sociales” que habitan en nuestros barrios se
multiplican. ¿Pero quienes somos? ¿quienes
forman parte de este ejército invisible?
Somos los nuevos poetas sociales, como le gusta decirnos al Papa Francisco; somos
nietos de aquellos descamisados que llegaban del subsuelo de la patria sublevada,
somos hijos de aquellos que venían combatiendo esa miseria planificada de la que
nos hablaba Walsh; somos hermanos de aquellos a los que los olvidaron pero que no
se dieron por vencidos y nos marcaron el camino hacia esa lucha que hoy llevamos
adelante. Desde aquel 21 de diciembre del 2019 volvimos a reafirmar un camino de
lucha para que nuestros trabajadores de la economía popular ya no se sientan solos.
Ese dia dijimos que somos trabajadores de la economía popular y tenemos sindicato
para que aquellos que vengan el dia de mañana tengan mas derechos y mas
posibilidades de las que tuvimos nosotros. Queremos una patria libre, justa y
soberana sin esclavos ni excluidos.
Ahora no nos pueden tener solo para discutir cómo llenar
la olla. Las organizaciones sociales no podemos naturalizar
que solo servimos para contener y apagar el incendio de
las urgencias, también queremos ser parte y dar la
discusión sobre la carterizacion de la alimentación, sobre
los intermediarios y las economias regionales. Queremos
ser parte y tener voz en esta tarea de traducir en clave
política las necesidades del pueblo.

Tres Banderas Gral. San Martín

9

Tres Banderas Gral. San Martín

Covid-19:
Covid-19:
Nadie
Nadie se
se salva
salva solo
solo ni
ni sola
sola
No estamos todos y todas en el mismo barco, a lo sumo en el mismo mar. Algunos transitan todo
esto en yate, otros en cruceros, pero la gran mayoría va en bote y balsas de madera precarias. La
pandemia que azota a gran parte del mundo, no hace más que poner de manifiesto el rotundo
fracaso del capitalismo salvaje y la especulación financiera, un sistema político, económico, social y
cultural que reproduce desigualdades exponencialmente.
La mezquindad del reducido grupo de personas que concentran la mayor parte de la riqueza en
detrimento del resto de la población global es de una obscenidad inconmensurable. El Covid 19,
lejos de achicar la brecha entre ricos y pobres, lo que hizo fue visibilizar las injusticias sociales que
este sistema genera.
No existe ámbito en el que estas injusticias no se cristalicen. En el ámbito educativo la dificultad
para generar un espacio de intercambio pedagógico se ve obstaculizado por cuestiones materiales
y estructurales, es decir no solo por la falta de dispositivos electrónicos acordes y falta de
conectividad, sino también por las severa situación económica y social que viven nuestros pibes y
pibas. Los y las trabajadores y trabajadoras de la educación también nos topamos con nuestras
propias limitaciones en el manejo de las nuevas tecnologías. A pesar de ello, las escuelas y los y las
trabajadores, no esquivamos el bulto y como en otras grandes crisis, le ponemos el hombro.
El hacinamiento en los barrios populares, la falta de trabajo y de acceso a los servicios también se
evidenció durante la cuarentena. La violencia de género sigue arrojando cifras espeluznantes.
Todos los días tenemos noticias sobre nuevos femicidios, sabiendo que son la máxima expresión de
este tipo de violencia, pero no la única. Durante el Macrismo la población en las cárceles se triplicó.
Esta enfermedad propone un distanciamiento y condiciones de salubridad e higiene insostenible
en un sistema carcelario abarrotado de personas privadas de su libertad. Seguimos teniendo las
cárceles repletas de compatriotas de los sectores populares, porque tenemos una justicia de clase
que protege a los poderosos y es punitivo con los maltratados del sistema. Ya lo decía Eduardo
Galeano” la justicia es como la serpiente, sólo muerde a los descalzos”. Necesitamos menos cárcel y
más equidad social.
Nosotros y nosotras como militantes del campo nacional y popular, sabemos que la cuarentena es
una fase dentro del inmenso problema en el que nos subsume la pandemia. Sabemos que cuando
el aislamiento social obligatorio termine, vamos a tener que salir a levantar a los miles de
compatriotas que quedaron devastados.
Sabemos que nadie se salva solo y que habitar lo comunitario es el antídoto necesario, pero no
suficiente para reconstruir la patria. Necesitamos también de un gobierno con la suficiente decisión
y fortaleza para sacarle a los que más tienen para darle a los eternos vilipendiados porque estamos
convencidos y convencidas de la imperiosa necesidad de construir una sociedad socialmente justa,
económicamente libre y políticamente soberana.
“Luchar, vencer, caerse, levantarse, luchar, vencer, caerse, levantarse…y así hasta que se acabe la
vida …ese es nuestro destino”. Con las patas en el barro y el corazón en el pueblo, más tarde o más
temprano, VENCEREMOS.
Agradecemos a las compañeras Claudia, Celeste, Macarena, Sandra y a los compañeros
Alan, Alejandro, Federico y Vito por aportar a la discusión con estos párrafos.
Un saludo especial... a todos y todas nuestros compañeros y compañeras que sobrevuelan,
como mariposas, sobre nuestra patria.
10


Related documents


documento 3b estetico formal2
la creaci n de un nuevo sindicato en sidor
2007sesegura
curso del estado campamento ujs 2014 copy
fol primer trimestre 1 daw
huelga 29m wrtn roquetas

Link to this page


Permanent link

Use the permanent link to the download page to share your document on Facebook, Twitter, LinkedIn, or directly with a contact by e-Mail, Messenger, Whatsapp, Line..

Short link

Use the short link to share your document on Twitter or by text message (SMS)

HTML Code

Copy the following HTML code to share your document on a Website or Blog

QR Code

QR Code link to PDF file Documento 3b estético formal2.pdf